Soy soltera por mi propia decisión.

0
29

Desde nuestra madurez personal hemos aprendido a no depender de ningún hombre. Amamos, y nos gustaría encontrar el amor adecuado, pero no estamos desesperadas, las mujeres solteras  también escogemos ser libres y felices.  Una de esas creaciones en la mujer es “la siniestra edad de los 30 años” y su “íntima relación con la ausencia de pareja”. ¿Qué son 30 años en la vida de un ser humano? En realidad apenas hemos vivido unos 25 años; pues los primeros 15 años son digitalizados por los padres y la familia.

Tener 30 años y ser soltera, sigue siendo un tabú en nuestras sociedades. Con el término tabú designamos “cosas que no se pueden hacer, o decir debido a prejuicios o convenciones sociales”. Y este sigue siendo un gran prejuicio de la sociedad, pues 30 años es una edad para estar casada y tener varios hijos a los que criar.

¿Qué pasa cuando no sucede lo esperado por los ojos de los demás?  

En muchas circunstancias, quién no cumple una regla tácita es orillado al olvido. Los esposos de las amigas nos ven como “tentaciones que pueden torcer el camino de sus afables esposas”; nuestras madres como “rebeldes sin causa”, y los hombres como “muñecas con algún defecto”, si a esta edad no estamos en matrimonio, divorciadas o viudas, ¿algo tendremos que tener, verdad?  

Están los que dicen que nuestro carácter es fuerte y que nadie nos soporta, que somos demasiado exigentes, que no tuvimos suerte en el amor, que nos dedicamos mucho al trabajo, que no queremos compartir, que tenemos miedo a ser heridas, que estamos presas de nuestras libertad. Yo creo que si hemos llegado a esta edad en la que alcanzamos determinada madurez emocional e intelectual sin pareja, no es por azar, sino por elección.

Nos sentimos completas aún sin una pareja.

Las que apostamos cada día a nuestros sueños y proyectos; y nos encanta estar enamoradas; pero no es el fin de nuestra existencia. Porque habiendo posibilidades de coincidir con alguien, elegimos lo que realmente queremos para nuestras vidas; y cómo queremos ser tratadas.  Cuando me dicen: ¿Por qué tan guapa e inteligente y no tienes esposo o pareja? Con aire sarcástico respondo: “Mi vida es maravillosa y no necesito arruinármela”

¡Soy soltera! Si ‘tengo 30 y  elijo mi libertad, no porque no la quiera compartir, sino porque no quiero a mi lado un hombre para recostarme a descansar mis necesidades emocionales a su sombra; porque quiero un amor que sume, que multiplique todo lo que soy y lo que seré; y si ese ser no está disponible para mí; así como estoy yo sigo siendo feliz. Mi felicidad me pertenece. Soy la dueña de mi vida.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here