Quédate con quien te acompañe a volar, no con quien te detenga…

0
10

Cuando hablamos de amor, debería estar tácito que entre las dos personas existe un sentimiento que trabajará en pro del beneficio del otro, con la intención plena de dar impulso o servir de motor de ser necesario para ayudar al otro a alcanzar sus sueños y en caso de que crea no tenerlos, ayudar a encontrarlos y si en definitiva no los tiene, procurar que se apasiones de tal forma con la vida que le sea inevitable soñar.

Muchas veces nos encontramos en el amor a personas que no solo no nos ayudan a volar, sino que por el contrario quieren cortarnos las alas, quieren que olvidemos que podemos volar o sencillamente quieren atarnos para que no podamos emprender nuestro vuelo.

Por lo general este tipo de amor no es más que una cubierta o un disfraz de las inseguridades, del miedo… Temen que si volamos alto los dejemos, temen que nos alejemos, se sienten más seguros con nosotros atados, más tranquilos, sienten incluso que si no podemos volar por nuestros medios, iremos de copilotos en sus vidas, ayudándolos a alcanzar lo que quieren, a llegar a donde siempre han querido estar.

Limitar a quienes amamos por sentirnos nosotros mejor es una de las actitudes más egoístas que podemos tener… amar a alguien es justamente impulsarlo, que si esa persona vuela más alto no sea un motivo de frustración, de miedo a lo que pasará luego y mucho menos de envidia.

Muchas veces solo por la necesidad de controlar, de sentir que solo ellos tienen el poder para emprender sus vuelos, se limitan y se sabotean las oportunidades del otro.

Inclusive con frecuencia ocurre que ante la falta de intención ante la vida, quieren sencillamente aniquilar los deseos de volar del otro, solo para mantenerse en el mismo círculo de confort.

La capacidad de sabotear la vida de alguien que desea de cualquier manera superarse puede tomar magnitudes asombrosas, puede pasar por hacer sentir a la persona que no cuenta con las capacidades necesarias, que está muy joven o muy viejo para algo, que ya la oportunidad pasó, que las cosas cambiarán para mal, que sacrificará algo de valor por lo que desea conseguir… En fin, pueden usar millones de argumentos que desmotiven a quien asoma sus alas así sea para hacerse consciente de que las tiene.

Rodéate de personas que te apoyen, que te impulsen y motiven… Asegúrate de que quien te ame respete tus ganas de volar y de brillar por tu propia luz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here