La madurez personal no tiene nada que ver con la edad, sino con la actitud.

El amor maduro no entiende de edad. Y es que en muchos casos cuando se llega a una edad madura pensamos que las puertas del amor se nos habían cerrado para siempre y cuando la encontramos valoramos más aún a nuestra pareja y buscamos algo más consolidado,  esa sabiduría de las emociones que solo la experiencia de malos amores nos da.

No seamos el resultado de nuestras decepciones y fracasos.

Pongamos la mejor actitud ante todo lo experimentado. De esa forma, el amor maduro se formará con una dosis de sabiduría para construir aquello que de verdad importa: presentes felices, presentes dignos y apasionados donde descubrirse el uno al otro donde ninguno de los dos miembros renuncia a sus pasados, simplemente se aceptan,

Todos hemos vivido esa etapa donde nos dejamos llevar por el enamoramiento, donde se siente pasión y la necesidad del uno por el otro. Pero son pocos los que han comprendido cuáles son los mecanismos del amor auténtico y duradero. Pocos an comprendido que amar es saber construir.

Los amores en la edad madura ya conocen sobradamente lo que es estar enamorado.

Desean intimidad y disfrutar de espacios comunes pero respetando a la vez la individualidad de cada uno. Ansían un vínculo fuerte y noble en el que trabajar e invertir cada día por ese pacto implícito pero presente: el amor, y lo que ansían en esta etapa de la vida es algo mucho más profundo. El amor maduro ya no necesita demostrar nada y sabe muy bien lo que quiere.

 

Autor: Sisi Chu

Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista y programadora expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me dedico al deporte como instructora de aerobicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *