Buscando siempre tu lado responsable y maduro.

Si te sientes atascada en la niñez perpetua, aprender a deshacerte de la rutina te ayudará llegar a la adultez rápidamente. Ser un adulta es más que tener cierta edad, es tener cierta actitud. Entre más aprendas sobre ti misma y a identificar tus propias tendencias, estarás más cerca de ser un adulta. Aprende a prepararte para el futuro, lánzate en tus últimos años de adolescente y acepta la adultez con gracia y dignidad.

¿Qué hace que seas tú misma?

Emplea tus últimos años de la adolescencia y los primeros años de tus 20 para empezar a ser cada vez más la versión adulta de tu persona. Tus aficiones, talentos y habilidades te darán una idea de qué te convertirás, así que será importante que aproveches tus años de adolescente para explorar esos talentos y soñar en grande.

Empieza a pensar en dónde estarás de acá a 10 años. Si bien no tendrás que planificar toda tu vida a los 16, será importante pensar sobre lo que quieres hacer el resto de tu vida.

Date la oportunidad de sociabilizar con la mayor cantidad de personas.

Tus años de adolescencia deberán estar llenos momentos divertidos, noches en vela y travesuras bienintencionadas. Así que no te dejes absorber mucho por los entrenamientos de fútbol, el club de matemáticas o tus tareas de modo que puedas desligarte y pasarla bien. Será uno de los pasos más importantes para madurar.

¿Para qué eres bueno? ¿Cuáles son tus habilidades? ¿En qué debes trabajar? ¿Qué te detiene a conseguir lo que quieres? 

A medida que envejezcas, te darás a conocer mejor. Si tienes a ser perezosa, a estresarte o a posponer las cosas, no deberías sorprenderte cuando llegues a los veinte años y tengas que prepararte para el trabajo. Un adolescente puede salirse con la suya haciendo caso omiso de estas cosas y llamarlo “juventud”. Pero una adulta tiene que ser realista y honesta acerca de las deficiencias, los retos y los lugares para el crecimiento. Crecer requiere trabajar.

Aprende a decir “no”.

Entre más enfatices tu metas a largo plazo tomando decisiones a corto plazo que te llevarán a la dirección correcta, serás más madura. Ser responsable a veces implica rechazar algunas cosas.

Empieza a pagar tus propias cuentas.

Cuando te vayas de la casa de tus padres, probablemente la transición sea difícil. Es muy difícil ser completamente independiente a nivel económico apenas uno termina la escuela o durante ella, pero podrás tomar pasos pequeños para alcanzar tu libertad y responsabilidad financieras. Tu meta deberá ser hacer presupuestos austeros y no depender de nadie para obtener ayudas económicas.

La madurez no está relacionada con la edad. Todos envejecemos pero no todos maduramos. Abstente de depender de otros para definir tus metas. La vida es lo que tú haces de ella. Deja de quejarte y date cuenta de que la vida es, en realidad, lo que tú hagas de ella: viniste a este mundo sin nada, te irás de él sin nada y todo lo que haya en el camino dependerá de ti.

 

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *