Jamás cuentes a nadie toda tu vida

Lo primero que haces es tratar de hablar con la verdad, le cuentas ciertas situaciones incómodas de tu vida, como por ejemplo, que tu ex o tus padres hicieron tal o cual cosa. Todo muy lindo, tratamos de tener una relación de amor basada en la madurez de cada uno de nosotros…
Pasa el tiempo, y como todas las cosas comienza lo cotidiano de la vida:
Así es… ¡y siempre has sido así! Un día cualquiera como cualquier pareja se discute, y las palabras llegan mas allá de los limites, y al ver que no se soluciona nada sale a relucir todo el dolor que te ha provocado ese pasado, hoy te lo restriega en la cara y no sabes qué hacer, te descoloca totalmente.
La persona que tanto amas, la que estaba dispuesta a estar contigo en lo bueno y en lo malo durante el resto de la vida te echa en cara esas confesiones que en amor y confianza una vez le contaste, y ahora las está utilizando contra ti.
¿Cómo te podías imaginar que eso se volvería un día en tu contra? Nunca.
En lo personal lo encuentro deplorable, lo último, más bajo no se puede caer que en actuar así… Pero tristemente sucede, y un día llegas a ese punto en el que ya no sabes qué hacer y quizás recuerdas lo que tu madre o abuela siempre decía “nunca le cuentes toda tu vida, guarda algo para ti”. Pero claro, cuando le conociste te pareció el ser más maravilloso de la tierra. Él era ese gran amor que todas soñamos. Pero resulta que esa persona tan especial ya no lo es tanto, es una persona inmadura que al no tener diálogos recurre a lo más bajo: a usar tus propias palabras en tu contra.
Son historias muy típicas hoy en día, y duele mucho cuando se dan, porque después ya no queda confianza en la relación. Confianza rota. Desde entonces tu corazón se cierra, te vuelves más reservada, caminas con miedo por la vida intentando no tropezar de nuevo… pero si es tu pareja ya es tarde, pues está a tu lado y si tú misma no cambias de actitud nadie más lo hará.
¿Qué hacer? Hablar bien claro y preciso, decirle que esas cosas que te arroja en tu cara perteneció a tu vida anterior y que hoy no es así, que es de muy mala educación y muy inmaduro de su parte utilizar tu pasado para salir ganando en sus discusiones.
Ponte firme y segura
Que si no te acepta con todas esas cosas pues están perdiendo el tiempo, ninguna pareja funciona de esa manera y es una tortura cruel vivir de esa manera.
Aprende de tus errores.
 Es mejor decirle al viento lo que pasó contigo o encontrar un ángel como amigo (que existen) antes que a una persona que va a compartir tu vida. Mucho cuidado con lo que cuentas, hablas, y a quien le das tu corazón.
Tú escoges a una persona, el amor que siempre has esperado, ese ser que vive en tu corazón y hoy es dueño de todos tus pensamientos y prácticamente de tu vida…

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *