Tus emociones suenan en armonía cuando te conoces mejor

¿Quién consigue hoy en día armonía en su vida? En la sociedad actual es tal el número de tareas que tenemos que llevar a cabo en nuestra día a día que resulta muy difícil encontrar un equilibrio emocional. La ansiedad, el estrés y la ira se adueñan de nuestro presente sin ni siquiera darnos cuenta.

De esta manera, vamos entrando en un círculo vicioso. Cada vez nos alteramos más y se nos hace más difícil mantener la calma y la serenidad. ¿Qué podemos hacer para tratar de no perturbarnos tanto? ¡Sigue leyendo si quieres conseguir mayor armonía en tu vida!

Para aumentar tu armonía: ¡conócete!
Como cualquier otra habilidad que queramos adquirir o mejorar para aumentar nuestra armonía va a ser necesario poner en marcha una serie de ejercicios. Así, conseguiremos un mayor equilibrio emocional y, en consecuencia, nuestro bienestar general mejorará. Pero esto no es nada fácil. En ocasiones, estamos tan enfadados o nerviosos que nos bloqueamos y nos resulta imposible manejar esas emociones.

Entonces, ¿qué podemos hacer? Si localizamos un patrón de momentos en los que nos sentimos malhumorados o demasiado preocupados podemos ponerle un nombre. De esta forma tomaremos consciencia de ello y lo veremos como un elemento externo a nosotros. Además, podremos decidir si queremos seguir así o por el contrario, hacer algo para mejorar nuestro estado de ánimo.

Mano con una flor encima

Por ejemplo, puede que a menudo, empecemos a pensar en todo lo que deberíamos haber hecho y no nos ha dado tiempo. En ese momento aparecerán en escena la ansiedad y el enfado. No dejamos de darle vueltas a que somos un desastre y nos machacamos más y más. Pero es justo este momento el que tenemos que aprender a identificar y etiquetar para no quedar atrapados.

Tal vez esta situación nos recuerde a algún amigo que, cada vez que nos cuenta momentos en lo que le pasa esto, le decimos que se exige demasiado y que tiene que aprender a delegar en los demás. De esta manera, cuando empecemos a decirnos a nosotros mismos este tipo de cosas, vendrá a nuestra mente la palabra “autoexigente”, la cual nos avisará de que estamos entrando en una dinámica que nos perjudica. Así,tendremos la posibilidad de pensar qué hacer para conseguir regular cómo nos sentimos y aumentar en definitiva, nuestra armonía emocional.

La armonía viene de la mano de una actitud contemplativa
Aunque aprendamos a tomar mayor conciencia sobre cómo reaccionamos ante ciertas situaciones y tratemos de gestionar nuestras emociones negativas, en ocasiones puede que nos resulte muy complicado. Aprender a distanciarnos emocionalmente de los conflictos no es tan fácil como parece.

Una habilidad que puede ayudarnos en la solución de problemas es ver las cosas en perspectiva. Y más aún si esa situación no tiene remedio a corto plazo. Para conseguirlo, podemos pensar en aquello que nos está generando malestar y hacernos la siguiente pregunta: ¿qué le diría yo a un amigo si me contara esto? De esta forma, nos daríamos cuenta de cómo reaccionaríamos si fuese algo que no nos estuviera pasando a nosotros.

Además, podemos hacer un ejercicio de visualización. En él, nos imaginaremos como árboles, recorriendo mentalmente nuestro cuerpo y relacionándolo con sus distintas partes. Una vez que identifiquemos nuestros pies con las raíces, las piernas y nuestro torso con el tronco, los brazos con las ramas y los dedos de las manos y la cabeza con las hojas, introduciremos el viento.

Árbol con forma de mujer

Ese aire que nos azota y sacude con mayor o menor fuerza serán nuestros problemas. Lo que vamos a hacer es ver cómo ese árbol que somos nosotros se mece con el viento, pero sin quebrarse por él, de la misma forma que nuestros conflictos cotidianos influyen en nuestra vida, pero sin hundirnos. Así, si practicamos esto a menudo, fomentaremos nuestra flexibilidad y distanciamiento emocional.

Por último, en ocasiones quizás tengamos que llegar a un acuerdo en nuestra empresa, nuestra familia o nuestra comunidad de vecinos. Esto será mucho más sencillo cuando consigamos el equilibrio emocional en nuestra vida, ya que podremos poner en marcha las estrategias utilizadas para las situaciones de conflicto interpersonales, tratando de mediar en problemas que requieran una negociación. De esta forma, retroalimentaremos nuestra armonía y conseguiremos un bienestar mayor.

Este artículo fue realizado gracias a LA MENTE ES MARAVILLOSA. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

No critiques mis pasos, si no has andado mi camino

Muchas veces nos empeñamos en querer dar a conocer a los demás nuestras vivencias, de hecho siempre resulta útil e interesante compartir las penas, así también como los éxitos, las alegrías, los gratos momentos y las cosas no tan agradables de la vida, que a fin de cuentas representaan una oportunidad para aprender.

Sin embargo, debemos entender que nadie aprende por cabeza ajena como reza el viejo dicho, cada quien debe tener sus propias experiencias que le ayuden a hacer conciencia en el próximo paso por su vida, por más que nos escuchen y que logremos compartir nuestras experiencias, sólo la vivencia propia despierta ese sentido, esa sensación y esa conciencia, de saber a lo que nos estamos enfrentando pues cada hecho se queda grabado nuestra alma.

Aunque nos parezca poco importante, incoherente, quizá hasta irreal, que la experiencia se convierta en conciencia es un hecho prácticamente tangible, de allí que algunas personas suelan tener prejuicios ante unas cosas y otras sean realmente apáticos ante otras. Para poder comprender a los demás y realmente tener empatía con el resto de los seres que forman parte de nuestra vida y del planeta entero, debemos eliminar la predisposición, eso que nos hace juzgar y para ello, debemos tener la conciencia de lo que están viviendo, de su dolor, de sufrimiento, así como de sus emociones.

4297952086_b2691cebe4

Cada vivencia de nuestra vida se queda albergada en nuestra alma y de allí que enfrentemos el dolor, el sufrimiento y los grandes obstáculos de nuestro camino, con entereza, con fortaleza y en ciertos casos con serenidad, porque vamos aprendiendo y vamos haciendo conciencia a lo largo de nuestra existencia, de cada recuerdo, de cada sensación y de cada oportunidad que la vida nos ha dado.

Compartir los errores, compartir las penas, siempre buscar enaltecer nuestra vivencia y ayudar a los demás, es un gran apoyo, sin embargo, recordemos siempre que no podemos salvar a todo el que nos rodea por más amor que le tengamos, no es nuestra responsabilidad, basta con acompañarlos en su camino y ser una orientación ante su propio destino.

Finalmente, sea cual sea la circunstancia, las relaciones, los escenarios, nos gusten o no, cada quien debe vivir sus propias experiencias para aprender, para progresar, para seguir adelante y para llevarnos en la vida todo lo que elegimos aprender.

Este artículo fue realizado gracias a RINCON DEL TIBET. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

Prefiero una soledad digna, que una relación incompleta

Muchas veces nos encontramos vinculados en una relación que no nos satisface porque preferimos ese estado a estar solos. Pero qué gran error estamos cometiendo al desvalorar nuestra soledad y someternos a un vínculo que nos empequeñece.

Definitivamente la soledad es un estado particular, al que muchos le tememos, por no comprenderlo y por no apreciar lo enriquecedor que puede ser. Disfrutar nuestra soledad es un arte, es un placer, poder hacer lo que nos venga en gana, poder disfrutar de un buen libro, poder salir con quien queramos, poder conocernos, poder saber quiénes somos realmente sin estar bajo la influencia de nadie o la complacencia de determinados gustos es una verdadera bendición.

2292636668_713c3afba9

El problema principal radica en que casi nadie disfruta de su estado de soledad, principalmente por miedo, por miedo a quedarnos permanentemente en ese estado, por miedo a que “se nos pase el momento de casarnos”, o que se nos haga tarde para tener hijos, por miedo a que las arrugas se apoderen de nosotros y no dejen ver lo atractivos que somos ante el sexo opuesto, por miedo a que en el próximo cumpleaños no se reciba ese regalo especial, por miedo a no poder mantenernos por nuestros propios medios, por miedo a “resignarnos” a la soledad…

En fin, son nuestros miedos los que hablan por nosotros cuando deseamos desesperadamente estar con alguien, cuando hipotecamos nuestro ser para intentar arreglar alguna relación que no nos sirve, cuando nos paralizamos ante la vida, porque es más sencillo vivirla en pareja, cuando inclusive pensamos que no podremos conseguir a alguien mejor para compartir nuestros días, que a quien tenemos al lado y nos hace amargos nuestros días… Y la verdad es que no funciona así, hay muchos estados idealizados, sobre los cuales se tejen toda una cantidad de mitos e irrealidades…

650_1200

El mejor estado es aquel que nos permite:

  • Ser nosotros mismos
  • Amarnos a nosotros primero, aunque pueda sonar egoísta
  • Iniciar el día con una sonrisa y no con una preocupación
  • Aceptarnos con nuestros defectos y virtudes
  • Motivarnos para ser mejores
  • Celebrar nuestros logros grandes y pequeños
  • Darle a nuestro corazón el sosiego del cariño y la esperanza
  • Alimentar nuestra mente de pensamientos positivos
  • No aceptar en nuestra vida el desamor, el maltrato o la indiferencia
  • Darnos cuenta de qué es lo que realmente nos conviene
  • Limitar a las personas que nos perjudicar

Si nuestro estado en soledad o en compañía nos permite lo anterior estaremos siendo justos con nosotros mismos, si por el contrario, nosotros mismos nos estamos torturando en medio de una soledad que no disfrutamos por ansiar otro estado, o en una relación que nos hace sentirnos culpables por aceptar situaciones donde el malestar y la tristeza salen a flote, es momento de tomar cartas en el asunto, liberar nuestros miedos, las relaciones son para fortalecernos, quien nos quiere realmente nos querrá con arruguitas o unos cauchitos duros de roer, verá probablemente más allá de lo que nosotros vemos, nos hará sentirnos importantes y queridos, será un apoyo para nosotros y una alegría compartir con ellos.

Niña-abrazando-corazón

Todo esto se logra con autoconocimiento y amor propio, no pretendamos que alguien nos ame más de lo que nosotros podemos hacerlo, cuando nosotros nos respetamos, establecemos límites, nos aceptamos y tenemos una relación sana con nosotros mismos, es cuando podemos vincularnos con otra persona que nos ofrecerá más de eso que nosotros nos damos.

Este artículo fue realizado gracias a RINCON DEL TIBET. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

No te cargues personas a la espalda, llévatelas al corazón

Si las personas te pesan, empieza a cargarlas en el corazón y no en la espalda. No hagas de sus problemas el peso de tu vida y no las conviertas en una mochila que tienes que transportar.

Las personas son mucho más que eso. Es decir, son parte tu vida pero no dejan de ser el todo de la suya. Por eso, cada uno debe aguantar su propio peso y no inclinarse sobre los demás.

Si hacemos esto, si nos hacemos responsables de nuestra propia existencia, estaremos en disposición de solucionar nuestros problemas, de comprender nuestras emociones y de manejar nuestros conflictos sin depender de nadie más.

Los parásitos emocionales
Los parásitos emocionales son aquellas personas que viven a costa de nuestros sentimientos, nuestras emociones y nuestros pensamientos. No son necesariamente malas personas, sino que son personas que viven inmersas en sus complejos y no consiguen hacer algo por sí mismas.

Así, se podría decir que hay dos tipos de parásitos emocionales. Veámoslos:

  • Los parásitos dependientes
    Unos se adhieren a una parte de nosotros y se pasan la vida confiándonos sus tristezas y sus malos momentos para que les reconfortemos. Estas personas nos necesitan para descargar su malestar con el mundo y, probablemente, cuando está bien no tenemos noticias de su existencia.

Es decir, que cuando la persona se siente saciada, se olvida de quien le da de comer. Sin embargo, cuando vuelve a sentir la necesidad de que validen su estado de ánimo, vuelven. Este comportamiento, generalmente, no solo nos quema y nos hace sentir utilizados, sino que nos contagia de su estado afectivo negativo y nos deja “hechos polvo”.

Su tono de queja, de desilusión y de pesimismo es tan habitual que demandan opiniones de manera constante con el fin de que se les saque de su rumiación.Las lentes a través de las que miran la vida están tan ennegrecidas que nos hacen cuestionarnos nuestra propia visión del mundo.

Niña acabando con el parásito

  • Los parásitos agresivos
    En segundo lugar están aquellos parásitos emocionales que se comportan de manera agresiva aprovechándose de su atractivo, su liderazgo y su capacidad de persuasión a partir de promesas irrechazables.

En las relaciones solo contemplan sus necesidades y, aunque no lo hacen de manera premeditada, procuran siempre cubrir sus caprichos e intereses por encima de todo. Del mismo modo, tumban cualquier petición que provenga de la persona de la que se aprovechan.

Piden y piden cariño y atención, haciendo que cada vez la situación sea más insostenible. Así, se va generando un sentimiento de ineficacia y de poca valía que desarrolla un estado de inseguridad y baja autoestima en el otro.

Como es de esperar, esta situación absorbe nuestras energías, nos desgasta y nos anula. Así, normalmente cuando nos damos cuenta procuramos tomarnos un tiempo para “desintoxicarnos”, pero al volver se vuelven a agotar nuestras energías.

Pareja sentada en los extremos del sofá

Descarga tu espalda de los parásitos, camina sobre tus propios senderos
Si sientes que tienes personas cargadas en tu espalda, lo adecuado es que analices y reflexiones sobre los desequilibrios emocionales que te están provocando esas relaciones.

Así, lo importante es que recuperes todas aquellas necesidades propias que quedaron relegadas con el fin de atender las de tu parásito. Una vez que las tengas, hazlas prevalecer. Hacer esto no significa que dejes de querer a esa persona, sino que te proteges de ciertos aspectos para poder mantener tu equilibrio emocional.

No puedes sentirte incapaz o culpable por no poder satisfacer las necesidades de otro. Cada uno es responsable de su vida y los demás solo formamos parte de ella, pero no su totalidad. Recuerda aquello de que “cada palo aguante su vela” y no te impongas el rol de salvador o salvadora, pues nosotros solo somos responsables de nuestra felicidad.

Este artículo fue realizado gracias a RINCON DEL TIBET. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

Como darte cuenta que estas en una relacion toxica

  1. ¿Justificas el comportamiento de tu pareja?

Muchas veces pensamos que el amor significa soportar, dejar que nos maltraten de muchas maneras, te minimicen, criticando nuestras acciones, y cuando hablamos de maltrato no necesariamente significa que sea físico muchas veces son psicológicos .

Señales de un maltrato psicologico

  • Faltar el respeto con un grito, o tener la desconfianza en coger su celular y buscar algo que derrepente ni encontraras nada
  •  Llamar a cada momento preguntando dónde estás? A qué hora llegas, con quien estuviste en el día.
  • Falta de comunicación entre la pareja signo de desconfianza.
  • Minimizar a tu pareja delante de otras personas.
  • Tu crecimiento personal se ve afectado
  • Pierdes tu individualidad
  • Sientesque te consume
  • Siempre eres la culpable

¿Hasta donde debemos amar?

  • Obviamente no hasta el cielo,
  • El limite lo define ,tu integridad,
  • Tu dignidad,tu desarrollo personal y la tranquilidad de tu alma.
 ¿Como saber si tu pareja te manipula?
  • Te hace sentir culpable de todo
  • Proyecta sus inseguridades en ti
  • Hacen creer que tienen las mismas metas
  • Te responsabiliza por sus emociones
  • Te hace dudar de tus capacidades 

Continuar leyendo “Como darte cuenta que estas en una relacion toxica”

Eres hermosa, incluso cuando estás herida.

Eres hermosa.

¿Por qué olvidas tan fácilmente esto? ¿Por qué cuando fallas, cuando caes, cuando te sientes rota, piensas tan rápido que eres menos, eres indigna, eres débil, no eres tan maravillosa como lo fuiste alguna vez?

Permites que la negatividad se filtre en tu cerebro. Dejas que el dolor y la angustia llenen tu alma. Permaneces en silencio mientras que las palabras y las acciones dañinas de la gente interfieren en tu carácter. Tú das permiso al mundo para romperte hasta que sientas como si no tuvieras el coraje de resucitar.

Ojalá supiera por qué la vida nos da estas pruebas, estos días de falta de propósito y las noches pasan contando las grietas en nuestro techo. Ojalá pudiera dar sentido a la pérdida que sentimos, la derrota que regaña en nuestros huesos, la soledad tan profunda en nuestros pechos que se siente como si fuera una parte de nosotros. Ojalá supiera por qué tenemos que ver a la gente salir de esta tierra, por qué las relaciones a veces se desmoronan, por qué las cosas no pueden permanecer perfectas todo el tiempo.

Pero realmente creo que el dolor se cura con el tiempo. Realmente creo que nuestros momentos más bajos nos muestran quiénes podemos ser y que nuestras pérdidas más duras nos dan fuerzas para resurgir. Realmente creo que cada momento puede ser una oportunidad, y que no tienes que dejar que las heridas te mantenga débil y frágil para siempre.

Porque la verdad es que nunca te defines por tus heridas. E incluso en los momentos más bajos y dolorosos, eres hermosa, poderosa y fuerte.

Incluso en los días en que cometes errores, no crees que pueda encontrar la redención o las mañanas cuando te despiertes por las llamadas que deberías haber contestado. Incluso cuando tu corazón se siente pesado de una relación fallida y no puede dejar de repetir todas las pequeñas cosas que se pierde. Incluso cuando te sacudes de un ensueño y recuerdas al hermano, al familiar, al amigo que has perdido. Incluso cuando miras tu cara cansada en el espejo, sigues siendo hermosa y la vida continuará. TÚ continuarás.

Has llegado tan lejos. Te has levantado y has encontrado tu apoyo una vez más. Y lo harás una y otra vez, no importa cuán derrotada te sientas en este momento.

La vida es cíclica, llena de altibajos, vueltas y vueltas, caminos que no siempre pueden tener sentido. Pero lo bello de nuestra existencia es que nuestras circunstancias siempre cambiarán. No siempre estaremos en los basureros, anhelando algo, cualquier cosa que nos haga sentir felices otra vez. No siempre lucharemos con nuestra angustia, o despertaremos cada mañana, recordando lo que perdimos.

No siempre nos sentiremos impotentes, vacilantes, frágiles.

No siempre nos veremos cómo menos.

La verdad es que todo lo que atravesamos nos enseña quiénes somos. Cada bajo conduce a un eventual alto; cada pedazo roto puede un día volverse entero otra vez.

Sólo tenemos que recordar quiénes somos y por qué hemos luchado. Tenemos que tener fe y creer que los mejores días están llegando.

¿Y tú? Debes recordar que detrás de la máscara del dolor hay un alma maravillosa. Un alma que, sin importar qué tan rota, cansada o sin propósito, la sensación sigue siendo fuerte, todavía digna, todavía bella.

Y todavía te levantarás de nuevo.

Si la vida te da problemas, demuéstrale de que estás hecho

No siempre tenemos lo que queremos en la vida, no todas las metas son fáciles de alcanzar, algunas veces se presentan obstáculos ante nuestros ojos que nos dan la oportunidad de aprender, y aunque podamos sentirnos agobiados, tristes y algunas veces cercanos al fracaso, menester es demostrar a la vida y a nosotros mismos, que somos capaces de enfrentar lo que sea.

Solemos atravesar circunstancias en las cuales no creemos poder salir adelante, sentimos que el mundo está en nuestra contra y que en todo aquello que creímos ya no está, pero no pensamos que no somos los únicos que sentimos que eso es así, muchas personas piensan en este mismo instante, que tienen el peor problema del mundo.

Ocurre que cada quien tiene su perspectiva de las cosas, su propio sufrimiento y sus necesidades, cada persona enfrenta el dolor en aquello que le hace sensible y lo que es un problema para unos no es lo es para otros, y no porque vea los problemas como oportunidades, sino porque simplemente no lo ve como un problema.

Ragazza

Nada en la vida puede anularnos, quizá pueda minimizar nuestra voluntad momentáneamente, pero no puede romperla, nuestra esencia es mayor y debe crecer de ante las dificultades, demostrar de que estamos hechos, enfrentar, luchar y salir adelante, he allí la verdadera batalla. No se trata de poder o no, estamos obligados a salir adelante y a progresar, no a estancarnos y desaparecer ante los problemas.

Podemos actuar como cobardes, podemos sentirnos vulnerables ante la vida, podemos suponer los peores escenarios, pero dar la cara a los problemas reales es la mejor manera de superarlos, sin temores, sin suposiciones, solo verdaderas intenciones, potencial y optimismo, con la entereza que nos enseña que somos capaces de enfrentar hasta la pérdida más dolorosa.

mujer-abrazando-un-oso

El dolor y el sufrimiento, suele enseñar más rápido que la alegría, se graba en nuestras almas y es gran archivo a la hora de repetir una historia, es por ello que los conflictos son tan necesarios en ciertas etapas de la vida, porque activan nuestras capacidades y nos colocan en posiciones en la vida.

No temas a la vida, conviértete en su aliado, no huyas de los problemas que te pone en el camino, enfrentalo y busca una solución, aleja la preocupación y activa la acción, verás que sabrás de que estás hecho y todo quedará pequeño ante tu fortaleza. Ten confianza.

Este artículo fue realizado gracias a RINCON DEL TIBET. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

Desde que te tengo duermo menos pero sonrío más

Lo has hecho: desde que has llegado has vuelto mi vida al revés, dando un giro de 180º a mi corazón hacia la felicidad más intensa, la más enriquecedora. Me has quitado horas de sueño, no hay duda, pero me has regalado también un porvenir de ilusiones. Ahora sonrío más, ahora no solo respiro, ahora vivo de un modo más intenso, más lúcido y con más colores.

Estamos seguros de que muchas mamás y muchos papás recién estrenados en el mundo de la crianza, experimentarán esto mismo. Es como si alguien se guardara en secreto esos pequeños matices que acompañan a la llegada de un hijo, ahí donde la falta de sueño, los miedos, la lactancia, los cólicos y los llantos del bebé fueran la letra pequeña que uno no lee cuando decide tener un hijo.

Sin embargo, nada de esto importa. En realidad, se trata solo de asumir que no todo es fácil de entender, que habrá días más fáciles y otros más complejos. Lo importante es saber leer las necesidades del recién nacido y ante todo… disfrutarlo. Esto mismo es lo que nos explican por ejemplo en el interesante libro “El concepto del continuum” de Jean Liedloff.
mamá dando el pecho a su bebé

Cuando el bebé llega al mundo hay muchos padres que tienen su propio esquema prefijado sobre lo que es criar a un hijo. Sin embargo, en la crianza no hay esquemas, esas reglas que nos han sugerido nuestros padres, hermanos o amigos no siempre sirven para nuestros propios hijos. Se trata solo de vivir el día a día y el momento con el bebé y saber responder del mejor modo, con nuestro instinto.

Asimismo, nunca está de más recordar que en esos primeros años de vida de nuestro hijo lo que hay en realidad es un “continuum” como nos explica la doctora Liedloff. Una continuidad entre el cuerpo de la mamá y su bebé, ahí donde lo único que cuenta es la cercanía, el contacto, la piel, las caricias, las miradas…

Sonrío porque sé que lo estoy haciendo bien
A veces, sonrío al ver ese rostro que se refleja en el espejo y que apenas reconozco… ¿Soy yo? ¿De verdad esa mujer soy yo? ¿Esas ojeras inmensas son mías? ¿Cuánto tiempo hace que no me peino? ¿Desde cuándo descuido tanto mi aspecto físico?

Después de pensar todo esto cada vez que tropiezas de casualidad con tu imagen cuando vas al baño, dejas escapar un largo suspiro, recogiendo después ese mechón suelto de cabello que te cae por el rostro para colocarlo de nuevo tras la oreja. ¿Y qué más da? -te dices- ¿Qué más dará mi aspecto si mi bebé está bien, si lo estoy haciendo realmente bien?…
mamá y papá en la cama con el bebé

La madre orgullosa de su bebé no es consciente del profundo cansancio que acumula
En ocasiones sucede. La llegada de un hijo enciende unos mecanismos de alarma en el cerebro de la madre donde a menudo, ni siquiera es consciente de sus propias necesidades físicas.

  • Es un mecanismo natural con el que garantizar sin duda la correcta atención y cuidado del bebé, sin embargo, no conviene descuidarnos, no conviene llegar al límite de nuestras fuerzas.
  • Cuando el cuerpo y la mente acumula muchas horas de vigilia y atención sostenida, podemos caer en ocasiones en un estado de estrés no percibidoque puede afectar seriamente a nuestra salud.
  • Es necesario por tanto que repartamos tareas. El padre también cría, el padre puede cumplir exactamente las mismas tareas que una mujer a excepción, claro está, de dar el pecho.
  • Disfrutemos al máximo de la crianza repartiendo responsabilidades y también cansancios. Dejemos que las ojeras nos afecten a ambos, permitamos que se combine por igual la felicidad con las horas de sueño, las sonrisas con las preocupaciones.

Por tanto, recuerda, lo estás haciendo maravillosamente bien con tu bebé, no hay duda, y eso es motivo de alegría, pero nunca te descuides a ti misma…

Desde que estás conmigo las emociones positivas me acompañan
Ser madre, ser padre, cambia ciertas estructuras de nuestro cerebro, lo sabemos. Esa dosis extra de oxitocina no solo nos hace ser mucho más protectores, más sensibles a las necesidades del niño, sino que además, potencia esas dimensiones que nos hacen ser mejores, como puede ser la empatía, la capacidad de logro, la resiliencia, las ilusiones e incluso la necesidad de cultivar determinados valores que hacen un poco mejor este mundo.

Por otro lado, desde que tienes a tu hijo en brazos has hecho de tus debilidades tus fortalezas. Basta con cogerlo en brazos para que casi de forma automática, dibujes una sonrisa. Asimismo, no lo olvides, porque esa sonrisa no solo es reflejo de tu bienestar interior.

Es también el faro que guía a tu hijo, es un gesto emocional cargado de significados con el cual guiarlo hacia la sociabilidad, hacia la comunicación, hacia el cariño a los suyos para construir un vínculo que nace del amor y del reconocimiento inscrito en tu bella sonrisa.

Este artículo fue realizado gracias a ERES MAMÁ. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

Yo no lleno vacíos ni alivio soledades: yo amo

Ninguno de nosotros tenemos la obligación de aliviar las soledades de otras personas. Quien busca solo “aliviar” o sanar los vacíos y problemas de los demás acaba descuidando su propio crecimiento y autoestima.

Algo que siempre nos gusta escuchar en nuestras relaciones afectivas es aquello de “te necesito”, “es que sin ti estaría muy solo o muy sola”. Ahora bien, este tipo de frases, en lugar de emocionarnos, deben hacernos pensar porque en realidad pueden esconder otros aspectos.

Las personas debemos ofrecernos a nuestras parejas sin miedo a la soledad y sin vacíos que otros deban “llenar”. Los seres humanos no somos recipientes, sino organismos, entidades complejas en cuanto a emociones y necesidades, que solo buscan poder crecer y ser felices, ya sea solos o en pareja.

¿Tu obligación no es cubrir las soledades que otros dejaron?
Cuando una persona siente la necesidad de encontrar pareja para no sentirse solo estará cometiendo en realidad un acto de auténtico egoísmo. Lo creamos o no, este tipo de comportamientos son bastante comunes. Lo analizamos.

Cuando la soledad es reflejo de inmadurez personal y emocional
Es importante diferenciar varios tipos de soledades. Pensemos, por ejemplo, en nuestros ancianos, personas que han llevado una vida activa, plena y feliz con los suyos hasta que la vejez, y a menudo la falta de autonomía, los lleva a ser ingresados un geriátrico.

  • La soledad es un hecho que afecta a muchas personas mayores cuando sienten la pérdida de sus cónyuges o el vacío de sus hijos.

Ahora bien, por otro lado, tendríamos también a esas personas para quienes la soledad es el reflejo de unas capacidades no desarrolladas, de una inmadurez en cuanto a equilibrio personal, autoestima y seguridad.

diente de león con flor azul representando el vacío

  • Nadie debe tener miedo a sentir su propia soledad, es un espacio que nos invita a descubrirnos, a ser nosotros mismos y a no tener que obligar a otros a que atiendan nuestros pensamientos, a consolarnos o a motivarnos en instantes de decaimiento.
  • Quien teme a la soledad es que no se aprecia a sí mismo, no se conoce o espera que los demás le ofrezcan la aprobación que necesita para sentirse bien.
  • Las personas que necesitan refuerzos externos para encontrar la felicidad pueden volverse tiránicos y dominantes.
  • Son caracteres infantiles en busca de estímulos positivos, de reconocimiento y cariño ajeno pero, a la vez, se alzan como personalidades incapaces de ofrecer un amor recíproco.

No quiero que me necesites, quiero que me elijas
Es importante comprender determinados términos en lo que se refiere a las relaciones afectivas y de pareja. En nuestra sociedad actual sigue teniendo mucho peso el “amor romántico”, una imagen traída del clasicismo y de un pasado donde se mantenían visiones como las siguientes:

  • El amor como reflejo de la pasión y la necesidad por pertenecerse el uno al otro.
  • El amor que se necesita ve los celos como reflejo de ese cariño, de esa necesidad de controlar a la otra persona para que siempre esté a nuestro lado.
  • Si el amor es pasión solo caben los extremos, el “todo o nada”. No hay espacio para lo tuyo y lo mío porque la pareja es una unidad indisoluble.

pareja abrazada que no teme a sus soledades

Como ves, todos estos aspectos derivan en el control absoluto por ambas partes o por una sola. Así pues, es vital entender y delimitar ciertos términos.

Necesitar no siempre es sinónimo de una relación saludable. Queda claro que desde el momento en que queremos a alguien “lo necesitamos” en nuestras vidas, pero esa necesidad nunca debe ir de la mano de estas ideas:

  • “Te necesito para ser feliz porque si me dejas mi mundo no tendrá sentido”. Esta frase implica que la otra persona no sabe estar sola y que proyecta en mí todas sus necesidades personales. Me obliga, de algún modo, a cubrir sus vacíos.
  • Sustituye “te necesito” por “te elijo”, algo tan sencillo como cambiar las palabras implica ya otras realidades mucho más integradoras y saludables.
  • Elegir a una persona quiere decir que yo, una persona madura, feliz consigo misma y que no teme a la soledad, te elije a ti para hacer vida, para crecer juntos sin someter, sin necesidad de que sanes mis heridas.

pareja que desaparece

Las relaciones afectivas son, sin duda muy, complejas. Nos encontramos los unos a los otros con nuestras historias previas, con nuestros fracasos y experiencias particulares.

Lo más recomendable es iniciar esos proyectos dejando a un lado el pasado, los miedos o los vacíos que otros pudieron dejarnos. Elige a tu pareja con la ilusión de quien inicia una página en blanco y lo espera todo.

Busca el amor cuando tú te sientas preparado, cuando dejes de temer las soledades y te veas como una persona madura y feliz. Solo entonces serás capaz de ofrecer lo mejor de ti mismo.

Este artículo fue realizado gracias a LA MENTE ES MARAVILLOSA. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

12 consejos de las abuelas para vernos más jóvenes

Mamás y abuelas son excelentes dando consejos de belleza. De hecho, estudios han descubierto que la mayoría de las mujeres acudimos a nuestras madres cuando tenemos dudas sobre este tema. Como es de suponerse, mamá debió haber recibido orientaciones de su propia madre, por eso las abuelas saben el doble.

Un hecho confirmado es que su experiencia les permite opinar sobre muchas cosas. Tanto los hábitos saludables, como los no tan recomendados, pueden haber sido probadas por ellas. De manera que, las abuelas conocen lo que sí y lo que no debe hacerse en cuanto a rutinas de belleza.

Si ellas lo dicen, debe ser cierto; pues lo han experimentado en sus propios cuerpos. Recuerda que, aunque veas su piel maltratada y envejecida, ella podría darte consejos para aplicar o evitar. Por ahí dicen que nadie aprende del error ajeno, pero en este caso, vale la pena copiar el ejemplo.

Por otro lado, nuestras abuelas tienen gran participación genética en cómo nos formamos. En tal sentido, podemos haber heredado su tono de piel, el tipo de cabello y otros rasgos. Es decir, quizá necesitemos de su apoyo para elegir lo que más nos convenga, o para saber lo que no debemos intentar.
abuelas 1

Consejos de eterna juventud que nos dejan  las abuelas

Es posible mejorar la manera en que envejecemos si tomamos en cuenta la opinión de alguien a quien quizá nos parecemos mucho. Podemos comenzar a vernos en un espejo, en relación a la manera en que ella envejece. ¿Dónde se localizan sus canas? ¿Tiene ojeras? ¿Cómo ha cambiado su rostro desde que recuerdo?

Quienes tuvimos la dicha de aprender de nuestras abuelas desde muy pequeñas, podemos dar fe de cómo cuida o cuidaba de sí misma. Quizá la observamos maquillarse, usar algún producto para mejorar sus imperfecciones o tan solo envejecer a su ritmo. Lo cierto es que si le pedimos un consejo, ella estará gustosa de compartir esa palabra que necesitamos. Te contamos qué nos aconsejan las abuelas para prevenir el envejecimiento.

  1. Hidrata tu piel al menos una vez a la semana, aunque creas que luce hidratada
  2. No dejes de colocarte protector solar, aun cuando sea invierno
  3. Nunca duermas con el maquillaje puesto, quítatelo sin excusas y con lo que tengas a mano
  4. El vino te ayuda a lucir más joven, el cigarrillo no
  5. Acostumbra a tomar mucha agua, y no olvides purificarla. Debes hervir el agua que vas a tomar, al menos por 20 minutos
  6. Algunas abuelas aconsejas que lavemos nuestro cabello con vinagre. Quienes lo han probado creen que es estupendo

abuelas 2

  1. Evita hacer muchos gestos mientras hablas o en cualquier momento del día. A veces las arrugas comienzan a formarse en los lugares donde más hemos gesticulado
  2. Las abuelas recomiendan que todas las mañanas nada más al levantarnos, hagamos todo por estirar nuestro cuerpo
  3. Usa el aloe vera para aclarar las manchas
  4. Un secreto para mantener la figura y la salud, son las depuraciones del organismo con piña
  5. Tragar un ajo entero todas las mañanas es un consejo ideal para adelgazar
  1. Evita comer demasiadas carnes rojas, y en general, otras proteínas de origen animal

¿Estos consejos funcionan?
Quizá muchos de estos consejos nos suenen familiares, de hecho, es posible que hayamos visto a las abuelas aplicarlos. Para saber si en realidad funcionan, observemos si quien lo dice lo aplica o si se le notan los resultados. Si tu abuela te recomienda que cepilles tu cabello cada noche, lo más probable es que ella lo haga, observa cómo luce su cabello.

Es posible que se queden por fuera muchos consejos de belleza y juventud que nuestras queridas abuelas han compartido con nosotros. Las recomendaciones anteriores, son una compilación de opiniones que han reunido madres e hijas ¡Cuéntanos cómo te ha ido! ¿Qué consejos te han dado?

Este artículo fue realizado gracias a ERES MAMÁ. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.