3 Cosas que debes dejar de hacer para sentirte bien.

1.Deja de gastar más en cosas materiales que en tus propias experiencias

Siempre es bueno un cumplido y sentir que a nuestro entorno llega el detalle de que nos cuidamos. Un halago en el momento perfecto puede ser un perfecto detonante de un genial estado de ánimo positivo a lo largo de nuestra jornada.  Pero es cierto que para cuidarnos no necesariamente tenemos que derrochar en cuanto a bienes materiales y económicos se refiere.

Disfrutar de aquellos momentos que recordarás para el resto de tu vida, esas emociones y sentimientos llenos de intensidad que te llevan a disfrutar de tu existencia es aquello en lo que verdaderamente tienes que invertir. Tanto en tiempo, que vale oro, como recursos económicos. Porque además si verdaderamente deseas vivirlos encontrarás la forma de ahorrar y priorizarlos. 

2.No inventes historias sobre tu vida para parecer más interesante

Las personas superficiales son aquellas que simplemente se concentran en dar una apariencia material y una posible fachada inventada evitando sacar a la luz su verdadero yo. Digamos que se concentran en colocarse una máscara con origen en una gran inseguridad personal y miedo a la crítica feroz. No tiene nada de malo parecer simple y un auténtico ser humano, con sus defectos y virtudes clásicas.

Concéntrate en decir la verdad de ti mismo y los demás. Sé auténtico y evita traicionarte a ti mismo. De la otra forma acabarás perdiendo el sentido de lo que es real y de aquello de tu alrededor que no los es.

3.No temas decir que “sí” a más cosas

Es cierto que en casa estamos a gusto y seguros. Pero cuando nuestra rutina se basa en quedarnos estáticos en nuestras cuatro paredes de siempre nos perdemos un inmenso mundo exterior ahí afuera. Me gusta mucho invitar a mis clientes a que integren en su vida la palabra “atreverse“.

Sacar a la luz nuestro verdadero potencial ocurre cuando nos atrevemos a salir de nuestra zona de confort, al igual que los grandes aprendizajesNo temas sentirteapasionado, ilusionado o simplemente comenzar nuevas actividades, reuniones o visitas que créeme, cambiarán tu vida muy positivamente.

No se como explicarte a ti que desde hace tiempo quedaste grabado en todos mis pensamientos.

Cuando una persona está enamorada suele pensar que este sentimiento la está cambiando.

No importa qué tan bueno esté siendo tu día, la persona que es especial para ti, lo hará aún mejor. Cuando solamente te gusta alguien, él o ella podría hacer que tu día fuese mejor, pero probablemente no es la mejor parte de él.

Es la primera persona en la que piensas

Tu amado será la primera persona en la que piensas cuando te despiertas y la última persona en la que piensas antes de irte a dormir. Cuando algo bueno te sucede, esta es la primera persona a la que le quieres contar.

Cuando algo malo te sucede, buscas a esta persona como un apoyo.

. Es una prioridad por encima de tus propias necesidades

El amor es desinteresado. Yo era la persona más importante en mi mundo hasta que conocí a mi novia. Una vez que me enamoré de ella, sus necesidades se volvieron mucho más importante que las mías.

Simplemente así es el amor. Tus necesidades siempre parecen triviales en comparación con las necesidades de tu pareja.

Prefiero una verdad dolorosa que una mentira piadosa.

A nadie nos gusta que nos mientan y mas aun si esa mentira viene de alguien que nos importa, es mejor decir la verdad ante cualquier circunstancia suele suceder que ante situaciones difíciles escogemos mentir porque se nos hace más fácil pero lo que no nos damos cuenta que esa mentira va creciendo día tras día y se hace cada vez más grave. A las finales por decir una mentira piadosa nos metemos en problemas.

La verdad es la mejor forma de salir de cualquier preocupación por mas dolorasa que sea es la mejor decisión

La verdad duele una vez, pero la mentira duele cada vez que la recuerdas; más que nada porque te atrapa, secuestra tus emociones, cuestiona mil verdades y convierte en artificial lo que hasta ese punto se ha vivido y se ha sentido.

De hecho, cuando nos mienten podemos llegar a sentirnos desrealizados, pues el shock de una vivencia falsa o incoherente llega a desubicarnos hasta el punto de sentirnos trastornados con nosotros mismos y con nuestra realidad.

Con la conciencia tranquila podemos vivir bien sin estar con la preocupación de quien se entere lo que andamos ocultando, aceptar la verdad de otra persona por mas dolorosa que sea es mejor que esperar una mentira que nos tranquilize y nos lleven a una desdichada vida.

Deja de esperar y cambiará tu vida

Una de mis tareas diarias desde hace ya algunos días consiste en pretender liberar la conciencia de mis ilusiones o promesas eternas y lo que su sentir y existencia en mi vida pueden generar. Me di cuenta que empleaba una elevada gran cantidad de energía a la hora de verme” en la situación futura que deseaba. Me concentraba demasiado en el mañana.

Tomé entonces la decisión de dejar de vivir esperando y no esperar algo de mi. En cuanto tomas esta decisión tu corazón respira aliviado y tu alma comienza a vivir verdaderamente. En general, nos centramos en el cómo tenemos que vivir, sin darnos cuenta que solo por eso nos condicionamos y en realidad no vivimos.

Deja de esperar algo de los demás

Decidí por lo tanto, dejar de esperar algo de los demás. Pues que las personas de tu alrededor te valoren, que tu pareja te entienda, que tú misma te entiendas y que los demás confíen en ti, en tu potencial y en tu saber hacer… no siempre es tarea fácil.  Aprendí que lo más importante es que yo crea en mí y que si hago algo no es para esperar nada a cambio, sino porque realmente me apetece.

No esperes el dinero en tu día a día

Antes me concentraba en cantidades elevadas de dinero como consecuencia a grandes oportunidades de trabajo que esperaba con mucha ilusión. Me di cuenta que cuanto más anhelaba lo material, menos me lo concedía la vida y menos aún avanzaba hacia ese estado. Entonces acepté de buen grado lo que ya tenía y que no necesitaba más para sentirme bien conmigo misma o ser feliz.

Deja de esperar que todo sea perfecto

Cuando dejas de esperar que todo sea perfecto, dejas de depender del entorno para sacar a la luz tu verdadero poder, la serenidad y tu equilibrio interior. Lo que nada ni nadie podrá alterar jamás… La perfección no existe, yo me cansé de ir en su busca, aquella que todos nosotros tenemos alojada en nuestra alma y corazón por nacimiento. Nuestra esencia y regalo como seres humanos que somos, únicos y extraordinarios.

No pienses en el día de mañana

Todos tenemos planes. Yo misma tengo metas increíbles, pero cuando valoras tu vida bajo este lema percibes en realidad las grandes oportunidades que ésta tiene para darte. Y tus planes se convierten en poco en comparación, hay algo que ahora me llevo y es que las expectativas detienen la energía y nos enfocan en realidad en tan solo un par de caminos u opciones. Estas posibilidades además, suelen ya estar en tu mente. Tu energía se bloquea entonces pensando únicamente el cómo en lugar del para qué.” Siempre estaba esperando algo.

Me cansaba física y emocionalmente en exceso cuando me proponía algo por todo lo anterior. Era como prepararme para una maratón que me decepcionaba y se llevaba un cachito de mi vida. Y es paradójico: lo que más deseaba se llevaba durante el proceso para conseguirlo parte de mi energía vital. Incongruente, ¿no crees?

Después de cuadrar todos los puntos anteriores en mi mente, y llegar al acuerdo con ella de qué era lo que mi alma necesitaba y corazón anhelaba, mi vida comenzó a llenarse de nuevos regalos que venían por su propia cuenta. Comencé a valorar que antes no apreciaba lo que la vida me estaba regalando, al estar continuamente buscando la respuesta a la pregunta “¿cómo lograrlo?”.

Y ahora, para finalizar, es cuando te cuento el secreto de que todo se resume en que decidí dejar de controlar mi vida y empeñarme en averiguar como iban a suceder las cosas. Que todo lo que sucede al ritmo que acontece es porque tiene su propio tiempo, inalterable y simple. Entonces es cuando podemos apreciar cómo sentir la vida y cómo fluir sin esperar nada, solo vivir y ser tú mismo verdaderamente.

En la vida todo llega, todo pasa y todo cambia así de simple

Somos como niños ansiosos. Queremos que todo llegue lo antes posible, soñamos con devorar experiencias, con exprimir la vida. Más tarde llegan los triunfos, las desilusiones, las piedras en el camino… No obstante, de eso trata la vida, de avanzar, de asumir cambios y ser humildes en todo ese maravilloso trayecto vital.

Admitir que nuestra vida discurre un poco más cada día y que avanza con un tic-tac que nadie puede detener, es sin duda algo que nos asusta y que nos obliga a reflexionar. No obstante, no hay que tener miedo a ese camino, a ese avanzar, no importa, porque los buenos momentos siempre se quedarán impresos en nuestra memoria. El hombre, por así decirlo, está hecho de recuerdos y nos pasamos gran parte del día evocando buenos y malos instantes.

En la vida todo cambia, excepto las esencias

El amor, el respeto, la dignidad y nuestra necesidad por cultivar el crecimiento personal, deben ser pilares esenciales en tu día a día. Veletas que guiar con fuerza y entereza tu camino, sea cual sea, hay veces en que en esta extensa aventura vital, declinamos muchos de estos aspectos en favor de otras personas. Hay quien prioriza en algún momento de su vida a sus parejas hasta tal punto, que se olvida de uno mismo.

Y si bien todo es justificable si los sentimientos son intensos, hay que saber mantener el equilibrio. Ofrecernos a los demás hasta el punto de olvidar nuestras necesidades, nos hará caer tarde o temprano en la frustración, y por tanto dejaremos de avanzar.

El amor que nos trasciende

El amor que sentimos por los nuestros, por nuestra familia, por nuestra pareja o nuestros hijos, son también puntos fijos en nuestra esencia vital.

Ahora bien, el amor no es una entidad estable en el tiempo. También el amor se trasforma y se adapta. Un ejemplo de ello es nuestra propia relación de pareja, los dos miembros deberán ir adaptando a los cambios vitales que van surgiendo a lo largo del tiempo: los cambios de trabajo, la llegada de los hijos, el equilibrar el crecimiento individual con el crecimiento de la propia pareja.

Todo ello son momentos que van a exigir nuestra dedicación, nuestra sabiduría y la capacidad de ir avanzando siendo dos personas en una misma unidad existencial. Compartimos esas mismas raíces nutridas por el amor, pero alzamos nuestras ramas personales para seguir creciendo personalmente.

Claves para asumir los cambios con sabiduría

– Tú eres la prioridad, el protagonista de tu vida y eres importante dentro de tu mundo. No te aferres a los miedos o a la indecisión porque a largo plazo, llegará la frustración, el lamento por una vida no vivida.

– Nunca dejes de cuidar a ese “niño interior“. Debes ilusionarte por ti y por la vida, ser espontáneo dentro de toda la sabiduría que has adquirido. Disfruta de las cosas sencillas, ama, experimenta, atrévete.

 

Amor o enamoramiento en que se diferencian

Amor y enamoramiento no son lo mismo

Es importante conocer la diferencia porque cuando los confundimos se produce mucho sufrimiento, quizás tengas la sensación de que has encontrado a tu alma gemela, y eso te hace sentir maravillosamente. Inventas planes de futuro, sueñas despierta, solo tienes ganas de verle y no haces planes con tus amigos porque ahora reservas todo tu tiempo para él.

Enamoramiento es lo que sucede al principio de una relación.

Conoces a alguien que te atrae, resulta que es encantador y no te lo puedes sacar de la cabeza. Cuando están juntos el tiempo vuela, se ríen, se adivinan el pensamiento y sienten que se comprenden a la perfección, estás enamorada! Pero ¿significa eso que él es tu pareja ideal, la persona que envejecerá a tu lado, el amor de tu vida? Pues… no necesariamente.

Qué ocurre cuando nos enamoramos

Científicos, poetas y místicos han tratado de descifrar por qué se produce esa chispa de atracción irresistible. Unos dicen que es pura química. Otros hablan de la conexión entre dos corazones e incluso de medias naranjas, lo cierto es que se produce un terremoto físico y emocional. Te sientes más ligera, guapa y optimista. Eso se debe a que tu estado de enamoramiento hace que tu cuerpo genere endorfinas y otras hormonas que producen una sensación de bienestar, sientes estupendamente porque hay alguien a tu lado con quien puedes pasártelo bien, confiar, intimar. Y todo eso obra maravillas en nuestro bienestar.

¿cuál es el problema? Pues que todas las virtudes que atribuyes a esa persona puede que estén en tu imaginación. Eres tú quien lo encuentra perfecto. A tus ojos no tiene defectos, en todo caso peculiaridades que te divierten. Tú, en algún lugar de tu cabeza, has decidido que esa es la persona que te va a querer toda la vida, que no te abandonará ni traicionará, que está hecha para ti. Más aún: él es quien te compensará del dolor que sufriste en varias rupturas amorosas, o el que te dará el amor y la comprensión que tus padres no supieron darte.

¿Qué es el amor?

Amar es otra cosa. Supone atravesar la fase de enamoramiento, y dejar de ver a tu pareja con unas lentes de color rosa. Conocerle tal y como es, y no como a ti te gustaría que fuera. Permitirle que se muestre sin necesidad de ponerse disfraces. Saber estar a su lado cuando te está mostrando su propia vulnerabilidad o sus demonios. ¿O acaso crees que él no arrastra carencias, frustraciones o sueños rotos?

Es muy importante que antes aprendas a conocerte y quererte a ti misma, independientemente de que tengas pareja o no, más aún si la tienes, ya que evitará que cargues el peso de tus mochilas sobre sus espaldas, lo cierto es que tu pareja es un ser humano de carne y hueso. En el momento en que eres capaz de amarle no solo por su luz, sino también por su sombra, y aún así eliges quedarte a su lado, puedes llamarlo amor. Porque el verdadero amor no juzga, ni proyecta, ni manipula. De hecho, el amor más puro se expresa cuando sientes la necesidad de dar, más que de recibir.

Piensa también que tú no eres ni mucho menos perfecta. Si eres capaz de ser tú misma con él, sin ocultar tu sombra, sin pretender ser de otra forma para complacerle, sin tener miedo de que te rechace, permitirás que él aprenda a amar a la persona que eres realmente.

Del “amor” al odio

Y todo eso es un error. Son suposiciones basadas en tu deseo de amar y ser amada, que es lógico y natural y no deberías reprimir. No conoces bien a esa persona, por lo que no puedes dar tantas cosas por supuestas. Él no es perfecto, como tú tampoco lo eres. Pero cuando piensas así estás comportándote como una niña que anhela amor y protección absolutos e incondicionales.

Lo que ocurre es que no eres una niña, sino una adulta. Si te empeñas en amar de esa forma inmadura, exigente, fantasiosa… solo sufrirás un desengaño tras otro, o una permanente sensación de vacío. Es muy posible que encuentres hombres que estén deseando cuidar de ti, protegerte o satisfacer tus fantasías del caballero perfecto… Pero se cansarán. Y si tú no entiendes que se alejan de ti porque no pueden ser ellos mismos, sino que tienen que interpretar un papel, te sentirás una víctima.

Cuando dice que te quiere pero no está enamorado de ti

Es cierto que a los hombres, en general, les resulta más fácil separar los sentimientos de los instintos. Pero tu novio está siendo sincero… hasta cierto punto. Te está diciendo claramente que te quiere mucho pero no está enamorado de ti. Una frase que resulta enloquecedora para las mujeres que sí están enamoradas y no pueden comprender por qué no son correspondidas.

Lo que te está queriendo decir es que eres una amiga especial y querida, y que está acostumbrado a tu compañía y la aprecia mucho. Pero falta algo en la relación, algo que le haga sentir que quiere pasar el resto de su vida contigo. Esto es lo que no te está diciendo. Tal vez porque no quiere herirte. O porque ni él mismo es capaz de aclarar sus sentimientos y ser sincero consigo mismo.

¿Es el hombre que necesitas?

Y ¿qué es lo que falta? Puede ser que, sencillamente, no seas la persona idónea para él. Eso, que seguramente ahora te llene de frustración y tristeza, en realidad es una buena señal porque significa que él tampoco es el hombre que tú necesitas, aunque en este momento no seas capaz de verlo,  si tú también te paras a reflexionar y a ser honesta contigo misma, reconocerás que un hombre que actúa más como un buen amigo que como una pareja enamorada no puede satisfacerte puesto que tú deseas algo más. Entonces, es hora de que te preguntes por qué no aceptas la situación y te empeñas en estar con alguien que no te está dando lo que necesitas.

Cuando tú te pones en el papel de “amiga”

También es posible que tú misma te hayas colocado más en el papel de “amiga” que en el de “novia”. ¿Cómo es eso posible? Piensa si realmente eres auténtica con él, si eres sincera y le has dado lo mejor de ti misma. Tal vez no te atreves a ser tú misma cuando estás a su lado. Este es un error en el que caen muchas mujeres que no saben cómo mostrarse vulnerables ni femeninas cuando están en pareja, y anhelan una relación de verdadera intimidad y sin embargo actúan como si lo único que les importara fuera el sexo. O sienten que se están enamorando de su novio, pero le tratan como si fuera un amigo más. En resumen, interpretan el personaje de amigas con beneficios, comportándose como colegas. Se ponen una máscara que oculta su verdadera cara y su feminidad, que es lo que realmente atrae a un hombre. No invitan a su pareja a conocerlas tal y como realmente son, y en consecuencia él tampoco puede abrirse ni desarrollar sentimientos profundos hacia ella.

Esta forma de comportarse tiene su origen en malas experiencias previas que provocan el miedo a ser vulnerables y espontáneas, pero también son la causa que impide que una relación salga de la zona de “amigos especiales” y se adentre en las sutilezas de la verdadera intimidad, esa que hace que dos personas no se imaginen la vida sin la presencia del otro.

¿Si me quiere tanto por qué no da un paso adelante?

No entiendo cómo los hombres pueden ser tan fríos, el problema es que él no siente lo mismo, dice que te quiere muchísimo pero no está enamorado de tí. A él le parece que están bien así, y asegura que no quiere perderte y que son los mejores amigos del mundo.  Te está diciendo claramente que te quiere mucho pero no está enamorado de ti, y que no esta preparado para un compromiso formal. Una frase que resulta enloquecedora para las mujeres que ellas sí están enamoradas y no pueden ser correspondidas.

La reencarnación y el amor

Algunos creen que existe un mundo más allá de nuestra percepción, en el que los lazos de amor son para siempre, la creencia en la reencarnación es muy antigua. Ha estado presente en casi todas las religiones pero es fundamental en las religiones dhármicas con origen en el hinduismo. En ellas se afirma que somos almas que repiten reencarnaciones una y otra vez en un ciclo llamado rueda del karma. Para ellos, antes de nacer escogemos cuándo, dónde, en qué familia y en quién nos vamos a encarnar. Así, nos movemos como familias de almas a través de la eternidad.

Almas gemelas, almas flamas y almas consorte 

Cuando se habla de almas gemelas pensamos en personas con las que sentimos una gran afinidad y que tenemos la sensación de conocer hace mucho. Según los entendidos en el tema, no hay más de doce almas gemelas en la vida de una persona. No hay lazos kármicos en este grupo, sólo se comparte el gozo, la alegría, la armonía y la complicidad, estar cerca de estas almas es como un soplo de aire fresco. Sin embargo, estas almas gemelas no son lo que estamos buscando.

