5 virtudes de las mujeres sabias

No es que exista un grupo de mujeres sabias y otro de mujeres torpes. Toda mujer, y todo ser humano en realidad, llevan dentro de sí la semilla de la sabiduría. Lo que pasa es que algunos escuchan el rumor de esos aprendizajes, mientras que otros prefieren hacer oídos sordos a su rumor.

Vamos a ponerles el adjetivo de sabias a aquellas mujeres que han logrado superar en gran medida los prejuicios y falsas creencias que giran en torno a lo femenino.

Hay muchas virtudes que definen a las mujeres sabias. Sin embargo, aquí hemos dado relevancia a 5 de ellas. Se trata de rasgos complejos, que solamente se alcanzan cuando la mente y el corazón han recorrido un proceso de evolución sano. Son los siguientes.

1. Solidaridad de género, una virtud de las mujeres sabias

Mujer meditando

La envidia es una flor maligna que crece con facilidad en el terreno de lo femenino. Las mujeres sabias son conscientes de ello, porque han invertido parte de su tiempo reflexionando en esta realidad. Saben también que esas descalificaciones y esas críticas mordaces entre mujeres son solamente un rezago de un sentimiento de inferioridad.

Las mujeres sabias entienden que cuestionar a las demás mujeres no las hace mejores, sino todo lo contrario. Por eso, se alegran de los triunfos de sus amigas y evitan a toda costa esas conversaciones insulsas en las que la critica hace de piedra para lapidar la apariencia de las demás.

2. La independencia afectiva: actuar por convicción

La independencia no consiste en tener dinero propio para gastar, ni en vivir de forma autosuficiente, como si no necesitaras de nadie. Tampoco tiene que ver con el hecho de vivir en soledad o con desechar las relaciones porque ninguna llega a ser importante.

La independencia se refleja sobre todo en la capacidad de tener convicciones propias y ser consecuentes con ellas, sin importar lo que piensen o digan las personas que están en el entorno.

Un rasgo distintivo de la sabiduría es el buen sentido del humor. Cualquiera que haya vivido lo suficiente sabe que la risa es una excelente respuesta a las vicisitudes e ironías de la existencia. Finalmente, buena parte de las situaciones que experimentamos no tienen remedio, y es ahí cuando la risa ayuda a aceptar lo inevitable.

El sentido del humor le pone color a cualquier momento. Las mujeres sabias entienden que reír es un acto de libertad. Por eso saben hacerlo. No andan en busca de alguien que las divierta, sino que han aprendido a encontrar por sí solas esa faceta lúdica que hay en toda situación.

Mujer pensando junto a la luna

4. Realismo, cuando dices adiós a los cuentos de hadas

Casi todas las mujeres han sido educadas para que se conviertan en unas eternas románticas. Muchas veces hasta las más espabiladas y educadas siguen llevando en su interior una suerte de nostalgia por la inexistencia de los amores perfectos y los finales felices. Algunas renuncian a los sueños románticos con cierta amargura.

Pero las mujeres que han logrado hacerse sabias piensan y sienten de manera diferente. Las mujeres sabias aprendieron a decirle adiós a esas fantasías que solamente traían consigo frustraciones. Entendieron que la dimensión de pareja es una más de la vida y no una revelación mágica que cambia todo para siempre.

5. Autocuidado, la conquista de ti misma

Hay una diferencia grande entre el autocuidado y la vanidad. El autocuidado tiene que ver con la protección de la integridad propia. Del bienestar personal, de la salud. También, por supuesto, involucra a la apariencia. Tiene que ver con sentirse agradable de un modo propio. Es decir, los demás no son los que dicen cómo debes verte bien, sino que eres tú quien lo decide.

Mujer leyendo representando a las mujeres sabias

La vanidad, en cambio, busca complacer la mirada de los otros. Es un rasgo propio de las mujeres que quieren ser juzgadas con gestos aprobatorios por los demás. Necesitan que las vean bellas y para lograrlo son capaces de todo, incluso de pasar por grandes incomodidades o de poner en riesgo sus vidas. Su concepto de belleza lo dictan las revistas, los anuncios, el mercado.

Los rasgos que definen a las mujeres sabias tienen que ver con un elemento común: el amor propio. Es fácil decirlo, pero para poder construir una auténtica autoestima se deben superar muchos prejuicios y fantasías. El esfuerzo vale la pena porque al final el premio es una vida más libre y plena.

5 secretos de las personas que sufren ansiedad

La ansiedad es una de las emociones que más sufren las personas. Esta junto al estrés se convierte en una afección que nos provoca una sensación de malestar difícil de dejar atrás. Cuando sientes una amenaza, cuando visualizas algo de forma negativa, cuando te ves presionado, la ansiedad te aborda con el afán de poder hacerle frente de la mejor manera a ese problema.

La ansiedad es una reacción normal, pero que encierra muchos secretos. Las personas que sufren ansiedad no lo pasan nada bien y lo peor es que no se ven comprendidas por aquellos que no padecen este problema.

1. Necesitan compasión

niña-con-elefante

Las personas que sufren ansiedad, en ocasiones son vistas como personas locas. Debido a esto, se sienten incomprendidas y no saben a quién acudir para desahogarse. Es un problema natural que muchas veces no tiene explicación. Sufro de ansiedad y no sé por qué, ya que pueden influir varios factores en nuestra vida diaria. Por eso, una persona que sufre ansiedad necesita compasiónAlguien que pueda escucharla sin juzgarla, sin reproches, sin críticas.

No es necesario que la entiendas, pues si nunca has sufrido ansiedad probablemente te resulte muy difícil ponerte en su piel. Pero, asegúrate de que sabe que estás ahí, que te tiene a su lado. Eso, aunque no lo parezca, le ayudará bastante.

2. No pueden escapar de lo que los ataca
Si eso que nos provoca ansiedad nos acorrala y no podemos escapar de ello, ¿cómo salir de esa situación que no hace más que incrementar nuestra ansiedad? Piensa que la persona que sufre ansiedad no la ha elegido. Esta viene por una serie de factores que la persiguen y la acorralan generando este estado que muy pocos logran comprender.

Por mucho que intenten escapar es imposible. Nada las libera de esa ansiedad que les persigue como su propia sombra allá donde van. ¿La solución? Deben enfrentarse a aquello que les provoca ansiedad. Escapar no es posible, solo buscar dónde está el problema, encontrarlo e intentar solucionarlo.

3. Hasta lo más simple los satura

escaleras-en-el-aire

La ansiedad roba energía y llegado el momento llega a ser tan grande su poder que hasta cualquier pequeña cosa llega a saturar a la persona que sufre ansiedad. Es normal que en ocasiones nos sintamos desbordados, pero ante algo pequeño que no debería provocar ni un mínimo de estrés esto no es habitual.

¿Por qué le ocurre esto a las personas que sufren ansiedad? Porque están tan rodeadas de esta emoción que, como no logran lidiar con ella, esta las va absorbiendo.

4. Se preocupan por cosas ridículas
Las personas que sufren ansiedad al igual que cualquier cosa por pequeña que sea los sume en un estado de ansiedad increíble, también les afectan detalles aparentemente insignificantes. Eso no debería suceder, pero como viven rodeadas de ansiedad, lo que hacen es adelantarse a los acontecimientos, visualizando lo que podrá ocurrir.

El miedo a la ansiedad provoca que eso que estén visualizando sea bastante negativo. Esto no hace más que provocar que la ansiedad se vea atraída por estos pensamientos. Realmente, no pueden evitarlo y por eso necesitan a personas que puedan ser comprensivas. Siempre se adelantan a los acontecimientos y eso provoca una llamada a la ansiedad que no es más que una preparación hacia ese miedo del que son muy conscientes.

5. Sus miedos son reales
Pueden parecernos increíbles los miedos que provocan ansiedad en algunas personas, pero aunque tú no seas capaz de comprenderlos o compartirlos no implica que no sean reales. Desde luego, los miedos de las personas que sufren ansiedad son muy reales. Es real en su mente y ello les provoca esa reacción de la que no pueden librarse.

