Que nada sea capaz de quitar la paz de tu corazón jamás lo permitas.

No permitas que la vida te deje una marca de dolor sino aún en medio de cualquier situación o tormenta por la que estés atravesando, permite una sonrisa en tu rostro, Dolor, miedo, enfermedad, violencia, discriminación, sufrimiento, angustia, temor, tristeza, son palabras que de solo pronunciarlas o escucharlas duele, son situaciones de vida que pesan, ahogan, oprimen, entierran sueños y pueden marcar una vida.

Aún ahí en medio de todo ello, hay amor, fe y paz.

Cada uno, tenemos nuestros días contados y sin embargo cada hora tiene 60 minutos y cada día 24 horas y si bien no podemos alargar el tiempo si podemos ensanchar nuestra voluntad.

A todos nos pasa, y para ese momento, permite que ese diminuto pensamiento crezca y te fortalezca: “respira profundo y con mucha paz”… y entonces sí, reacciona y piensa con calma para poder seguir adelante, seguro de lo que estás haciendo.

Cuando se presenten momentos en tu vida que te acorralan y te impiden seguir adelante.

Permite que ese diminuto pensamiento tome el control y tú, reconoce que en medio de un espiral, hay una salida. Trato de tomar aire, de respirar profundo de concentrar mi atención para seguir adelante pero me duele y volteo a ver el cielo como para encontrar un consuelo un rayo de sol que me acaricie la piel y el dolor se detenga. Cuando entiendas que no se trata de luchar sino de aceptar y fluir, habrás entendido la vida.

 

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *