Cada vez que derrames una lágrima, acuérdate que existen razones para tener una sonrisa.

0
7

Hay noches en las que nos quedamos pensado en lo solas que estamos, y es posible que reflexionando sobre nuestro día y en aquello que hemos pasado a lo largo de la vida, nos damos cuenta que hay ciertos acontecimientos que nos han llenado de rencor creando un enorme hueco en nuestro corazón que se hace más grande con cada día que pasa.

Debemos darnos cuenta que cada día el mundo nos necesita y que no hay lugar para la tristeza, ni mucho menos para la soledad. Es difícil luchar contra este sentimiento, pero pensemos que nuestra sonrisa vale todo el oro del mundo, es tan valiosa que merece la pena volver a renacer y ver nuestras vidas con otros ojos llenos de esperanza, confiando en que el problema que tengamos va a cambiar, va a solucionarse… así dejaremos de sentirnos vacías por no hacer nada en aquello que ya no tiene una solución.

Cada vez que derrames una lágrima, también acuérdate de las razones para tener una sonrisa en tu rostro, te aseguro que así tu corazón revive, te vuelve una persona luchadora y sobretodo, te convierte en una mujer muy fuerte, que no le teme a los problemas porque tiene mil razones para solucionarlos.

Recuerda: Eres única, nadie tiene derecho a humillarte aunque sea la persona que más amas en el mundo. Entonces empieza por darte una oportunidad a ti misma, de ser diferente y de dejar esos sentimientos de vacío. Tenemos mucho que dar al mundo y sobretodo a nosotras mismas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here