¿Hasta qué punto debemos aguantar a nuestras parejas?

0
41

Así define la palabra “AGUANTAR” el diccionario de la Real Academia Española:

  1. Sostener, sustentar, no dejar caer.
  2. Reprimir o contener.
  3. Resistir pesos, impulsos o trabajos.
  4. Soportar, tolerar a alguien o algo molesto o desagradable.

Aguantar es un verbo (una acción). Es una ejecución que nos hace estar en la trinchera, a sabiendas de que en cualquier momento puede explotar una bomba.

Cuando comenzamos una relación de pareja, no pensamos que el día de mañana vamos a considerar “molesto o desagradable” a nuestro compañero (aun cuando la vecina, la tía, y la propia amiga nos hablan de que deben “soportar a sus esposos”). Crees que tu caso es diferente a la de los demás, pero al final te das cuenta de la realidad. ¿Qué ha sucedido con todo ese amor soñado y prometido?

Y entonces intentas sustentar algo que está por ceder, caer, resbalar… porque piensas que “ya cambiará”. Pero el tiempo demuestra que sucede lo contrario: que los vicios se incrementan, que la desolación invade la cama, la desesperanza desayuna con ustedes y la soledad espía desde la otra ventana…

 Entonces, ¿hasta cuándo aguantar? Hasta nunca. La relación de pareja no es un espacio para reprimir o contener, no es un “ring” para resistir el contra-ataque. La eternidad del amor es la eternidad fugaz de la vida. No te aferres a que las cosas duren más de lo previsto.

Hasta un perfume tiene caducidad y no te lo pondrías si huele agrio o a alcohol. Lo mismo ocurre en las relaciones. No continúes en ellas si amargan tu alma.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here