Los infieles «el romance libre o seguridad de un hogar»

¿Por qué algunos hombres infieles no dejan a sus esposas?

El final feliz para la amante no suele ser el más común entre todas las historias de infidelidad. Sorprendentemente, los hombres que engañan prefieren quedarse con sus mujeres en vez de abandonarlas para iniciar una nueva relación. ¿Por qué? Veamos juntas cuáles son las explicaciones más comunes.

En casa tiene todo lo que necesita

La verdad es que está cómodo en casa. ¡Lo tiene todo! Tiene sexo de manera regular, comida, cuidados, hijos, en fin, todo está bien así, ¿para qué arruinarlo? Este hombre es un VIVO que disfruta de la pasión de su amante y de la seguridad de su mujer.

El divorcio es complicado

Nadie quiere afrontarse a un divorcio, es duro, complicado, triste y lo puede dejar en la ruina, ¡en especial si es un hombre infiel! Por eso, mejor se queda con su esposa así como está, pues no tiene nada que perder. Antes de complicarse con abogados, audiencias, cuota alimentaria y división de vienes, prefiere quedarse en la seguridad del hogar.

No se quiere arriesgar

El hombre infiel que está pensando en dejar a su mujer para vivir su romance libremente también reflexiona sobre lo que vendrá, y no está muy convencido de tomar la decisión. ¿Y si la amante no es tan buena como parece? ¿Y si se aburre y se da cuenta que extraña a su mujer? ¿Y si la pierde para siempre y se queda sin nada? Entonces, para no arriesgarse, opta por quedarse con su mujer, que la tiene “asegurada”.

No quiere perder la familia que logró

Y los hijos pesan… Si abandona a su mujer por una amante sabe que perderá continuidad con los niños, que no podrá verlos cada día, que ya no compartirá las cosas cotidianas de una relación padre e hijo, y que todo cambiará para siempre. Si se va de casa teme perderlos también.

“Ama” a su esposa

Y como no podía faltar el “verso del infiel”, dice que a su mujer la ama por sobre todas las cosas y que lo que hizo jamás va a volver a pasar. Entre otras cosas, suele echar culpas a la amante: “Ella me perseguía”, “No significaba nada para mí”, etc, cuando la verdad es otra. Muy pocos aceptan lo que hicieron tal cual sucedió. Pero muchos vuelven “arrepentidos” a llorar por una nueva oportunidad.

6 formas en que ellos disimulan una infidelidad

Están los típicos mujeriegos, o aquellos que la vida les pone en el camino la tentación y no pueden decirle que no. Pero todos, a su manera, buscan la manera de disimular la infidelidad a su pareja, ¿Cómo? En Mujer recopilamos las 6 formas en que los hombres ocultan una infidelidad, para que si tienes la duda, sepas cómo, dónde y qué buscar.

1. Usan una dirección de correo electrónico secreta

Los hombres infieles abren una cuenta de e-mail paralela, y es la que usan para inscribirse en sitios de citas y enviarse mensajes con sus amantes. Por supuesto, la pareja desconoce en absoluto la existencia de esta dirección, y todo se desarrolla en secreto

2.  No se lo dicen a nadie

Para que el secreto de una infidelidad no corra riesgo de ser descubierto, no hablan del asunto con nadie. Ni amigos, hermanos, mucho menos colegas de trabajo están al tanto de la existencia de una amante, Claro que pierden su oportunidad de hacer alarde de la conquista, pero el precio por un error es mucho mayor.

3. Borran el historial de la computadora

Para no correr el riesgo de que su pareja investigue el teléfono o la computadora, borran el historial de páginas de citas visitadas desde el ordenador, y el de llamadas y mensajes del teléfono celular, en definitiva, eliminan toda huella posible.

4. Mantienen la rutina

Otra forma que tienen los hombres infieles de disimular una infidelidad, es procurando no cambiar en nada la rutina que tenían antes del affair. Además de algún día de trabajar “hasta tarde” en la oficina, los supuestos miércoles de fútbol con amigos ya son una visita obligada con su amante.

5. Manejan la culpa

Algunos hombres que engañan a sus esposas se sienten culpables, y tratan de lidiar con ello haciéndoles regalos o siendo más atentos. Pero muchos hombres aprenden a manejar la culpa, y esa es su mejor arma para mantener su romance extramatrimonial a salvo.

6. Inventan excusas creíbles

Cuando un hombre se va a encontrar con su amante, para no ser descubierto, inventa un pretexto creíble, y arma toda una puesta en escena para que así sea. Días antes del encuentro, va mencionando una reunión, o la invitación de un amigo, por ejemplo.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *