Quién no cree en el amor, está parada en el miedo.

0
7

Cuando las experiencias en el terreno amoroso no han sido satisfactorias y hemos “sufrido” los avatares del ser amado, vamos creando una costra en nuestra alma y tejemos pensamientos negativos respecto del amor. Hay mujeres que creen en el amor como una posibilidad de vida, otras que lo rechazan.

Se dice que los seres humanos sólo tenemos dos emociones, miedo y amor; claro, luego existen infinidad de sinónimos para referirnos a lo mismo. Los  psicólogos establecen que podemos pararnos en el umbral del Amor o del Miedo, que podemos oscilar de un punto al otro; pero que definitivamente no podemos estar en los dos al mismo tiempo.

Quién no cree en el amor, no cree porque no tiene experiencias positivas.

Cuando digo positivo quiero decir que no tiene la sensación de ganancia, de no lograr vincular algún episodio de su vida con un extra,  o valor agregado que el amor supiera darle. Será que en sus primeros años no lo recibió de sus padres; su contexto familiar ha sido frío y distante; o en la adolescencia /adultez ha vivido traumáticas relaciones.

De una u otra forma es un lugar de “cuidado y protección,” el miedo se instala en la mente para “defendernos” de algo que puede ocurrir. Si vivimos viendo una relación con abusos físicos y mentales; y nuestros padres o madres nos enseñaron que eso era amor, lo repetiremos en nuestras relaciones; porque hemos sido amamantadas con esas creencias. Salir de ellas implica una gran fuerza interior.

El amor es una energía sublime, que respeta, que crea, que genera, y multiplica.

La mente puede llevarnos a pensar que ya no cree en el amor, y aunque para algunas personas no es molesto vivir solas, muchas otras no pueden vivir sin la compañía del sexo opuesto, porque está arraigado en si mismos que el ser humano no nació para vivir en soledad toda la vida. Una o varias desilusiones en el amor pueden hacernos pensar que “todos son iguales”, que no hay nadie que ame de verdad o que nunca el amor te será correspondido cómo debiera serlo.

Crees que el amor verdadero no existe… Pero el hecho que lo digas o lo pienses no significa que sea verdad, búscalo en ti, en tu familia, en tu entorno y en todas esas cosas maravillosas que puedes disfrutar a diario. No cierres tu corazón al amor, si antes no te ha ido bien, analiza que es lo que estás haciendo mal o cuan precipitadamente estás tomando una decisión.

Compartir
Artículo anteriorEl amor puede perdurar, pero las fantasías se han de borrar.
Artículo siguienteEl mito del ave Fénix o el maravilloso poder de la resiliencia
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here