El terrorista emocional.

Hay muchas maneras de ejercer el maltrato psicológico, o emocional, que es tan negativo o más que el maltrato físico, esta clase de maltrato se puede dar en cualquier persona o en cualquier terreno, pero los casos más recurrentes se dan en la familia misma; por ejemplo, los padres pueden estar abusando psicológicamente a sus hijos aun sin darse cuenta de ello, hay personas que se sienten más poderosas y lo hacen ver por medio del abuso. Muchos hombres tienen por costumbre ignorar los sentimientos de su pareja, muchas veces inconscientemente puede llegar incluso a ridiculizarla en lo que a ella le duele, en sus creencias y su apariencia o en su “ignorancia” acerca de ciertos aspectos de la vida diaria.

Nunca está contento.

Simplemente no acepta cuando algo está bien hecho con el único fin de no darle los méritos que merece; grita constantemente para intimidar y provocar el miedo en la mujer, ejerce tanto dominio sobre la mujer que no le importa humillarla y se niega a compartir con ella en público, aduciendo que es una “inculta que no lo merece” y está siempre amenazante con gestos o lenguaje corporal para intimidar a la mujer y conseguir que ella haga lo que quiere y cuando quiere.

 Vive amenazando.  

Una persona puede abusar para ganar control, para sacar sus frustraciones, impotencias o cólera contra algo o contra alguien. Lo hacen con la persona que juzgan más débil o la más cercana en la que confía, que cree todo lo que le dice, y más aún, lo hace con la persona o personas que le aman. Muchas veces justifican el abusar a su pareja con diferentes excusas, desde la manera que fueron educados y por lo que vieron en su hogar donde aprendieron a percibir a la mujer como propiedad.

 Lamentablemente la única manera de ayudar a la víctima del abuso es hablando con ella, sin embargo se dan casos en que la mujer misma no se da cuenta del maltrato que está padeciendo porque muchos de estos fenómenos se dan de una forma muy sutil por parte de quien lo ejerce, haciendo aparentar el abuso como si fuesen cuidados hacia su pareja por amor, por su propio bien y por protegerla.  

Muchas veces pensamos que no podemos ni debemos involucrarnos en “problemas de pareja” pero hay muchos casos que no se deben ni se puede ignorar. Si estás siendo víctima de abuso psicológico, emocional o físico, no lo calles, habla con la persona que te sientas más cómoda, pregunta, infórmate, lee, si sientes que algo no es normal, si te sientes aislada y negada de tus derechos como mujer, denúncialo YA.  

Que puedo hacer para que mi vida continue,me siento tan sola.

Muchas veces en vano tratamos de olvidar a quien tanto se amó, pero nos resulta imposible pues siempre está en nuestra mente y realmente no queremos dejarlo ir. Es algo que duele mucho por las muchas cosas que hemos vivido, por cada cosa que llegamos a planear. Es muy fuerte ese sentimiento de impotencia al querer dejarlo ir y no saber cómo. Porque todavía le amamos, aun cuando nos falló en todo, aun cuando sus promesas nunca fueron ciertas, y nos negamos a seguir adelante. Pero eso es muy malo para el alma.

Muchas veces tenemos que desprendernos de esas personas que tanto amamos, que en su momento fueron todo lo que habíamos soñado, ahora vamos por distintos caminos, tenemos distintas parejas, hay que saber cerrar los ciclos, pasar páginas y tratar de salir adelante.

Tratemos de hacer una vida nueva de tener un espacio con nuestro interior.

No es fácil dar respuesta a esto, lo que sí sé es que si no pasamos página esta tristeza que tenemos en nuestro corazón nunca se irá, y viviremos arrastrando este camión con piedras que tanto nos pesa.  Antes de que nosotras hiramos a alguien siempre debemos recordar que no nos gustaría que a nosotras nos hicieran sufrir, enamorar y después abandonar. Eso no se debe hacer porque la vida tiene muchas vueltas y no sabemos cuándo nos puede tocar a nosotras.

Cualquier clase de amor hay que respetarlo, si nos han herido no paguemos con la misma moneda, eso le corresponde a Dios, nosotras tenemos que ser personas que dan amor. ¿Así que nos falló? bueno, puede ser… pero que no se diga que no dimos todo por ese amor… Y así, amigas, quizás con un poco de ejercicio mental podamos dejar de sufrir, de pasarlo mal, y lograr salir adelante con nuestras vidas. Siempre que Dios nos cierra una puerta nos abre una ventana, jamás nos abandonará.

Los años no perdonan nada, ni nuestros recuerdos.

Lo más seguro es que esa persona que aún hoy con el paso de los años sigues recordando entre fantasías ya no sea la misma persona que un día fue.  El amor pasa por etapas y edades, nuestro primer amor siempre se recordará por lo que te hizo sentir, por lo maravilloso que es ser joven y haber podido amar sin pensar en nada más que ustedes dos. Es el primer amor, y se vive con mucha ilusión; durante ese enamoramiento somos capaces de comernos el mundo porque estamos en la edad que todo parece ideal, que ese chico es la mitad ideal para nosotras.

¿Cuántas veces hasta se pensó que aquella persona sería el amor para siempre?

Y qué felices eran esos tiempos, pero todo pasa en la vida, nosotros vamos cambiando, la vida nos cambia, y sin saberlo o pensarlo en esos tiempos, un día cualquiera ya no estamos con ese amor sino que caminamos por la vida con otras personas, otro amor y otras ilusiones.  

Es bueno hacer una limpieza en nuestro interior, y sacar los malos recuerdos de nuestras mentes.

Los recuerdos son todas aquellas situaciones que vamos acumulando con los años, como les hablaba en el tema anterior, el recuerdo de los amores que nos dejaron grandes huellas en nuestro corazón, y que marcaron nuestra vida, y quizás nunca lo olvidemos.

También está el recuerdo de nuestros padres, del hogar que un día tuvimos, de nuestra madre cuando nos enseñaba como hacer un dulce, como cocer un botón, las enseñanzas de nuestros padre, la figura que siempre marcó la disciplina de nuestro hogar, los consejos, y muchos de nosotros quizás no recordemos como lo mejor aquellos padres, pero por lo general los padres son nuestras banderas para lo que nos toca vivir.

Vivamos nuestra vida sin miedos, sin tristezas, sin cadenas que nos atan al pasado.

Dentro de nuestra tristeza no podemos verlo, pero está allí amigas, somos nosotras que debemos buscar nuestra felicidad, nuestro bienestar, tratar de dejar en algún rincón los malos recuerdos o bien aprovechar eso y hacer que nos sirva de experiencias para no cometer más errores.

Quién no se equivoca? todas lo hacemos, ¿verdad? Y volveremos a cometer los mismos errores.

Pero un día respiraremos y sentiremos nuestros pulmones llenos de aire y nos daremos cuenta que estamos vivas y que tenemos la posibilidad de un mañana mejor. Muchas veces necesitamos limpiar nuestro almacén interior de cosas feas, de tristezas y dolores para encontrar la liviandad que nos haga fluidos y libres de ataduras, de pesadas cargas que no se pueden llevar tanto tiempo a cuestas. Son esas cosas que atesoramos en el almacén de la vida y de los recuerdos porque detrás de cada acto hay… un niño aprendiendo a vivir.

Es impresionante todo lo que puede hacer en tu rostro un huevo!!!!

Es más común conforme pasa el tiempo que presentemos manchas en la piel, sobretodo en el rostro. Además de la edad, el clima, el sol o incluso algunos productos, pueden ser los causantes; para eliminarlas, también existen remedios naturales; Uno de ellos, la clara de huevo para aclarar las manchas en el rostro.

La clara de huevo es una excelente opción de aclarado natural. Las propiedades que contiene, como la proteína, puede lograr que las manchas en el rostro desaparezcan.

Aporta firmeza a la piel y previene arrugas; la elasticidad de la piel se ve afectada conforme pasa el tiempo y es normal.

¿Como debes aplicarla?

Separa la clara de la yema. Coloca cada una de ellas en un recipiente distinto; después, aplica la clara de huevo con ayuda de una brocha de maquillaje hasta que se seque. Deja actuar por  15 minutos, retírala de tu rostro con agua tibia y no apliques ningún producto para que la clara penetre correctamente los poros de la piel.

Cambia tus pensamientos y cambiarás tu realidad.

Cada uno carga a su espalda y en su corazón una batalla propia. Ninguna puede compararse a la del vecino, ni a la de tu pareja, ni a la de tu mejor amigo. Todos llevamos nuestros miedos bien escondidos, huellas del pasado que aún no han cicatrizado y laberintos presentes en los que a veces, no hallamos la salida. En los que vemos más enemigos que aliados, pero hoy lideraré la manada.

Échame a los lobos y lideraré la manada. Esta es la actitud con la que debes vestirte cada mañana para hacer frente a las adversidades, a los retos, a las dificultades que de forma gratuita, nos trae en ocasiones la vida.

¿Existe alguna explicación al por qué nos ha tocado vivir determinadas situaciones? Hay quien dice que nuestros problemas, son resultado directo de nuestros propios actos o malas decisiones. No es cierto, esta regla no siempre es correcta.

En ocasiones, las cosas fallan porque la adversidad nos sacude al azar, sin más. Porque en quien confiaste ahora te falla. Porque lo que antes era seguro, ahora ya no lo es. Porque la salud no siempre es de hierro, sino de cristal y a todo hemos de hacerle frente.

No es fácil, pero la verdad es que, cuando llegamos a este mundo, nadie nos asegura que nuestros días van a ser plácidos. Alguien, en alguna parte, debería advertirnos que debemos aprender cuanto antes a ser líderes en manadas de lobos.  Criaturas fuertes ante toda adversidad. Así que dinos… ¿También eres un buen luchador?

Lideraré a mis adversarios, combatiré las dificultades
Reflexiona durante unos instantes en esta pregunta: ¿Cuál fue tu primer encuentro con la adversidad?  Suele decirse que las personas perdemos nuestra inocencia en el momento en que aparece la primera dificultad, la pérdida o ese revés que cambió nuestro modo de ver el mundo para siempre.

Puede que pienses que nadie está preparado para afrontar la adversidad, pero no es así. Es algo instintivo, lo marca la ley de la supervivencia, y en tu interior, tienes múltiples estrategias que te harán ser un gran superviviente.

No trates de controlar todo, a las finales terminaras ahogado en un vaso de agua!!!

Tal vez hoy día consideramos que el bienestar consiste en tenerlo todo bajo dominio, que, de alguna forma, podemos controlar, dominar, y cambiar las cosas que no nos agradan. Y cuando no lo logramos, en su lugar nos encontramos con malestar, estrés, ira, tristeza, malos hábitos, relaciones confusas, trabajos insatisfactorios, dolores crónicos, enfermedades y problemas con el dinero…

No podemos controlarlo todo:

 No todo es como quisiéramos, y por mucho que lo intentamos hay demasiadas cosas que se salen de nuestro control, trayendo insatisfacción a nuestras vidas. Pero ¿imaginas a un árbol protestar porque es otoño y se ve obligada a desprenderse de las hojas? Vivimos así: protestando, quejándonos de todo lo que no nos gusta, incluso lo que es parte natural de la vida. Y al quejarnos, lo hacemos peor, y consecuentemente, nuestro malestar crece.

Como puede interferir en tu vida y en tu salud el uso de celulares?

En la actualidad la tecnología se ha convertido en una herramienta indispensable en nuestro día a día. La mayoría de nosotros se apoya mucho en un smartphone, tablet u otro dispositivo electrónico; sin embargo, un uso excesivo y descuidado puede ser peligroso.

El uso de dispositivos móviles sin las medidas apropiadas está generando un aumento progresivo de un tipo de síndrome cervical denominado síndrome del cuello roto.

¿Como se produce esta enfermedad?

El problema está surgiendo porque las personas inclinan la cabeza hacia abajo cuando consultan el móvil o emplean la tableta. Este pequeño gesto hace que los músculos posteriores del cuello trabajen mucho al tener que soportar más peso; Durante el tiempo de uso la cabeza normalmente se encuentra en una flexión de 45º, soportando la musculatura cervical el equivalente a 25 kilogramos aproximadamente

¿Cuales son los sintomas?

  • Cefaleas (dolor de cabeza)
  • Mareos inespecíficos
  • Incluso dolores inespecíficos sin localización concreta en la zona superior del cuerpo.

¿De que manera puedo prevenirla?

  • POSICIÓN. Para evitar sufrir el “síndrome del cuello roto” es fundamental tener una posición erguida y no ser dependiente del celular. Una buena opción puede ser dedicar un tiempo específico para responder tus mensajes más importantes o hacerlo a través de mensajes de voz.
  • ESTIRAMIENTOS. En lo posible cada hora deberías hacer estiramiento (sacar el esternón hacia adelante, ejercicios del ‘no’, del ‘sí’ y del ‘talvez’) y relajar los hombros. Rotar el tronco y estiramientos con los ojos abiertos o cerrados (girar la cabeza mirando hacia la izquierda, centro o la derecha para relajar el cuello y los ojos).
  • DEJAR EL CELULAR UNA HORA ANTES DE ACOSTARTE. Así se permite que el cerebro y los ojos se relajen. Es importante que tomes conciencia de la contracción muscular que pones cuando usas tu teléfono móvil, por eso debes evitar actividades ociosas, como jugar en el dispositivo.

La felicidad no se trata de que hagas grandes cosas, sino de poner todo tu empeño en las cosas que haces.

Vivimos en un mundo rápido, donde todo es inmediato, fugaz e impulsivo. Un mundo donde se está perdiendo la importancia de la reflexión y la capacidad para saborear los momentos más sencillos que nos brinda la vida.  Nos hemos olvidado de que la mejor receta para disfrutar de la vida consiste en vivir el mismo instante, poner todos nuestros sentidos y disfrutar de lo que estamos haciendo ahora, por trivial que pueda parecer.

Si la vida empieza a parecerte un poco insulsa, aburrida, repetida y monótona… ¿por qué no le echas un poco de sal?  

Hacer de cada momento, de cada tarea, de cada rutina algo especial. Sacarle el mayor partido a tu existencia, a vivirla intensamente. A desear estar justamente donde estás y haciendo lo que la vida te ha llevado a hacer. Procura empaparte de agradecimiento con todo lo que haces y vives.

Vive despacio, disfruta el momento.  

Cuando vayas por la calle observa el paisaje. ¿Te parece siempre el mismo? Escucha los sonidos, mira a la gente que pasa por tu lado. Observa cada detalle. Verás que la vida te parece diferente. ¡Absorbe la vida! Cuando vives plenamente, te pasan cosas extraordinarias. Vive el momento ahora y disfruta. Jamás desees estar en otro sitio, ni estar haciendo otra cosa. Agradece siempre lo que tienes entre manos.  No estropees ese instante con pensamientos sobre cosas que tal vez ni siquiera lleguen a ocurrir.

La vida es comparable a un largo paseo por un hermoso jardín. El camino está lleno de sorpresas y preciosos detalles, para que los saborees, para que los observes, para que los disfrutes y elijas lo que te gusta. Si te centras únicamente en llegar al final, sin mirar a tu alrededor, te lo habrás perdido todo. La satisfacción de llegar a tu destino será infinita, cuando mires hacia atrás, y veas el hermoso camino recorrido. a constancia y la perseverancia de hacer de cada momento algo único es lo que lleva a la felicidad.  

¿Estás preparada para ver a tus hijos emprender el vuelo?

Los sueños y proyectos quedan en suspenso por mucho tiempo, todo lo que hicimos antes y lo que queríamos hacer, se queda en “en el archivo mental”, ahora nuestro mundo es nuestra propia familia, debemos cuidar de nuestros hijos, la escuela, la ropa, la comida, le educación, nuestros días se hacen cortos… afortunadamente muchos esposos están y cuidan de traer el sustento para la prole, trabajan a la par de la madre por el bienestar de su familia.

La vida nos enseña a ser madres, y sin embargo cumplimos las funciones cuando nos llegan los hijos

La casa hasta hace poco llena de risas, juguetes y pequeñas travesuras, se limita a cuatro paredes pobladas de recuerdos y memorias que nos arrancan sonrisas o nos humedecen los ojos con lágrimas al recordar los años idos que se escurrieron como agua entre los dedos… la casa que una vez nos pareció muy grande y que más tarde se llenó de la inocencia de nuestros hijos vuelve a estar como cuando empezamos.

Los extrañamos, no podemos evitar el preocuparnos por las aves que ahora vuelan en otro cielo, más alto y más amplio que la protección que un día tuvieron con nuestros cuidados y desvelos. Qué difícil se nos hace aceptar que ya han desarrollado su propia personalidad, aceptar que es algo que debemos respetar, qué difícil se nos hace recordar que al igual que nosotros, ahora son nuestros hijos quienes tienen su propia vida, sus propias preocupaciones y obligaciones; qué difícil se nos hace aceptar que al igual que nosotras lo hicimos un día, ahora les toca a ellos empezar su propio nido.

¿Qué tal esa segunda luna de miel que acariciamos tanto tiempo?  

Nunca es tarde para empezar algo que antes no pudimos, esperaremos la visita de nuestros hijos y será cada vez una fiesta, ahora les toca a ellos transferir lo que una vez aprendieron en el seno del hogar,  les toca a nuestros hijos poner de manifiesto lo que aprendieron de nosotros, de sus padres. Dejemos a nuestros hijos que vuelen alto, como también un día nosotras emprendimos el vuelo lejos del nido que nos abrigó con amor y dedicación de nuestros padres, así es la etapa de la vida que obviamente debe continuar, y debemos sentirnos felices que nuestros bebes ahora ya adultos encontraron a la persona indicada como lo hicimos nosotras.

Esa persona que busca tu felicidad sin intereses propios sabe estar y escuchar, es un buen amigo.

Es esa persona especial que de verdad se interesa por ti a veces te da buenos consejos, pero muchas otras veces, simplemente, permanece en silencio mientras te escucha. Conoce tu historia, aquello que te marcó para siempre, quién te hizo daño, quién te dio alegría. ¡Sabe acerca de tus meteduras de pata! ¡Conoce tus sueños! Y te acepta. Sí, un verdadero amigo te acepta tal y como eres. No es rápida para juzgarte sino que intenta comprender tus motivos y te apoya aunque a veces no esté de acuerdo con tus decisiones.

“Esa persona es mi amigo o amiga”, o “somos amigos”, pero… ¿realmente lo son? ¿Están en lo bueno y en lo malo?

Quizás es el tipo de persona que permanece en la periferia de tu vida social, pero cuando algo realmente serio te ocurre, la persona que más se interesa por ti  y no todos las demás “amigos” que realmente sólo buscan divertirse y pasar el rato. No es común tener muchos amigos verdaderos, así que cuida de ellos. Asegúrate de no contar con él o ella  sólo para lo malo. No los utilices solamente para desahogarte y contarle tus penas, ya que eso los convertiría en tu “vertedero personal”. Comparte tus alegrías  y, sobre todo, al igual que ellos te escuchan a ti, haz lo mismo por ellos. Si te escuchan con interés, escúchales tú también.

Aprender a escoger a tus amistades hará que tu vida sea más sencilla.  

Todas hemos tenido alguna falsos amigos que abrimos nuestra vida y corazón y nos traicionó miserablemente, contando toda nuestra vida y utilizándolo contra nosotras. Es bueno distinguir de corazón con quien con quien se puede contar, quienes son amigos casuales, y cuáles son los que merecen la pena conservar toda la vida.

Pero qué tristeza se siente cuando ves que esa persona tan idealizada en tu mente sólo está allí, en tu mente. Todo nos pasa por una razón, y de toda experiencia podemos aprender y crecer. Con la experiencia de amigos traicioneros, aprendemos a escoger más cuidadosamente a nuestras amistades. Quédate con aquellos que por años y años sigue siendo los perfectos amigos que siempre tiene una palabra para ti, las amistades no necesitan estar apegadas todo el tiempo, la verdadera amistad es aquella en la que aun cuando no los ves por mucho tiempo, sabes que puedes contar con ellos, que nunca te exige nada, que el tiempo que pasarán juntos será sin reproches.