Alimentos para frenar la anemia

El hierro es un mineral ampliamente distribuido por el organismo y de vital importancia, ya que forma parte esencial de proteínas como la hemoglobina o la mioglobina, responsables del transporte y almacenamiento del oxígeno. Este mineral lo incorporamos a nuestras células a través de los alimentos, de forma que una baja ingesta de alimentos ricos en hierro puede dar lugar a una de las deficiencias nutricionales de mayor prevalencia en el mundo: la anemia ferropénica.

El hierro en los alimentos

Este mineral se encuentra distribuido en numerosos alimentos, sin embargo, no todo el hierro presente en los alimentos es igualmente biodisponible, es decir, no todo el hierro se absorbe de igual manera. De hecho, se estima que sólo un 10-15% del hierro presente en la dieta es absorbido por el intestino.

  • Hierro hemo: es el presente en los alimentos de origen animal, ya que es el que se encuentra en la hemoglobina y mioglobina principalmente. Tiene una alta biodisponibilidad, representando más de un tercio del hierro absorbido.
  • Hierro no hemo: se encuentra en los alimentos de origen vegetal y en los alimentos enriquecidos con hierro, y representa la mayor parte del hierro de la dieta. Sin embargo, su biodisponibilidad es muy baja, ya que se encuentra en una forma que hace que pueda interactuar con otros componentes de los alimentos afectando a su absorción.

Por otro lado, los alimentos contienen componentes que pueden activar o inhibir la absorción del hierro, influyendo así en los niveles de este mineral en el organismo. De hecho, la presencia de estos activadores o inhibidores puede afectar hasta 10 veces a la absorción del hierro no hemo. Algunos de ellos son:

  • Activadores de la absorción de hierro: ácidos de las frutas, como el cítrico, ascórbico o málico y la proteína de los tejidos animales (carne, pescado, aves).
  • Inhibidores de la absorción del hierro: algunos minerales como el calcio, magneso, algunas proteínas del huevo, fitatos (presentes en legumbres, cereales integrales), oxalatos (en espinacas) y taninos del café, té, cacao y algunos vegetales.

 

Lista de alimentos ricos en hierro:

  • Carnes rojas magras: ternera.
  • Mariscos de concha: sobre todo berberechos, almejas y mejillones.
  • Hígado y morcilla.
  • Frutos secos: anacardos, nueces, avellanas, pistachos, almendras tostadas.
  • Sésamo.
  • Verduras de hoja verde: berros, acelgas, espinacas…
  • Legumbres: garbanzos, lentejas, soja, guisantes, germinado de lenteja.
  • Productos integrales: trigo, pan, arroz, pan de avena.

Come en forma consciente, garantizando tu buena digestión.

Somos lo que comemos, de manera que es muy importante elegir los mejores alimentos y los nutrientes necesarios para estar saludables y cuidar la forma de comer, porque influye en la digestión y en el peso del cuerpo.

Es necesario prestar atención a las señales de hambre.

Cuando el cuerpo necesita alimentos, manda la orden al cerebro y el cerebro la registra. Es necesario prestar atención a las señales de hambre, porque cuando el cuerpo necesita alimentos, manda la orden al cerebro y el cerebro la registra. Para las personas que tienen un exceso de peso, tener hambre es una señal de peligro, sin embargo, obedecer esta señal es una de las medidas más eficaces en un plan de alimentación saludable.

Si se siguen algunas pautas de comportamiento relacionadas con la manera de ingerir los alimentos, se puede garantizar una digestión óptima y la posibilidad de mantener el peso, en armonía con la estructura física.

La clave es comer cuando se siente hambre y dejar de comer cuando se siente satisfecho, pero no lleno.

Solamente de esta forma la digestión funciona en forma óptima, porque si se come en exceso, los alimentos no pueden ser digeridos totalmente. Quienes sufren de colon irritable suelen comer apurados y es habitual que coman para gratificarse, cada vez que tienen un problema emocional. Los alimentos son para nutrir el cuerpo y no para aliviar los estados de ánimo, ya que produce consecuencias indeseables recurrir a la comida cuando se siente depresión o angustia.

En cuanto a los que sufren de obesidad, muchas veces comen sin tener hambre, simplemente porque es la hora de comer y también es frecuente que vuelvan a comer antes de digerir la comida anterior. El cuerpo es inteligente y prestarle atención es esencial, porque refleja la sabiduría de la naturaleza.

Hay personas que necesitan distraerse mientras comen, ya sea leyendo el diario o mirando la televisión.

En estos casos, lo más probable es que no se den cuenta de lo que comen y por eso comen de más. Acostúmbrese a elegir para su alimentación los mejores alimentos, preferentemente frescos, reduciendo al mínimo el consumo de conservas, congelados o envasados, comidas de varios días y las cocinadas en horno de microondas.

La comida no soluciona los problemas, al contrario, los empeora, porque el exceso de calorías se transformará en grasa. Los estados emocionales se resuelven a otro nivel, manteniendo relaciones sanas que es lo que permite sentirse plenos. Es mejor hacer la comida principal al mediodía y la cena más reducida, porque al mediodía tanto la absorción de los alimentos como el metabolismo de los nutrientes, es mayor.

¿Por qué tomar infusiones o café entre comidas es malo para la salud?

Una costumbre es tomar infusiones o una taza de café justo después de las comidas; sin embargo, esto puede resultar perjudicial para la salud.

Cafeína en el café y de los taninos en los algunos tipos de té que puede reducir el hierro que absorbemos de los alimentos.

Lo recomendable si se desea tomar una taza de café u otras infusiones, sobre todo cuando se va a consumir un platillo rico en hierro, se debe hacer una hora antes de la comida o dos horas después para que el cuerpo aprovecha todas las propiedades.

Por ello, indica que un menú potente es la fusión de pescado de carne oscura con menestras, más una ensalada y un refresco rico en vitamina C, por ejemplo, una limonada. El consumo de productos hidrobiológicos y así disminuir los índices de desnutrición.

Es importante conocer que el hierro ayuda a prevenir y tratar la anemia. Los pescados de carne oscura, principalmente el bonito, son ricos en este mineral. También los encuentras en las lentejas, frijoles, garbanzos, espinacas, acelgas, entre otros.

6 errores que se cometen en la alimentación al intentar bajar de peso.

Hasta las personas más sanas cometen errores en su alimentación que pueden llevar al tacho sus planes de llevar una vida más saludable o de bajar de peso. Por ejemplo, no comer suficiente verdura y tomar demasiados productos light son faltas comunes.

Renunciar a los hidratos.

Los hidratos de carbono o carbohidratos son los primeros de la lista en desaparecer cuando quieres adelgazar. Sin embargo, renunciar por completo a ellos trae carencias nutricionales.

Creer que ingerir una ensalada ya es comer verdura.

Muchas personas piensan que comer ensaladas ya supone contener suficientes vegetales en su dieta. La ensalada básica, con lechuga y pepino no tiene consistencia nutritiva y aporta mayormente agua. Para llevar una dieta sana es necesario alimentarse de espinacas, coles, pimientos, zanahorias y guisantes.

Saltarse comidas.

Las personas que desean bajar de peso son más propensas a saltarse comidas de vez en cuando, pensando que así ingerirán menos calorías. Lo recomendable es comer más de tres veces al día reduciendo las cantidades.

Tomar más aceite del recomendable.

El aceite de oliva es una fuente rica de antioxidantes y aporta nutrientes, pero es un producto muy calórico.

No consumir yogurt probiótico.

El yogur es leche fermentada que ayuda a mantener la salud de la flora intestinal gracias a su contenido probiótico. Pero, en la mayoría de los casos este producto ha sido pasteurizado, por lo que las bacterias probióticas beneficiosas para el organismo han sido eliminadas.

Tomar bebidas energizantes después de hacer ejercicio.

Estas bebidas que mucha gente toma después de una jornada de ejercicios, tienen minerales que reemplazan los electrolitos que se pierden al sudar. Sin embargo, los energizantes contienen demasiada azúcar.

Los minerales que necesita el organismo y son de especial importancia.

Los minerales principales que debemos consumir:

Son calciofósforomagnesio, azufre, sodio, potasio y cloruro. Hablaremos aquí de los tres primeros: Calcio, fósforo y magnesio.

El calcio almacenado en nuestro cuerpo está en los dientes y en los huesos. El organismo adulto medio tiene algo más de un kilo y medio de calcio que además de servir para masticar la comida y nos ayudan a mantener nuestra forma.

La función del calcio es celular regulando el flujo de agua dentro y fuera de nuestras células. Esto es muy importante porque transfiriendo agua es cómo las células se comunican unas con otras.

El calcio también ayuda al movimiento de los músculos, evitar calambres musculares, controlar la presión arterial elevada, la reducción de la presión arterial en los recién nacidos y posiblemente reducir el riesgo de cáncer de colon y recto.

El fósforo también es importante para dientes y huesos y también a nivel genético. El fósforo desempeña un papel fundamental en la transmisión del código genético de célula a célula cuando las células se dividen. El fósforo también sirve para ayudar a otros procesos del organismo como evitar que la sangre sea demasiado ácida o demasiado alcalina. Gracias a la ayuda del fósforo, se metabolizan los carbohidratos, se sintetizan las proteínas y las grasas llegan a tejidos y órganos.

Las propiedades del magnesio son beneficiosas para salud de los huesos.

Al igual que el calcio y el fósforo, el magnesio ayuda en el nivel celular y genético a transmitir los nutrientes y los mensajes entre las células. También ayuda en la transmisión de los genes y cromosomas que componen nuestro código genético en la división celular.

Ricos en calcio la leche y otros productos lácteos. Alimentos con calcio pero en menor grado en las hortalizas de hojas oscuras y verde.

Ricos en fósforo son carne, pescado, aves, huevos y leche son. Las nueces y los cereales también son alimentos con fósforo.

Alimentos ricos en magnesio son los plátanos, hortalizas, cereales, nueces y frijoles.

Desayunemos alimentos ricos en proteínas.

El desayuno es la comida más importante del día. La mayoría de la gente piensa que saltarse el desayuno le ayudará a perder peso. Esto no es sólo incorrecto sino que además es malo para la salud. El saltarse el desayuno, aumenta el nivel de azucar incrementando el apetito de la persona. Así que saltarse el desayuno provoca el acabar teniendo más hambre.

Desayuno alto en proteínas contra la obesidad.

Debido a nuestro estilo de vida, la mayoría no tenemos tiempo para preparar el desayuno en casa. Los alimentos preparados para el desayuno, normalmente contienen más carbohidratos que proteínas. Así que necesitamos ser cuidadosos a la hora de elegir los alimentos para nuestro desayuno.

La mayoría de los restaurantes de comida rápida, ofrecen tortillas francesas u omelettes, siendo este un alimento alto en proteínas. Las barritas bajas en carbohidratos son manejables y se pueden llevar fácilmente. También puedes pedir entremeses altos en proteínas. La dieta del desayuno con alimentos ricos en proteínas tardará algún tiempo en hacer efecto así que come de forma saludable y ve paso a paso.

La avena hace que los carbohidratos se consuman lentamente, lo cual proporciona energía durante mucho tiempo y nuestro cuerpo también necesita fibra soluble. Los arándanos también son alimentos ricos en antioxidantes, compuestos que nos protegen contra el daño celular producido por moléculas llamadas radicales libres que son una de las causas principales de las enfermedades y el envejecimiento. Esto ayuda a eliminar las toxinas de nuestro cuerpo.

Las salchichas de pavo, son alimentos ricos en proteínas que además contienen proteínas de alta calidad. Los cereales con pasas te darán sensación de saciedad eliminando la urgencia de comer cada poco tiempo. Las toxinas que entran en nuestro cuerpo se forman debido a la polución, el estrés y otras causas debido a nuestro modo de vida. La naranja ayuda a eliminarlas.

 

Algunos consejos para combatir el estrés según la respuesta a cada organismo.

Es importante recordar que el estrés no es una enfermedad sino que es una respuesta individual de nuestro organismo a cualquier agresión externa o a variaciones rápidas en el ambiente. La presión que provoca el estrés es diferente según la persona y esto es así porque cada persona reacciona de un modo distinto ante los mismos acontecimientos y situaciones. Lo que para una persona puede ser relajante, para otra puede resultar estresante. Aunque el estrés no se debe ignorar, es importante regular los problemas para ayudar al organismo a reaccionar ante las presiones diarias y realizar ejercicios que motiven al organismo en poner los problemas o ansiedades a un lado y no pensar en ellos.

