Nunca es tarde para mejorar la relación con tus padres

No importa qué edad tengamos los padres siempre estarán presentes de alguna u otra manera en nuestras vidas. Podemos verlos como un regalo o no, lo que sí es que debemos es estar agradecidos con ellos por habernos otorgado la oportunidad de vivir. Hay toda clase de padres, aquellos sumamente preocupados, responsables, cariñosos y otros que simplemente no lo son tanto, muchas veces no tenemos piedad a la hora de juzgarlos por sus acciones, no nos detenemos un momento a pensar sus razones. Pero en realidad ¿Quiénes somos para juzgarlos?

raquel díaz reguera

Ninguna relación es fácil, mucho menos perfecta y todas son muy diferentes. Lo que si podemos decir es que si tienes a tus padres a tu lado o solo a uno de ellos nunca es tarde para valorarlo y dejar de dar todo por sentado. De jóvenes no nos damos cuenta de todo lo que dan ellos por nosotros, es increíble lo que puede llegar a hacer el amor de un padre para con sus hijos y es que es una conexión mágica lo que surge desde que un pequeño llega a la vida de sus padres, y muchos de nosotros no nos damos cuenta de ese lazo hasta que lo vivimos, y nos convertimos en padres.

Si estás interesado en conseguir esa relación que tanto quisiste o que tanto quieres con tus padres, te dejamos unos consejos para que encuentres ese equilibrio que buscas entre ambos:

El respeto: La base de cualquier relación que tengas en la vida es sencillamente este valor, trátalos como te gustaría que te tratasen, no olvides que ellos son las figuras de autoridad  y aunque muchas veces pueden llegar a sacarnos de quicio nunca levantes tu voz por encima de la de ellos. Aunque suene fácil esto requiere mucha paciencia y si eres joven es hora de que la vayas poniendo en práctica, ya que en la vida van a ocurrir miles de situaciones donde la vas a necesitar. Respira cuenta hasta 3 en la discusiones y haz notar tu punto  de vista de una forma respetuosa y educada, quedarás mucho mejor y favorecerás la armonía de la relación.

CYhX9m3WYAATzG1

Recuerda que aunque seas mayor, independiente, incluso que ya tengas hijos y una familia, no te da derecho a irrespetarlos, el respeto es esencial en cualquier etapa de la vida, da el ejemplo y deja tu orgullo a un lado.

Acepta las consecuencias de tus actos: Suele suceder que en cierto momento de nuestras vidas nuestros padres no dejan  un cargo de responsabilidad mucho más grande, ya sea desde cuidar a nuestro hermano pequeño hasta ir a una fiesta. Comprométete y cumple, gánate la confianza de tus padres sin mucho esfuerzo, solo tienes que acatar las indicaciones, esto hará que ellos confíen en ti y como resultado te darán más libertad, ten presente que el día que los defraudes volver a recuperar toda esa confianza será muy difícil.

Y esto no solo aplica con los jóvenes cuando eres adulto  tienes otros tipos de responsabilidades, ya sea desde llevarlos al médico o tal vez por alguna que otra cosa en el súper, al pasar de los años nuestros padres se sienten como una carga y es importante que le hagas notar que no es así y que todavía cuentan contigo para todo.

Tiempo de calidad: El tiempo que pasas con tus padres y familiares es algo que no puedes tomar a la ligera, todos quieren compartir esas fechas relevantes contigo así que no lo desaproveches. Cumple años, navidades, vacaciones, busca un espacio en tu agenda por más ocupado que estés en el trabajo siempre puedes tomar unos días para desconectarte y estar con tus seres queridos, al pasar de los años la alegría te invadirá y mirarás al pasado con cariño.

CY7qEWWWkAAcf7_

Tus opiniones son importantes: Debes haber escuchado aunque sea un par de veces que la comunicación es la clave de cualquier relación, y es la pura verdad. Tus pensamientos, ideas y opiniones son más importantes de lo que parece, ¡exprésalas!  Durante la cena, en las reuniones familiares o cuando se vayan de vacaciones, no te guardes nada, obviamente expresándote de forma asertiva, respetuosa y considerada. Escucha también las opiniones de tus padres y tenlas en cuenta, poco a poco los irás conociendo de una mejor manera y esto sin duda ayudará a que su relación sea excelente.

Perdona: Quizás sientas que existen daños generados hacia tu persona, piensa que los hijos no vienen con un manual y que todos cometemos errores, todos estamos en un proceso de aprendizaje, por lo que lo mejor es perdonar de corazón y abrir paso a sentimientos más enriquecedores… El perdón también puedes concedértelo tú mismo en caso de que sientas que has cosas que perjudican la relación con tus  padres… y para ellos el perdón está prácticamente tácito para cualquier hijo.

tumblr_n4v9aiENba1qe1xrwo1_1280

Por último y no menos importante sé agradecido, tus padres también son seres humanos con virtudes y defectos, cuando somos jóvenes podemos ser hasta crueles con ellos,  a medida que crecemos se va haciendo se hace más notorio que procuran todo lo que pueden por vernos felices. Nunca es tarde, para una disculpa, para un abrazo o un te quiero, ellos te lo agradecerán.

Este artículo fue realizado gracias a RINCON DEL TIBET. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *