El beso de las buenas noches, algo tan simple pero tan importante.

El amor no desaparece a través de los años de unión, el amor se hace más fuerte.

La mayoría de las veces, por las preocupaciones de la vida descuidamos esas pequeñas cosas que nos hacen sentir amadas/os, la mujer tiene hijos, limpia la casa, cuida la alimentación de la familia, que la ropa esté en orden, el mercado y además también trabaja fuera de la casa, mientras tanto el hombre, el proveedor, el de la obligación de los ingresos, trabaja largas horas, algunas veces ayuda en los quehaceres de la casa, y al final del día ambos se van al descanso en diferentes lados de la cama. Se les olvida que los dos necesitan confirmar que son amados, se les olvidó el romanticismo, se les olvidaron las pequeñas cosas que mantienen el amor, cosas tan simples, pero tan importantes como el beso de las buenas noches.

Hoy día los divorcios y las separaciones son casi tan comunes como las bodas. Puede que sean muchos los factores que influyen sobre estos hechos, pero hay algo que casi todos tienen en común: Los pequeños y románticos detalles del principio de la relación fueron olvidados al menos por una de las partes, asumiendo que el amor era obvio y ya no necesitaba expresarse tanto como antes.

Mi esposo ya no me pone atención., no le gusta hablar conmigo, y  siempre está cansado.  

Por instinto el hombre busca nuevas mujeres sin importar si tiene una pareja estable que le proporciona de sus necesidades humanas, compañía, amor y seguridad. Aun con todo ello siempre está buscando emociones nuevas con alguien más. Por el contrario, la mujer es más conservadora y tradicional, busca una pareja que le proporcione las mismas necesidades de amor, estabilidad y protección, pero el problema empieza cuando una de las dos partes no le proporciona a su pareja aquello que necesita y busca la forma de hallar a alguien que satisfaga sus necesidades. Pensamos que los hombres son “esclavos del sexo”, sin embargo muchas infidelidades nacen tanto de los deseos del hombre como de la mujer por la intimidad emocional, y no sólo de la atracción física.

Sueña y anhela tener a la mujer joven y llena de alegría que conoció, se le olvida que ya no es la novia que se ponía linda para esperarlo, ahora es una mujer con un vientre más pronunciado, con caderas más anchas, dio vida a sus hijos y se le comienzan a olvidar los detalles, las rosas rojas, las canciones que en otros tiempos le dedicaba, y piensa que ya no es amado, porque no recibe lo que él mismo no da. Y sin que el hombre se de cuenta, descuidó todos los pequeños detalles. Sin darse cuenta hace más profunda la brecha entre los dos, y sale a buscar lo que tiene en la casa, pero no lo ve, ninguno de los dos se dan una tregua, ninguno de los dos hacen nada por recapturar la magia que una vez los unió.

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *