¿Es la oxitocina un mecanismo biológico para fomentar la monogamia?

0
14

La monogamia no eleva por sí misma los niveles de oxitocina si no existe, además, contacto físico. Esto, pone de manifiesto que la monogamia por sí sola no cumple ningún efecto biológico sobre la fidelidad, ya que los hombres que recibieron un placebo, tanto los solteros como los emparejados.

La oxitocina es una molécula orgánica pequeña, un oligopéptido que consta de sólo nueve aminoácidos. Se produce en el sistema nervioso central, concretamente en el hipotálamo. Desde allí se transfiere a la hipófisis, una glándula que está en nuestro cerebro, dónde se almacena y desde donde se secreta cuando se necesita.

Funcionalmente lo primero que se sabe de ella es que es una hormona.

Viaja por el torrente sanguíneo y actúa en tejidos alejados de su lugar de síntesis. Entre sus acciones periféricas es responsable de los movimientos de contracción-relajación de fibras musculares lisas como las que forman el cuerpo del útero o los conductos galactóforos y, por tanto, produce las contracciones de parto y la secreción de la leche materna.

La oxitocina acelera los partos.

Por este motivo, la oxitocina sintética se ha venido usando en los partos desde los años setenta del siglo pasado. Se administra intraparto por vía intravenosa. Su uso para acelerar las contracciones de parto permite “controlar” en cierto sentido el proceso y se usa en muchos sitios de forma rutinaria, en lo que se denomina protocolo de manejo activo del parto».

El mecanismo que regula la secreción en pulsos de oxitocina durante el parto se desconoce, aunque en mi opinión probablemente el bebé —y su capacidad de recuperarse tras cada contracción— tenga mucho que decir: al fin y al cabo el parto es un proceso de comunicación química entre dos cerebros complejísimo y del que aún sabemos muy poco. La oxitocina sintética atraviesa la placenta y llega al bebé.

Se produce durante los orgasmos, para contraer las fibras musculares que permiten la eyaculación o las contracciones uterinas y probablemente también para facilitar la formación de vínculos de pareja). Está relacionada con la monogamia y la fidelidad. Por supuesto, permite la cohesión entre grupos de personas y es fundamental para las relaciones sociales. Está relacionada con las emociones con la inteligencia interpersonal. Por todos estos motivos la oxitocina se ha denominado «la hormona del amor», el «pegamento social», «la hormona de los vínculos».

Compartir
Artículo anterior¿Crees que todo está perfecto en tu relación de pareja?
Artículo siguienteLo que debes cambiar para encontrar la pareja ideal.
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here