Nuestra autoestima se fue formando desde nuestra infancia.

Si desde niños oímos valoraciones negativas en cuanto a nuestra persona, es posible que se acople esta valoración a nuestra propia voz, a nuestra autovaloración.

Cuando emitimos juicios sobre nosotros mismos –que por lo general son arbitrarios e injustificados– tenemos que tener la misma energía para rebatirlos como si alguien nos estuviera haciendo esa crítica. A veces nos vemos como perdedores sobre algún tema en particular de manera universal y permanente y no somos capaces de refutar esa afirmación y eso nos genera pesimismo.

Si vemos que no, entonces se debe a que estamos siendo derrotistas y sumamente pesimistas; estamos juzgando todo de la peor manera y eso está un poco alejado de la realidad. Lo que sucede al juzgar las cosas de la mejor manera es que también nos alejamos de la realidad, pero es más saludable.

Por eso deberíamos rebatir y observar que hay miles de causas que conforman un problema y que la mayoría son salvables. Casi siempre nos centramos en las cosas más perjudiciales y nos convencemos de que no se pueden cambiar.

La automotivación proviene de una decisión propia.

Los problemas y la sensación de frustración, estarán presentes durante toda nuestra vida, sólo nos diferencia la manera en que los enfrentemos. Si el problema tiene solución no hay que hacerse problema y si no la tiene ¿para qué te vas a hacer problema? Un problema es porque tiene solución, sino tiene solución no es problema, es un hecho. El estímulo continuo es decirnos todos los días “que podemos”. Haz el siguiente ejercicio: durante cinco minutos diarios repítete que lo lograrás. Solo eso, con la máxima concentración, no dejes que otro pensamiento invada tu mente durante esos cinco minutos, respira profundo y hazlo.

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *