Frases como “Tú verás lo que haces”, “Si me quieres de verdad no lo harías” o “Cuando te vaya mal, no me pidas ayuda” son ejemplos clásicos de chantaje emocional. De hecho, prácticamente todos en alguna ocasión hemos sido una marioneta...