Comencemos a creer en nosotras mismas, sí que puedo.

0
31

Puedes lograr lo que te propongas, al menos mucho más de lo que hasta ahora has logrado. Muchas veces lo que falla no es nuestro entorno, sino nosotras mismas que no actuamos como personas que realmente creen en sus posibilidades, a veces los sueños tardan en manifestarse en nuestras vidas por lo que muy pronto nos damos por vencidas, convenciéndonos a nosotras mismas de que es porque no tenemos la capacidad suficiente necesaria para conseguir lograr aquello que pretendíamos. No rendidos a las circunstancias y nos creemos nuestras propias justificaciones; como por ejemplo, diciéndonos que “no era mi auténtico sueño”, “lo quería por las expectativas de los demás, no por mí misma”, “eso que pretendía no era para mí…” Y así, una y otra vez, acabamos desistiendo de nuestros sueños.

¿Nos rendimos por sentirnos incapaces?

Cuando miramos en nuestro interior, reconocemos que eso que nos resulta tan imposible de conseguir y por lo que nos estamos rindiendo es algo que realmente deseamos, que no se trataba sólo de “una tontería que se nos metió en la cabeza”. ¿Por qué renunciar? ¿Sólo porque no hemos llegado en el tiempo que nos establecimos? ¿Sólo porque los demás opinan que estamos locas? ¿Sólo porque cuesta un esfuerzo más del pensado?

¡Sí puedo!

Es algo que se debe hacer cada día y en todo momento: mientras te duchas, caminas hacia el supermercado, paseas a tu mascota, vas en el auto rumbo al trabajo, o cualquier otra actividad. Es una técnica que te ayuda tanto si lo haces en voz baja para ti misma, como en voz alta. Lo importante es hacerlo a diario. Se trata de una meditación activa que estimula las hormonas de la felicidad, impacta en tu cerebro emocional y graba en el núcleo de tus células la información precisa a través de mensajeros químicos. Si lo practicas en forma sostenida en el tiempo verás los beneficios.

¡Sí puedo!” A veces no es el mundo lo que tiene que cambiar para que nuestros sueños se hagan realidad; somos nosotras mismas, con nuestro modo de pensar que hemos de cambiar: Comencemos a creer en nosotras mismas, convenzámonos de que podemos lograr lo que queramos: “¡Sí que puedo, que sí!” Cada día repítete a ti misma “sí puedo” y comienza a asumirlo como la realidad, tú sí que puedes:

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here