Combatir el estrés con ejercicio físico.

La práctica regular de ejercicio aumenta nuestras defensas y nos ayuda a prevenir varios tipos de enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2, la obesidad, el insomnio y la depresión. El ejercicio también contribuye a mantener una adecuada densidad ósea, aumenta la fuerza muscular y la movilidad articular, reduciendo los riesgos de cirugías. Además, su práctica regular mejora la salud mental , ayuda a prevenir la depresión y aumenta la autoestima.

Un 17% de las enfermedades cardíacas y de diabetes, están relacionadas con la falta de actividad física. Del mismo modo, un 10% de los casos de cáncer de colon y pecho se podrían prevenir con la práctica regular de ejercicio. Incluso, un 10% de las caídas de los mayores es debido a la falta de actividad física.

Endorfinas contra el estrés.

Cuando hacemos ejercicio, nuestro organismo produce unas hormonas denominadas endorfinas. Las endorfinas son como un analgésico y un antidepresivo natural que algunos identifican como el “runner’s high”, un sentimiento de euforia que experimentamos al realizar un esfuerzo físico intenso.

Los niveles de endorfina se mantienen elevados incluso varios días después de realizar el ejercicio, mejorando así el humor, la autoestima y el control de peso. Como vemos, el ejercicio físico es muy recomendable para la prevención, el tratamiento de las depresiones y la reducción del estrés.

Dieta antiestrés.

Una alimentación completa es fundamental para la práctica del deporte y además le aporta a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita. Es recomendable beber antes, durante y después de cada ejercicio, sobre todo durante los meses más calurosos. Los 30 minutos posteriores al ejercicio son esenciales. Ese es el mejor momento para ingerir líquidos que nos ayudarán a acelerar la recuperación.

La canela y sus beneficios.

La canela tiene multitud de usos y propiedades que son beneficiosas para nuestra salud. En este artículo veremos algunos de los beneficios más destacables que puede aportar la canela a nuestro organismo.

Poder curativo de la canela.

Las hojas de canela se utilizan en forma de polvo o decocción. Éstas se utilizan para estimular y aliviar las flatulencias y el aumento en la secreción y la descarga de orina. El consumo de canela evita la tensión nerviosa, mejora el cutis y la memoria. Si se quieren conseguir estos fines, es muy recomendable tomar una pizca de canela en polvo mezclada con miel de forma regular por la noche.

Resfriado común.

La canela es un remedio eficaz para el resfriado común. Para preparar un remedio casero eficaz, se debe pulverizar la canela y hervir en un vaso de agua con una pizca de pimienta en polvo y miel. Esta mezcla se puede utilizar como medicina en los casos de gripe, dolor de garganta y malaria. El consumo regular durante la temporada de lluvias previene los ataques de la gripe. El aceite de canela, mezclado con miel, nos protege del frío.

Enfermedades del aparato digestivo.

La canela es capaz de controlar las náuseas, los vómitos y la diarrea. Estimula la digestión. Una cucharada de agua con canela, preparada de la misma forma que para prevenir el resfriado y tomada media hora después de las comidas, alivia la flatulencia y la indigestión.

El mal aliento.

La canela también se utiliza para refrescar el aliento bucal.

Dolor de cabeza.

El dolor de cabeza provocado por la exposición al aire frío se puede curar fácilmente mediante la aplicación de una pasta hecha de polvo fino de canela mezclado con agua y aplicada en las sienes y en la frente.

Acné.

La pasta de canela en polvo preparada con unas gotas de zumo de limón fresco se puede aplicar sobre las espinillas y puntos negros obteniendo unos resultados beneficiosos.

También puedes usarlo como:

Controlador natural de la natalidad: La canela puede ser utilizada para ejercer un control natural de la natalidad. Es capaz de controlar la temprana liberación de los óvulos después de dar a luz. Tomarse un trozo de canela todas las noches durante un mes después del parto, hace retrasar la menstruación entre 15 y 20 meses, evitando así la concepción temprana. Indirectamente, también ayuda la secreción de la leche materna. Según algunos estudios realizados, la lactancia materna prolongada controla la reanudación de la menstruación después del parto.

Se utilizan las hojas secas de canela y la corteza para dar sabor a los pasteles y a los dulces y para el curry en polvo.

Vitaminas para fortalecer el sistema inmunológico.

El sistema inmunológico está formado por una red de células, tejidos y órganos que trabajan dentro de tu cuerpo para protegerse de una serie de organismos nocivos, como las bacterias y los virus. Las vitaminas esenciales trabajan juntas para mantenerlo saludable y las vitaminas con actividad antioxidante juega un papel importante en el fortalecimiento de tu sistema inmunológico.

Los antioxidantes.

Son sustancias que protegen a las células del daño causado por los radicales libres. Cuando el cuerpo descompone los alimentos, la oxigenación (u oxígeno que entra en las células) se produce, y esto constituye un subproducto de procesos naturales compuestos que deambulan libremente hacia las distintas células y órganos. Los radicales libres también se forman cuando se ingieren los contaminantes del medio ambiente o las toxinas de los alimentos. Los compuestos de radicales libres causan daño celular e inflamación si tú no tienes suficientes antioxidantes para neutralizarlos y prevenir daños. Las vitaminas A, C y E actúan como antioxidantes para proteger y fortalecer tu sistema inmunológico.

La vitamina A.

Desempeña un papel en el fortalecimiento de tu sistema inmunológico ayudando en la creación de glóbulos blancos, que destruyen los virus invasores o bacterias. La vitamina A también protege tus ojos, intestinos, vías urinarias y las vías respiratorias. Puedes obtener toda la vitamina A que necesitas cada día a partir de los alimentos, incluyendo zanahorias, camotes, espinacas, mangos o lácteos. La cantidad diaria recomendada para adultos es de 700 a 900 mcg (0.7mg a 0.9mg). Si tomas un suplemento de vitamina A, que no supere 3000 mcg (3mg) por día por el riesgo de toxicidad, incluyendo anomalía hepática o trastornos del sistema nervioso.

La vitamina C.

Estimula la producción y la función de los neutrófilos, un tipo de glóbulo blanco que destruye las bacterias. Esta vitamina protege las células sanas inmunes a través de la actividad antioxidante y también es necesaria para la construcción de colágeno nuevo para los tendones y los vasos sanguíneos. La cantidad diaria recomendada de vitamina C para los adultos es de 75 a 90 mg, con un límite máximo que no exceda los 2000 mg. Las fuentes alimentarias son los cítricos, el brócoli y las bayas. Exceder el límite superior de vitamina C mediante el uso de

La vitamina E.

Es un antioxidante que previene la formación de moléculas reactivas de oxígeno, que permiten el daño de los radicales libres. La vitamina E también participa en la regulación de la función del sistema inmunológico, pero la investigación está en curso para determinar el efecto exacto de esta vitamina en el sistema inmune.Las fuentes dietéticas incluyen los huevos, vegetales de hojas verdes, aceites vegetales y frutos secos. La ingesta diaria recomendada de vitamina E para adultos es de 15 mg, con un límite máximo de 1000 mg. Altas dosis de uso de los suplementos de vitamina E pueden causar hemorragia, y la consulta con tu médico se sugiere antes de tomar suplementos.

Es impresionante todo lo que puede hacer en tu rostro un huevo!!!!

Es más común conforme pasa el tiempo que presentemos manchas en la piel, sobretodo en el rostro. Además de la edad, el clima, el sol o incluso algunos productos, pueden ser los causantes; para eliminarlas, también existen remedios naturales; Uno de ellos, la clara de huevo para aclarar las manchas en el rostro.

La clara de huevo es una excelente opción de aclarado natural. Las propiedades que contiene, como la proteína, puede lograr que las manchas en el rostro desaparezcan.

Aporta firmeza a la piel y previene arrugas; la elasticidad de la piel se ve afectada conforme pasa el tiempo y es normal.

¿Como debes aplicarla?

Separa la clara de la yema. Coloca cada una de ellas en un recipiente distinto; después, aplica la clara de huevo con ayuda de una brocha de maquillaje hasta que se seque. Deja actuar por  15 minutos, retírala de tu rostro con agua tibia y no apliques ningún producto para que la clara penetre correctamente los poros de la piel.