Los celos son una mala compañía

0
162

¿Los celos implican amor?

Es uno de los interrogantes más comunes relacionado con las relaciones de pareja. Ahora bien, que lo sea no quiere decir que sea cierto. Ni se esconde un amor real detrás de los celos ni significa que la otra persona nos importe más.

Experimentar esta emoción tan desagradable y, en ocasiones, compleja suele indicar la presencia de ciertas carencias afectivas que llevan a la inseguridad y el temor. Los celos son una mala compañía, no traen nada bueno para nadie. Profundicemos.

¿Qué son los celos?

Sentimos celos cuando percibimos la amenaza de que alguien nos arrebatará a la persona querida o cuando creemos que ya nos la han arrebatado. Es decir, tenemos miedo a perder a alguien. De esta manera, suele originarse un triángulo interpersonal en el que los protagonistas principales son la persona que amamos, un rival (que pretende quedarse con ella) y nosotros. Además, esta situación, ya sea real o fruto de nuestra imaginación, conlleva que nuestro ego se sienta herido y dañado.

¿Cómo reaccionamos al sentir celos?

¿Por qué a mí? ¿Por qué con esa persona? ¿Por qué me hace esto? Estas y otras preguntas similares aparecen automáticamente en nuestra mente en este tipo de situaciones. Sin embargo, la primera reacción emocional que suele aparecer es la ira hacia la persona que consideramos nuestro rival. El objetivo de esta reacción sería evitar perder a la persona amada o vengarse de quien consideramos culpable de lo ocurrido.

No obstante, también puede existir una relación de propiedad en la que el mensaje de fondo suele ser “eres mío, así que préstame atención”. Desde esta perspectiva, a parte de la ira también aparece la ansiedad, así que no es de extrañar que la persona celosa comience a intentar ejercer el control de la situación para no perder a la persona amada.

La relación entre la inseguridad y los celos

Nuestras inseguridades nos llevan a desconfiar de muchos aspectos que nos rodean, pero sobre todo de las personas. Adorno (1950) postulaba que una mente con una estructura cognitiva mal elaborada tenía como resultado una forma de ser insegura además de una baja autoestima.

Según el autor, los cambios sociales se producen a tal velocidad que resulta muy costoso construir una estructura cognitiva saludable. Y una de las formas de intentar paliar nuestra inseguridad y baja autoestima es a través de una personalidad autoritaria. Por lo que necesitaremos controlar a los demás para sentirnos mejor con nosotros mismos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here