Existe otro tipo de almas que ya conocemos de otras vidas y que nos acompañan en diferentes encarnaciones: las almas flamas. Estas representan uno de los lazos de amor más fuertesque podamos encontrar. El alma flama es un alma que se ha conocido hace eones y que aún tiene un karma compartido que hay que limpiar, su fuerza y atracción va más allá de la relación sexual y la pasión erótica. Cuando encuentras a tu alma flama, se experimenta desde el primer instante una atracción extraordinaria, una pasión fuera de lo común y un amor desmedido y sin lógica alguna. Lo que se experimenta al producirse el encuentro puede manifestarse con emociones como sentir una energía frenética, que el corazón deja de latir, una sensación que se transmite por toda la piel, y otras manifestaciones emocionales y físicas que manifiestan la intensidad de nuestro deseo interior de estar con esa persona para siempre.

El amor después del amor

Siguiendo la línea de estas religiones o filosofías que creen el la reencarnación, ni el tiempo, el nacimiento o la muerte pueden destruir los lazos del amor, la separación física de los amantes es temporal, la comunicación continúa en otros niveles algunas personas que se conocieron y amaron en el pasado pueden reencarnar en el futuro y, aunque no recuerden sucesos de sus vidas pasadas ni entiendan por qué, se sentirán fuertemente atraídos el uno al otro.

El sentido de todo este reencuentro es que, en cada nueva reencarnación, el amor se profundizaría para ser cada vez menos egoísta, más desinteresado y después de muchas, muchas vidas, se volvería perfecto. El sexo no importa, pero cuando en esta vida uno está muy enamorado de alguien y el amor perdura y tiene características singulares lo más probable es que hayan estado juntos en el pasado, en otras vidas anteriores.

Amores kármicos, amor a primera vista 

La historia de cada persona sería su karma. La historia kármica personal nos hace entender por qué sentimos rechazo o atracción por otros individuos. Las relaciones de pareja kármikas no son fáciles, si tenemos una relación sin problema alguno…¿qué vamos a aprender? Las parejas necesitan a orender a enfrentar juntos situaciones para aprender y evolucionar.

Lo que llamamosamor a primera vista, esa intensa sensación de intimidad, puede estar indicando que hemos encontrado a alguien a quien hemos amado en alguna vida pasada. Un juramento hecho en una vida pasada con la suficiente fuerza, puede  proyectarse hacia las vidas siguientes. ¿Cómo? Imagina, por ejemplo, que una pareja muy enamorada haya hecho el juramento de que su amor dure para siempre, excluyendo de esa forma la posibilidad de encontrar amor fuera de ellos mismos. Claro que, cuando no coinciden las reencarnaciones, ninguno de los dos tendrá relaciones  satisfactorias, como si algo faltara en ellas.

 

Es mejor dar un paso al futuro incierto que anclarse en un presente mediocre

¿Cómo perder el miedo y arriesgarte?

En este caso te hace mucha ilusión empezar algo nuevo, totalmente distinto a lo que hacías hasta ahora, pero el miedo te paraliza.

Dos cambios radicales:

Como siempre digo es importante identificar bien a qué le tienes miedo exactamente:

Probablemente sea una mezcla de cosas: a fracasar, a no estar a la altura, a arrepentirte, a las críticas de los demás. Pero si te centras en el miedo no saldrás de ahí nunca.Ya he comentado varias veces que lo importante no es superar el miedo sino seguir adelante a pesar de él, porque el miedo siempre estará ahí.Irá cambiando de nombre según vayas avanzando pero ahí estará siempre a tu lado, por eso es fundamental no dejar que te paralice, tragarte los nervios y seguir adelante.

