El tiempo no cura, tu mente lo asimila.

Necesitamos tener esa esperanza en los momentos más oscuros. Queremos creer que el día de mañana estaremos mejor. Pero lo cierto es que es una creencia falsa y peligrosa.

Es cierto que es una frase que nos sirve para alentar y dar ánimos a quien está pasando por un momento muy delicado y doloroso. Pero al decirle eso a alguien le estamos instando a que no haga nada por superar su problemática, y que deja actuar al tiempo como único método para aliviar su malestar. Es un engaño que puede hacer mucho daño a la persona que acepta la afirmación de que el tiempo todo lo cura como algo real.

Todo el dolor  queda almacenado en nuestro interior.

Una vez dentro de nosotros irá  aumentando silenciosamente hasta que el daño sea demasiado grande para superarlo.

Si confiamos en el tiempo nos convertimos en entes pasivos dispuestos a dejar nuestras vidas en manos de los caprichos de un destino incierto. No podemos esperar que el tiempo haga todo el trabajo, mientras que nosotros nos ponemos en un segundo plano a la espera de la esperada cura.

Entre las consecuencias de dejar pasar el tiempo y no actuar en la problemática que estamos sufriendo, nos encontramos con la ansiedad, el estrés, la depresión, etc.

Cuando una problemática no la hemos superado queda ahí en nuestro interior.

El tiempo quizás pueda hacer que nos olvidemos de ello. Pero todo lo que no se supera siempre vuelve. En cuanto nos enfrentemos a una situación igual de dolorosa, todos “nuestros fantasmas pasados” regresan. Por ese motivo es necesario que pidamos ayuda, y superemos aquello que somos incapaces de afrontar por nosotros mismos. Sólo podrá cerrar esas viejas heridas tratándolas. Con ello podrá iniciar una nueva y fructífera etapa.

 

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *