No me abandonaste, me liberaste

0
21

¿Te has sentido abandonada… aun teniendo pareja?

En el matrimonio, el paso del tiempo, la rutina, el aburrimiento y la falta de interés en el otro hace que la relación se deteriore y tengamos una sensación de abandono y de soledad, y eso nos lleva a buscar una solución…

Lamentablemente, la solución no siempre se busca dentro del hogar. Se puede llegar al punto de ver a la pareja como un estorbo para conseguir nuevos proyectos en la vida y entonces empiezan los conflictos y los periodos de abuso, maltrato, infidelidades, humillaciones y vejaciones… y por supuesto, afectando a las partes más vulnerables de la familia, como lo son los hijos cuando los hay.

Con ello empieza la lucha por querer hacer que la relación vuelva ser como antes, como cuando empezaron y se juraron “amor eterno” o “hasta que la muerte nos separe”. Casi siempre es la mujer quien lucha y se desespera, llora y sufre, pide y ruega por ese amor que le está siendo arrebatado…

¿Pero qué es mejor? ¿Nadar contra la corriente o aceptar que todo está perdido?

 Nadar contra la corriente sería seguir en la lucha sin más contendientes que una misma, porque es bien sabido que una lucha es de dos, que los intereses tienen que ser mutuos y por supuesto, que el deseo de salvar la unión debe ser de ambos. Irónicamente, suele ocurrir que cuando la mujer da todo de sí para salvar la unión, recibe más humillaciones, desprecios y hasta golpes físicos de quien dice no amarla más. Y así, al final llega la separación, ya sea porque él se fue o porque tú lo dejaste. El abandono que se sufrió en el alma, ahora es físico. La mujer se queda con un sentimiento de abandono, sintiendo que ha sido dejada atrás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here