Las personas que sufren ansiedad cuando se encuentran con sus miedos piensan que no pueden controlarlos. De hecho, son los miedos los que las controlan provocándoles esa ansiedad que tanto temor les da.

Si sufres ansiedad sabrás perfectamente que si crees que no puedes controlar una situación o superar un miedo esto así será. Todo lo que creas, lo que tu mente piense, se hará realidad.

casas-en-el-aire-representando-la-ansiedad

No permitas esto. Aprende a comprender a las personas con ansiedad y a tu propia ansiedad si la padeces. Nunca escapes de aquello que te la provoca, intenta saber ¡qué la origina! Solo así podrás empezar a solucionar y a enfrentar tus miedos. ¿Estás preparado para ello?

La mujer en el amor después de los 40

“Cuando una mujer toma la decisión de abandonar el sufrimiento, la mentira y la sumisión. Cuando una mujer dice desde el fondo de su corazón: ‘Basta, hasta aquí he llegado’. Ni mil ejércitos de ego y ni todas las trampas de la ilusión podrán detenerla en la búsqueda de su propia verdad.

Ahí se abren las puertas de su propia Alma y comienza el proceso de sanación. El proceso que la devolverá poco a poco a si misma, a su verdadera vida. Y nadie dijo que ese camino sea fácil, pero es ‘el Camino’. Esa decisión en sí, abre una línea directa con su naturaleza salvaje y es ahí donde comienza el verdadero milagro”.

La mente y el alma tienen sus propios ciclos y estaciones que recorren diferentes estados de actividad y de soledad, de buscar y encontrar, de descansar, de pertenecer e, incluso, de desaparecer.

Cuando una mujer madura, las relaciones con ella son diferentes. Incluso la relación que tiene consigo misma va un paso más allá.

Digamos que alrededor de los 40 es cuando una mujer siente una necesidad que no puede dejar de atender: la de regresar a sí misma. Este es el punto emocional en el que aprendemos a saludar a nuestros recuerdos en el momento oportuno, a bailar y a calmarnos con ellos.

Es el momento en el que se ama el alma más allá de nuestras equivocaciones y de lo terrenal. A partir de estas edades, amando a nuestros semejantes se descubre un corazón sereno con sangre ardiente que nos ayuda a comprender qué clase de criaturas somos, con nuestras fortalezas y nuestras debilidades. Porque todos las tenemos a ambas y eso no es malo, sino todo lo contrario.

La vuelta a la casa del alma significa hacernos conscientes de todo lo que ha acontecido en nuestra vida anterior y resolver aquellos conflictos creados en los ciclos previos a la madurez.

El amor maduro

El amor maduro significa unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad.

No es fácil madurar en el amor, pero una vez que lo logras nace un gran amor por ti misma que se basa en la dignidad y en el respeto. Estos valores, a partir de cierta edad y ciertas vivencias, suelen articular el resto de cariños de los que nutrimos a nuestro corazón.

Una mujer madura va más allá en su capacidad de amor cuando comprende que la verdadera transcendencia del sentir ajeno se resume en cómo se contempla a sí misma y a sus cambios.

Con el tiempo, el mundo femenino irradia una pureza que se ve amenazada por una sociedad corrupta que hace que las mujeres corran a buscar un refugio en sí mismas, no para huir cuando algo se pone difícil, sino para afrontarlo.

Entonces encuentran que su verdadera casa no está en ningún lugar alejado del mundo, sino dentro de ellas. De alguna forma, el amor maduro es consecuencia de un proceso de individualización que puede llegar a resultar muy doloroso.

Puede que este nos llegue antes o después, pero para todas está precedido de unos años de distracción y descarrilamiento de nuestra identidad emocional. O sea, ese no “saber dónde estás y cuál es tu lugar en el mundo” que todos conocemos.

Sea por ingenuidad, por no prestar atención o por ignorancia, el proceso de madurez nos ha hace sufrir el robo de una piel que nos envolvía, la cual creíamos nuestra y a la que nos aferrábamos con fuerza.

Este sufrimiento por la pérdida de su piel le hace a la mujer convivir durante un tiempo con una parte de ella incompleta, lo que le ayuda a fortalecer su verdadero recubrimiento emocional.

Es decir, que este robo se alza en cada caso como la oportunidad de recuperar unos tesoros tan únicos y propios como son los dos pilares de la liberación emocional: la determinación y el amor propio.

Como resultado, la mujer alcanza una gran sabiduría que le hace vivir y amar de manera diferente, única y trascendente. De alguna forma, es capaz de hidratarse y reconstruirse a sí misma, sintiéndose enteramente ella englobada en su interior.

El amor no se busca, el amor simplemente llega

Como la mayoría de las cosas maravillosas que nos ocurren, el amor llega a nuestras vidas sin buscarlo, sin ansiarlo, llega prácticamente de la nada, sorprendiéndonos con una de las caras más bonitas de la vida.

Si estás solter@ y llegó el momento en el cual te gustaría compartir tu vida con alguien más, tener una pareja, no es necesario ser evidente al salir, mirar los ojos de todos los que se cruzan por tu camino a ver con cual sientes conexión y ver qué puedes hacer para lograr un acercamiento, descargar aplicaciones con algoritmos que te ayuden a conseguir a la pareja ideal o cosas por el estilo.

Solo hace falta manifestar de la forma más saludable nuestro deseo a la vida, al universo… así de simple, así funciona, lo que pasa es que por lo general caemos en un juego mental que nos hace experimentar sensaciones que nos alejan de lo que realmente queremos vivir, solamente por el hecho de desear con nuestro ego y no desear con nuestro corazón.

He aquí una serie de pensamientos que debemos evitar para alinearnos a encontrar a esa persona especial con la cual podamos compartir la vida:

-Todo el mundo tiene pareja, menos yo.

-He debido quedarme con “Fulanit@”, era preferible eso a esta sol@.

-Si fuese más joven, tendría más posibilidades de encontrar a la pareja ideal.

-Ya con hijos a quién puedo conocer que sea suficientemente bueno para mí y para ellos.

-Quisiera que todos fracasaran en sus relaciones y se ampliara el mundo de los solteros.

-El amor hay que salir a buscarlo.

-No frecuento sitios donde pueda conocer a una potencial pareja.

-Tod@s los hombres/mujeres están ocupad@s.

-L@s que no son casad@s, no se interesan por el sexo opuesto.

-Si tiene más de 30 y está solter@ tiene su toque mental o algún problema que lo saca del juego tiene.

-No soy lo suficiente buen@, adinerad@, alt@, pequeñ@, talentos@, etc, etc, para conseguir una pareja.

Este tipo de pensamientos nos condenan a parejas equivocadas o a una soltería involuntaria que puede durar mucho tiempo. Todo está en nuestra mente, el amor no se escapa de esto, solo piensa la pareja que quieres en tu vida, imagina las cosas maravillosas que pueden hacer juntos, proyecta cómo quieres que te trae, crea en tu mente la realidad que quieres que se manifieste, haz tu maqueta mental… y espera sin desesperar, sin buscar, el amor te sorprenderá…

Cualquier tipo de limitación que coloques en tu mente será total y rotundamente destruida a través de una espectacular historia de amor que cualquiera te podrá contar. Siempre existirá tu vecina de 60 años que se casó luego de enviudar con ese apuesto señor que ahora comparte con ella maravillosos momentos, esa madre soltera que conoció a ese chico que ama a sus hijos como suyos y tienen una familia maravillosa, a esa pareja que lleva 8 años sin separarse luego de haberse conocido en la cola de un súper mercado.

Miles de historias, unas más bellas que otras, que demuestran que el amor está en todas partes, que no existe un escenario ideal para encontrarlo, que no hace falta buscarlo, que las cosas muchas veces suceden de forma casi mágica y que en el momento no vemos las relaciones que guardan los hechos… Mira a las parejas con cariño y no con envidia, ámate a ti y eso se proyectará fácilmente a quienes te rodean. Y si realmente lo deseas con el corazón y no con tu ego, el amor vendrá a ti más pronto de lo que piensas.