Muchas personas no se defienden porque no saben como hacerlo.

Sienten que se les falta el respeto pero desconocen cómo poner límites y defenderse con seguridad y habilidad. No saber defenderse lleva a sentir baja autoestima, ya que la persona termina sintiéndose merecedora de ese trato.

Otras personas piensan que si se defendieran podrían correr el riesgo de alejar de sus vidas a los ofensores, piensan que podría poner la relación en peligro y prefieren no arriesgar. La baja autoestima, la timidez, las carencias en la capacidad para relacionarse socialmente y la dependencia emocional suelen ser los motivos de estos comportamientos.

Somos nosotros los únicos que podemos poner fin a este tipo de actuaciones.

Si eres de los que sufren este tipo de comentarios y te ves sin recursos, la comunicación es tu mejor arma.

Ignora con la palabra y con los gestos. 

Ignorar es la mejor manera de no dar valor al comentario. Ni pidas una explicación, ni te enojes, ni mires con ojos ofendidos. Simplemente ignora. Muchas de las provocaciones buscan que reacciones. No hacerlo es la mejor respuesta.

No razones, ni te justifiques, ni te muestres dolido. 

Decir un simple “anda, vaya, pues igual” es suficiente. Imagina un comentario con humillante del tipo “¿y para esto has estado todo el fin de semana trabajando?”. Si contestas con un “anda, no lo había pensado”. Además de quedar absurdo y descolocar a quien critica, te permite coger control.

Desvía el tema.

Ante la situación anterior, mismo comentario, también podrías contestar. “Gracias, sí, pasé una mañana genial paseando con los niños por el parque, ¿y tú fin de semana?”.

Di que te sientes ofendido y pide una disculpa. 

Si crees que vale la pena, la persona o el momento, dile algo así como “lo que has dicho es ofensivo y quiero que te disculpes”.

Si nada de lo anterior funciona, pon límites. 

“Con tu forma de expresarte y de hacer crítica no estoy dispuesto a seguir con esta reunión”. Y abandona físicamente el lugar de la reunión.

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *