La felicidad no depende de la fortuna, sino de las miles de cosas que cada día se nos presentan.

0
6

Pero aún quedan muchas personas que saben disfrutar enormemente de las cosas pequeñas de la vida, que incluso aprecian cosas que generalmente calificaríamos de “insignificantes”. Son personas felices, disfrutan de todo, hasta de lo más pequeño. ¿No te gustaría poder disfrutar así de la vida?

Las pequeñas cosas de la vida.

Podemos disfrutar de las cosas pequeñas que la vida nos ofrece: lazos de familia, amigos, libros, flores, alimentos, el agua, el viento, la salud, el abrigo, el sueño, el paisaje de un camino abierto, la lluvia veraniega, el fuego de la chimenea en invierno, el alba, las canciones, el cielo estrellado, el amor en la juventud y los recuerdos en la vejez… ¿Acaso no son estas grandes simples cosas, la verdadera esencia de la vida?

El mundo no parece tener nada especial cuando no lo miramos con buenos ojos.

Pero incluso el objeto más pequeño contiene algo inesperado si se observa con consciente atención. Interpretar y encontrar lo bello en las cosas corrientes debe, por tanto, ser una de nuestras principales prioridades. Después de todo, lo que realmente queremos es ser felices, ¿verdad?  . Todas conocemos algunas frases de grandes pensadores, frases que se nos quedaron marcadas en la mente…  Las reflexiones más bellas suelen ser precisamente acerca de las cosas más simples de la vida. Pero los pensamientos profundos son sólo el resultado del continuo pensar, que halla su alimento simple y esencial en las ocupaciones diarias de nuestro vivir diario.

Así todas conocemos en algún momento de nuestra vida a esa persona que nos habla haciendo que cualquier tema nos pueda parecer interesante, aunque sólo sea acerca de la lluvia o al buen tiempo. Otra amiga, tal vez aprovecha cualquier ocasión para escribirnos unas líneas que recordamos con placer durante años; y otra persona sabe ofrecernos el objeto más simple con tal gracia que nos hace apreciar mucho más lo que nos entrega, por lo que lo guardamos como un valioso recuerdo. Si cada día mirásemos las cosas pequeñas con buenos ojos, nos sorprenderíamos de la inmensa y variada belleza que se nos ofrece y muchas veces pasamos por alto.

Compartir
Artículo anteriorPara disfrutar de la vida hay que vivir plenamente el presente, en este preciso momento.
Artículo siguienteNunca cuentes toda tu vida…
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here