Yo comencé con un miedo tremendo a arrepentirme, más que nada porque la ciencia era vocación pura y dura y da más miedo dejar algo que te apasiona que dejar algo que nunca te ha gustado.(Por si te sirve de consuelo no me he arrepentido ni una sola vez).Por otro lado, lo que opina la gente nunca me ha impactado demasiado (al menos hasta ahora) pero sí que decidí distanciarme un poco de ciertas personas o no tocar el tema porque la negatividad que recibía me agobiaba.A eso le siguió el miedo a fracasar y un resurgimiento del síndrome del impostor totalmente normal cuando comienzas algo nuevo.Claro que, que sea normal ¡no quiere decir que no lo pases mal.Entonces, ¿qué puedes hacer tu para superar esta fase? (En mi opinión una de las peores del cambio de carrera)O al menos para llevarla de la mejor manera posible (no te engañes, mal lo vas a pasar, es normal, no es que seas un bicho raro o una cobarde.

Ten bien claras las razones por las que haces el cambio, que para ti sean un motor.

En mi caso, lo que más me motivaba no era ser coach sino tener mi propio negocio, con la flexibilidad y libertad que eso supone y sabía que si lo conseguía no me iba a arrepentir porque era exactamente lo que quería. Y tú, ¿porqué quieres hacer el cambio?

Para hacer lo que de verdad te apasiona, para tener el estilo de vida que siempre has querido, para demostrarte a ti misma algo.

Que tu razón supere todos tus miedos, que sea el motor que te impulsa cuando no tienes fuerzas.

No subestimes el poder de un buen porqué, así el miedo a arrepentirte no te afectará tanto porque sabrás que es lo que de verdad quieres.

Pruébalo primero antes de lanzarte:

Una de las razones del miedo y la incertidumbre suele ser la falta de información. Así que una de tus tareas es tener toda la información posible sobre lo que quieres hacer, porque una cosa es lo que crees y otra, a veces muy distinta, la realidad.

Habla con gente que se dedique a eso (y le vaya bien), haz voluntariado, ¡pruebalo!

Tener la máxima información y haberlo probado disminuye mucho la angustia. No tienes que lanzarte a la piscina de buenas a primeras, puedes meter un dedo en el agua primero para hacerte una idea.

No le des demasiadas vueltas:

Está bien considerarlo seriamente, pero llega un momento en que tienes que arriesgarte o seguir en ese limbo de miedos y creencias limitantes que se autoalimentan.Si tienes claras tus razones, tienes suficiente información y estás deseando hacerlo, ¡decídete!

En mi caso después de darle mil vueltas, hablarlo con varios coaches y seguir exactamente igual, decidí lanzarme al ruedo porque estaba harta de ese estado de bloqueo.

Comprométete y ten siempre presente que eres una persona con recursos y que si las cosas no salen como quieres te adaptarás bien, te las apañarás:

Lo más importante ante cambios así es comprometerte al 100% porque los inicios serán duros, pero el que la sigue la consigue. Lo importante es perseverar y ser consciente de que si las cosas no funcionan como tu habías pensado, siempre habrá más oportunidades.

Eso es lo mejor de empezar algo nuevo, que empiezas a conocer a gente nueva y se te abren posibilidades que nunca habías considerado.Cuando te lanzas a hacer lo que de verdad quieres (al menos en ese momento, lo que quieres puede ir cambiando), la satisfacción de haberlo intentado supera con creces al miedo a perder algo.

Está claro que cuando eliges un camino dejas otro atrás, pero si el que eliges es el que de verdad quieres, aunque mires al otro con cariño y algo de nostalgia no te arrepentirás, porque sabrás que estás donde quieres estar.

Es mejor dar un paso al futuro incierto que anclarse en un presente mediocre

¿Cómo perder el miedo y arriesgarte?

En este caso te hace mucha ilusión empezar algo nuevo, totalmente distinto a lo que hacías hasta ahora, pero el miedo te paraliza.

