Toma nota de nuestros consejos para cuidar la dermis en la menopausia.

En el climaterio, periodo que abarca desde que aparecen los primeros síntomas de la pre menopausia (como las irregularidades menstruales), hasta que finaliza la posmenopausia y comienza la etapa conocida como senectud (a partir de los 65 años), el organismo sufre una serie de cambios, como la disminución de estrógenos y de colágeno, que tienen como consecuencia una pérdida de elasticidad y la falta de hidratación de la piel, que se vuelve más frágil y susceptible a lesiones, que también tienen más dificultades para cicatrizar.

Los principales efectos que tienen el proceso fisiológico conocido como climaterio o menopausia sobre la piel de la mujer son:

Se deshidrata, presentando un aspecto seco y rugoso, pierde frescura y luminosidad, y su tono ya no es uniforme, disminuye su grosor, pierde elasticidad, y se vuelve quebradiza y propensa a lesiones, se intensifica el número y profundidad de las arrugas. Al degradarse las fibras de elastina y colágeno, la piel pierde firmeza y se descuelga. La flacidez se aprecia sobre todo en la parte inferior del rostro y en el cuello, así como en la parte interior de brazos y piernas, aparecen manchas oscuras, sobre todo en las zonas más expuestas al sol, como la cara y las manos.

Protege tu piel del sol.

 Aunque los expertos recomiendan que te expongas a la luz del sol alrededor de 15 minutos cada día para sintetizar correctamente la vitamina D (que juega un importante papel en la absorción del calcio, tan necesario para tus huesos), no olvides utilizar protección solar adecuada a tu tipo de piel, y evitar el sol desde las doce de la mañana hasta las cuatro de la tarde.

Mantén la hidratación.

Utiliza cremas indicadas para hidratar la piel de cara y cuerpo. Para prevenir la deshidratación y alargar la juventud de la piel, es conveniente que empieces a cuidarte mucho antes del climaterio. Beber dos litros de agua al día, y limitar el consumo de cafeína y alcohol, también mejorarán la hidratación de tu piel.

Exfolia tu piel regularmente.

Para facilitar la eliminación de células muertas y limpiar los poros de impurezas, además de estimular la renovación celular.

No fumes.

El tabaco, además de ser perjudicial para la salud, daña la piel y le resta vitalidad y luminosidad.

Practica ejercicio.

Que no solo te ayudará a prevenir la osteoporosis, sino que mejorará la circulación sanguínea, contribuyendo a que tengas una piel más saludable.

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *