No se acaba el amor con sólo decir adiós.

0
19

Nos preguntamos mil veces si será verdad que algún día aprenderé a ignorarte, a no estar buscando en tu perfil qué haces, o mirando a ver quien ocupa hoy tu corazón… Olvidar no es fácil, y aunque me hiciste daño, por algún motivo sigo buscando noticias tuyas.”

La vida nos va enseñando que por muy negro que sea vea el sendero, al final siempre hay una luz que nos traerá una nueva oportunidad, de volver a vivir de nuevo, con muchos menos fallos de los que ahora tenemos, pues desgraciadamente se aprende a golpe de sufrir y caer muchas veces. Así, a golpes, es como aprenderemos a ignorar quien que tanto mal nos hizo.

Hacer una promesa de amor a una persona, es como poner tu huella digital, supone un compromiso de amor.

Ese compromiso conlleva responsabilidades que hay que cumplir, porque si fallas o te fallan, no puedes volver a creer en aquella persona, como tampoco podrían creer en ti. Esos hombres comúnmente te escriben mensajes por privado, emails, correos, te abren casualmente la ventana del chat, del Messenger, etc., diciéndote que “ella no significa nada para mí”, “siempre te amaré”, “acabaré volviendo contigo”, etc. ¿Pero qué se creen? ¿Qué se piensan que somos las mujeres, aves de paso? ¿Piensan que cuando les da la gana pueden volver para luego volverse a ir con la otra persona? ¿No es hora de respetarnos más?

Si ya no está, que ya no vuelva.

Nada de estar llorando todas las noches porque cada vez que vas a ver su perfil está regalando amor a cualquier mujer que se le cruza. Pero no, dice que “sólo te ama a ti”, eso te lo dice y tú como buena mujer le sigues creyendo. El tiempo pasa para todos, y a cada uno nos toca pagar lo malo que hacemos. No puedes ir por la vida rompiendo corazones y después quedarte tan tranquilo, no, la vida no es así.

Una persona que no tiene palabra no sirve para nada, porque para tener relaciones sexuales cualquiera sirve, pero para tener una vida en común no sirve quien no sabe cumplir su compromiso. A esas personas hay que dejarles pasar, son como los trenes, algunos te sirven otro no.

Aprende a tener tu espacio, piensa, y reacciona.

El tiempo siempre hace lo suyo, y aunque es verdad que a los patanes se les quiere más, eso es sólo porque somos muy masoquistas, porque no somos capaces de borrarle de nuestra mente, prueba a empezar de nuevo, da una oportunidad a tu dignidad de mujer y no le busques por ningún lado. Es difícil porque la tentación de saber qué hace siempre está ahí, pero debes superarlo porque como mujer mereces respetarte a ti misma.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here