Dos cambios radicales:

Como siempre digo es importante identificar bien a qué le tienes miedo exactamente:

Probablemente sea una mezcla de cosas: a fracasar, a no estar a la altura, a arrepentirte, a las críticas de los demás. Pero si te centras en el miedo no saldrás de ahí nunca.Ya he comentado varias veces que lo importante no es superar el miedo sino seguir adelante a pesar de él, porque el miedo siempre estará ahí.Irá cambiando de nombre según vayas avanzando pero ahí estará siempre a tu lado, por eso es fundamental no dejar que te paralice, tragarte los nervios y seguir adelante.

Yo comencé con un miedo tremendo a arrepentirme, más que nada porque la ciencia era vocación pura y dura y da más miedo dejar algo que te apasiona que dejar algo que nunca te ha gustado.(Por si te sirve de consuelo no me he arrepentido ni una sola vez).Por otro lado, lo que opina la gente nunca me ha impactado demasiado (al menos hasta ahora) pero sí que decidí distanciarme un poco de ciertas personas o no tocar el tema porque la negatividad que recibía me agobiaba.A eso le siguió el miedo a fracasar y un resurgimiento del síndrome del impostor totalmente normal cuando comienzas algo nuevo.Claro que, que sea normal ¡no quiere decir que no lo pases mal.Entonces, ¿qué puedes hacer tu para superar esta fase? (En mi opinión una de las peores del cambio de carrera)O al menos para llevarla de la mejor manera posible (no te engañes, mal lo vas a pasar, es normal, no es que seas un bicho raro o una cobarde.

Ten bien claras las razones por las que haces el cambio, que para ti sean un motor.

En mi caso, lo que más me motivaba no era ser coach sino tener mi propio negocio, con la flexibilidad y libertad que eso supone y sabía que si lo conseguía no me iba a arrepentir porque era exactamente lo que quería. Y tú, ¿porqué quieres hacer el cambio?

Para hacer lo que de verdad te apasiona, para tener el estilo de vida que siempre has querido, para demostrarte a ti misma algo.

Que tu razón supere todos tus miedos, que sea el motor que te impulsa cuando no tienes fuerzas.

No subestimes el poder de un buen porqué, así el miedo a arrepentirte no te afectará tanto porque sabrás que es lo que de verdad quieres.

Pruébalo primero antes de lanzarte:

Una de las razones del miedo y la incertidumbre suele ser la falta de información. Así que una de tus tareas es tener toda la información posible sobre lo que quieres hacer, porque una cosa es lo que crees y otra, a veces muy distinta, la realidad.

Habla con gente que se dedique a eso (y le vaya bien), haz voluntariado, ¡pruebalo!

Tener la máxima información y haberlo probado disminuye mucho la angustia. No tienes que lanzarte a la piscina de buenas a primeras, puedes meter un dedo en el agua primero para hacerte una idea.

No le des demasiadas vueltas:

Está bien considerarlo seriamente, pero llega un momento en que tienes que arriesgarte o seguir en ese limbo de miedos y creencias limitantes que se autoalimentan.Si tienes claras tus razones, tienes suficiente información y estás deseando hacerlo, ¡decídete!

En mi caso después de darle mil vueltas, hablarlo con varios coaches y seguir exactamente igual, decidí lanzarme al ruedo porque estaba harta de ese estado de bloqueo.

Comprométete y ten siempre presente que eres una persona con recursos y que si las cosas no salen como quieres te adaptarás bien, te las apañarás:

Lo más importante ante cambios así es comprometerte al 100% porque los inicios serán duros, pero el que la sigue la consigue. Lo importante es perseverar y ser consciente de que si las cosas no funcionan como tu habías pensado, siempre habrá más oportunidades.

Eso es lo mejor de empezar algo nuevo, que empiezas a conocer a gente nueva y se te abren posibilidades que nunca habías considerado.Cuando te lanzas a hacer lo que de verdad quieres (al menos en ese momento, lo que quieres puede ir cambiando), la satisfacción de haberlo intentado supera con creces al miedo a perder algo.

Está claro que cuando eliges un camino dejas otro atrás, pero si el que eliges es el que de verdad quieres, aunque mires al otro con cariño y algo de nostalgia no te arrepentirás, porque sabrás que estás donde quieres estar.