Cada día es una nueva oportunidad… Toma un respiro y comienza otra vez.

Una de las ventajas más importantes de la vida consiste en que podemos generar cambios con efectos apreciables de manera instantánea. Muchas veces no estamos conscientes del poder de nuestras decisiones, ni de la capacidad que tenemos de elegir entre infinitas opciones. Nunca tenemos un solo camino por tomar, contamos con infinitas posibilidades y a través de las que tomamos, creamos nuestra realidad.

Cada día nos ofrece en un marco temporal, una nueva oportunidad, nos ofrece la opción de elegir cómo queremos vivir, qué queremos hacer con nuestras vidas y dar los pasos que nos acerquen a donde deseamos estar.

Es cierto que la vida puede tornarse complicada, que podemos sentirnos acorralados, sin poder escapar de situaciones que nos desagradan, que afectan nuestra integridad o sencillamente que sentimos que no nos pertenecen, que es un error ubicarnos allí.

Debemos entender que nada de lo que ocurre en nuestra vida corresponde a un proceso aleatorio, cada una de nuestras experiencias tiene algo que mostrarnos, el cuánto nos tome cambiar de escalón, solo dependerá de la consciencia que podamos tener en relación a ese tránsito, sin identificarnos con aquello que vivimos, entender qué nos quiere mostrar una experiencia. Evidentemente es mucho más sencillo decir que todo pasa por algo, que descifrar qué representa ese “algo”.

No debemos desesperar en nuestros procesos, debemos simplemente fluir y entender que las experiencias que menos deseamos, están en nuestro camino para sanar las heridas que hemos venido arrastrando, para aprender a amar y a perdonar, aceptando a las personas y a las cosas como son y sin responsabilizar a algo o alguien por lo que nos ocurre, tomar las riendas de nuestra vida y continuar el avance.

Ante las adversidades debemos cambiar la manera de apreciar las cosas, debemos apretar un interruptor para ver las cosas de una manera favorable para nosotros. Aunque hablemos de algo que consideramos absolutamente negativo, cuando rescatamos de lo malo, lo mejor, nos colocamos en una posición de control, abriéndonos camino para llegar al sitio en donde sentiremos que encajamos.

Aprovecha cada día y ve en él la posibilidad de dejar atrás todo lo que dañe, de nada te sirve una carga a cuestas, de nada te sirve acumular sentimientos, emociones, recuerdos, que no hacen más que sabotear tu vida, cargándola de energía negativa. Hoy es el mejor momento para soltar la carga, tomar un respiro y continuar, más ligeros de equipaje y con muchas más herramientas para hacerle frente a cada nueva experiencia.

Este articulo fue realizado gracias a mujer.guru Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Fin de la conversación

Los conflictos son normales en una relación

El conflicto en sí mismo no significa que una relación sea necesariamente insana, ya que las diferencias de opinión son una parte casi inevitable de una vida compartida. En última instancia, el factor decisivo en la determinación de si un conflicto es saludable o no, es la manera en el que los miembros de la relación optan por resolver el conflicto, ya que la forma más sana de resolverlo es a través del diálogo civilizado que termina en un consenso compartido. Aunque darle al otro espacio después de una discusión para evitar la pérdida de la compostura es aceptable, ignorarlo es una forma de manipulación, como lo es la retención de afecto y debe evitarse. Un error común en las parejas es sacar a relucir argumentos pasados. El perdón es un componente esencial del éxito de la resolución el conflicto de relación y una vez que un socio se compromete a perdonar el pasado, el incidente no debe seguir siendo un punto de discusión frecuente.

Confiar en los instintos

A veces puede ser difícil que uno de los miembros de la relación comprenda realmente que está en una relación no saludable; sin embargo, muy frecuentemente, esa persona sabe instintivamente si una relación es sana o no. Tener una relación problemática no siempre es motivo de un final, especialmente cuando ambas partes están dispuestas a admitir que hay un fallo y trabajan en la solución del problema. En algunos casos, sin embargo, tales como la violencia doméstica extrema, el diálogo debe ser cerrado y terminar la relación como una cuestión de bienestar personal. Si estar en una relación con alguien, ya sea un amigo o cónyuge, da lugar a una sensación instintiva de peligro, lo mejor es confiar en las señales de alerta del subconsciente en lugar de arriesgarse a sufrir daños personales.

Este articulo fue realizado gracias a ehowenespanol.com Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Fue un placer conocerte, amor de mi vida.

Llegaste a mí sin apenas proponértelo, me tocaste y ya nada volvió a ser igual. Recuerdo que durante aquellos días la vida era otra cosa, los colores eran más intensos y los olores más vivos.

No sé, creo que hay amores que lo ponen todo del revés, y tú tienes el título del más desordenado. El caso es que yo nunca quise volver a darle la vuelta a mi mundo ni ponerlo todo en orden, pero se ve que la inercia y la rutina a todo te hacen acostumbrarte.

No sé si a ti y a mí nos unió el hilo rojo del destino o todo tiene que ver con el azar, lo que sé es que de todas las personas del mundo fuimos tú y yo en aquel lugar. Eso me hace creer en que el culpable fue un señor con sombrero que unió nuestro corazón con un cordón invisible en una noche de luna llena.

Hemos llegado hasta aquí porque nos lo hemos merecido. Porque hemos sido hábiles, porque nos amamos en conjunto y por separado. El desenfreno, el romanticismo y el compromiso dieron paso a dos almas a acompañarse por siempre.

Hemos recreado verdaderos campos de batalla. Hemos llegado al fin del mundo. Nos hemos abandonado. Hemos vuelto.Hemos ahogado a nuestras mariposas

Y es que si algo nos ha quedado claro es que en el amor hay de todo, pero sobre todo, pasiones, enredos y perdón. Porque la pareja perfecta no tiene porqué ser aquella que siempre permanece unida, sino aquella que se siente como ideal.

Hay besos que son tan fugaces que tengo que pedirles que vuelvan a pasar. Ahora a todo le pongo puntos suspensivos, porque sé que continuará y que siempre puedo hacer interminables mis momentos contigo.

Da igual el tiempo que pase, si las pasiones ya no nos aprietan, siempre estarás en la zona reservada de mi corazón. En esa en la que el amor no se tiñe de colores, sino de intensidad. Y es que además lo nuestro no fue breve, fue eterno

Este articulo fue realizado gracias a http://rincondeltibet.com/ Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Las carreras en psicología mejor pagadas.

Psiquiatra infantil

En marzo de 2010, la profesión mejor pagada que deriva de una formación en psicología fue la psiquiatría infantil. Los psiquiatras son médicos que tienen al menos 8 años de entrenamiento avanzado más allá de su grado avanzado en psicología (por lo general, al menos, 4 en la residencia psiquiátrica y 4 en la Facultad de Medicina) en el tratamiento de niños con problemas mentales y emocionales. Los psiquiatras infantiles a  menudo  ven a jóvenes que tienen problemas graves, algunos de los cuales requieren de prescripción de medicamentos. Es una profesión muy difícil, pero gratificante. Los profesionales que se aplican a su capacitación en psicología en la psiquiatra infantil alcanzan los salarios promedio de US$160.000 o más. Este campo espera crecimientos constantes en el futuro.

Psiquiatría

En segundo lugar con respecto a la psiquiatra infantil, la psiquiatra general, está bien pagada con un salario promedio de US$155.000. Los psiquiatras y psiquiatras infantiles tienen la misma formación y experiencia en psicología, pero los psiquiatras generales tienen un campo más amplio de carreras. Ellos trabajan con adultos y niños. Pueden especializarse en el asesoramiento, y pueden optar por trabajar con personas mayores, una especialidad llamada psiquiatría geriátrica. Se espera que este amplio campo continúe creciendo a un ritmo bastante bueno en comparación con muchas profesiones.

Psicología industrial y organizacional

El campo de la psicología más “puro” que más paga es el de psicólogo industrial o de organización. Los psicólogos en esta especialidad aplican sus antecedentes psicología y habilidades en áreas tales como la solución de los problemas de comercialización y de gestión, la mejora de la calidad de la vida laboral para el personal de la organización y actúan como consultores para la contratación de empleados dentro de una organización. Los psicólogos industriales o de organización ganan salarios promedio de US$60.000.

Psicólogo clínico y escolar

Los psicólogos clínicos son el siguiente peldaño en la escala salarial para las personas con un título en psicología. Los psicólogos clínicos y psicólogos escolares son ocupaciones generalmente unidas con similitudes salariales y laborales. De los que tienen títulos en psicología, psicología clínica es más a menudo el instrumento privilegiado para entrar, ya que el número de personas en esta especialidad es más alto. Los médicos no recetan medicamentos. Sus tratamientos consisten en la realización de pruebas, la realización de entrevistas con los clientes, proporcionando un plan de tratamiento y trabajar con otros para ayudar mejor a los clientes que lo necesiten. Muchas posiciones en estos campos se encuentran en la escuela primaria, secundaria, y preparatoria, consultorios privados, gubernamentales y sociales de trabajo y de atención ambulatoria.

Psicólogo forense

La psicología forense es otro campo cada vez mayor que muestra ingresos anuales en el rango de US$60.000. Este campo se refiere a cualquier aplicación de la psicología en asociación con la comunidad legal. Por ejemplo, los profesionales que trabajan en esta área pueden declarar como peritos en tribunales, o pueden convertirse en consultores del jurado, en los que asesoran en la selección del jurado. Algunos se convierten en defensores de las víctimas, mientras que otros trabajan como perfiladores criminales.

Las personas con títulos de licenciatura en psicología pueden aplicar su formación sobre una variedad de  carreras  y opciones para expandirse cuando obtienen un grado avanzado. Los graduados en psicología a  menudo  eligen obtener un título de postgrado en psicología, profundizando así más en su campo elegido.

Este articulo fue realizado gracias a http://www.ehowenespanol.com/ Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

No permitas que tu felicidad dependa de algo que puedas perder.

Debemos entender que en la vida todo forma parte de un cambio permanente, que todo se mueve y si no fluimos con los cambios y nos resistimos a aceptarlos, estaremos malgastando nuestras energías de manera considerable, además de que nos estaremos cerrando a vivir otras experiencias, inclusive más interesantes que aquellas a las cuales buscamos aferrarnos.

A veces debemos soltar lo que tenemos para darle paso a nuevas vivencias

Aunque no siempre sucede, muchas veces tendremos que soltar algo que valoramos, para poder tomar algo que para nosotros resulta novedoso. Es aquí donde los apegos, la costumbre y el miedo a lo desconocido nos ponen mil trabas, buscando quedarse en la zona de confort, pero que no necesariamente es la que nos hace sentirnos mejor.

Si no nos arriesgamos, nunca sabremos qué tan lejos podemos llegar o cuántas conquistas somos capaces de realizar, evidentemente puede darnos miedo, pero esto no puede convertirse en un factor limitante y debemos sencillamente actuar a pesar de él.

No busquemos fuera lo que solo reside en nuestro interior

Si bien es cierto que factores externos pueden colmarnos de alegrías, de satisfacciones, esto no podemos confundirlo con la felicidad real, aquella que no depende de nada de lo que ocurra fuera de nosotros mismos, que no distingue de escenarios, de momentos, de personas, de presencias o ausencias.

La verdadera felicidad la encontramos dentro, en esa tranquilidad de saber que todo está bien en nuestro interior, que se nos puede caer el mundo encima y tenemos la seguridad de que contamos los recursos para salir de eso, donde aceptamos cada momento sin pretender cambiarlo y actuamos en pro de nuestro bienestar, pero no desde la angustia o la ansiedad, sino desde la calma que se adquiere cuando entendemos que todo es perfecto tal y como es, que creamos nuestra vida con un propósito y tenemos el privilegio de dirigir nuestro barco.

El miedo a perder nos hace actuar de manera errada, nos hace maquinarlo todo, atemorizarnos por todo. Si permitimos que las cosas fluyan, sin darle importancia a la permanencia en el tiempo, sin generar necesidades, podemos sencillamente disfrutar de cada experiencia, vivir el presente y desconectar un poco nuestra mente preocupada por el mañana y afectada por nuestro ayer.

Vive la vida con la plena consciencia de que solo tú eres el responsable de tu felicidad, no se la endoses a nadie, ni responsabilices a otro por lo bien o mal que te puedas sentir, tu decides lo que recibes y cómo te afecta todo lo que proviene del exterior.

Este articulo fue realizado gracias a http://rincondeltibet.com/ Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

El perdón: ¿debo o no debo perdonar a quien me hirió?

Es cierto que el perdón favorece a que se produzca una reconciliación pero esta no es estrictamente necesaria, de hecho podemos estar en una relación donde no haya perdón y simplemente se haya “olvidado” un hecho doloroso o bien perdonar a alguien con quien ya no tenemos ningún contacto. El acto de perdonar en sí, es más bien un proceso y se da a medida que pasa el tiempo.

Bien, los científicos están de acuerdo en que perdonar implica que la persona ofendida reconoce que aquello que le han hecho, no está bien y aunque sabe que la situación puede no estar justificada y la persona que le ha causado el daño no merece ser perdonada, toma la decisión de hacerlo.

El perdón se experimenta a nivel individual, hay un cambio en la conducta, el pensamiento y las emociones de quien lo sufre pero a la vez se puede considerar interpersonal ya que se da en una situación concreta y con unos roles específicos: ofensor-ofendido.

Los procesos asociados al perdón

En los últimos 20 años ha habido un creciente interés en el estudio del perdón en Psicología con el fin de abordar dos procesos:

  • Por un lado, el perdón aspecto clave en la recuperación de heridas emocionales, como el caso de la infidelidad en la pareja, en que la persona engañada puede sentirse traicionada por su cónyuge..
  • Cómo evidencia en la asociación en numerosos estudios entre el perdón y la salud, tanto física como mental.

Tipos de perdón

Desde el enfoque de quien se ha sentido herido en relaciones cercanas y más cotidianas, podemos encontrar tres tipos de perdón:

  • El perdón episódico: relacionado con una ofensa particular dentro de una situación concreta.
  • El perdón diádico: la propensión de perdonar dentro de una relación, como puede ser una pareja o una familia.
  • El perdón disposicional: rasgo de la personalidad de una persona, su disposición a perdonar a medida que pasa el tiempo y a través de diferentes situaciones.

Estos tres elementos influyen conjuntamente sobre nuestra capacidad para perdonar y en el modo en el que decidimos perdonar.

Posturas respecto al perdón

Existen tres posturas respecto al perdón, las cuales nos predisponen de una u otra manera a la hora de intentar responder a la pregunta de cómo perdonar. Estas son las siguientes:

  1. La primera posición y la más extendida. Percibe el perdón cómo esencial para la curación de heridas emocionales y resalta lo beneficioso que es para la salud, física y mental. Resulta muy útil para el tratamiento de sentimientos de ansiedad y rabia además de una herramienta clínica muy eficaz para personas con estrés postraumático. Se le atribuyen valores de compasión y humildad.
  2. La segunda postura tiene una visión diferente del perdón respecto la primera. Considera que en algunos casos no perdonar resulta también beneficioso, ya que no hacerlo puede ser perjudicial para quien perdona y puede poner en riesgo colectivos que están en situación de vulnerabilidad como puede ser el caso de los abusos o maltratos. Los valores que sostienen son equidad, justicia y empoderamiento.
  3. La tercera postura se encuentra a nivel intermedio de las dos anteriores. Pone énfasis en el contexto en el que se da el perdón y por tanto habría que valorar cada situación.

La decisión de perdonar o no está en quien se ha sentido ofendido, y se puede introducir a nivel terapéutico siempre y cuando el paciente lo decida libremente. Por tanto de esta visión el perdón puede ser tanto positivo como negativo, dependiendo del contexto donde se produzcan los hechos.

Factores que influyen en el perdón

A fin de profundizar un poco más en el mundo del perdón se describen las principales características o variables que afectaran a la decisión final:

La exoneración: es un proceso interno en el cual la persona herida analiza y entiende con más profundidad la situación que le provoca un daño. (Hargrave & Sells, 1997).

  • Características del que perdona: depende de si pensamos que la persona ha actuado para hacernos daño, o si bien pensamos que no lo ha hecho queriendo, cuando más benévolas percibamos las actuaciones del otro, hay más posibilidades de que accedamos a perdonarle. Por otra parte, las personas que están dispuestas a perdonar, disponen de una mayor habilidad para controlar sus emociones, así como las personas con ansiedad o depresión les cuesta más perdonar.
  • Características de la ofensa: cuanto más grave se considere la misma, es menos probable que exista el perdón.
  • Características del ofensor: el hecho de reconocer los hechos humildemente y pedir disculpas de forma sincera favorece que aparezca el perdón.

Perdonarse a uno mismo

El perdón puede estar enfocado hacia las relaciones con otras personas, pero también puede darse hacia uno mismo, es decir, hacia la autoimagen y el autoconcepto. Saber gestionar exitosamente el perdón hacia uno mismo supone tener más o menos éxito a la hora de no vernos invadidos por el malestar que puede producir la culpa.

Este articulo fue realizado gracias a mujer.guru Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

3 diferencias entre el amor y el encaprichamiento

Si tenemos que crear una distinción teórica entre el encaprichamiento y el enamoramiento, esta puede ser la siguiente: en el encaprichamiento no nos sentimos atraídos por la persona, sino por la idea que nos hemos formado de esa persona, basada en buena parte en invenciones y autoengaños.

Así pues, mientras que en el amor a pesar de que el vínculo emocional también es básicamente irracional este se basa en las experiencias vividas juntos y no en las ficciones, en el encaprichamiento hay una especie de enamoramiento de una persona que realmente solo existe en nuestra cabeza y que se parece superficialmente a alguien real. Eso significa que lo único que nos aporta la persona que de verdad existe es su aspecto y su atractivo superficial.

Ahora bien… ¿cómo distinguir entre encaprichamiento y enamoramiento en el día a día? Para ello las definiciones teóricas no sirven de mucho, teniendo en cuenta que saber reconocer estos fenómenos en nuestro día a día resulta complicado, y más cuando una parte de nuestra racionalidad ha sido secuestrada por las emociones.

Afortunadamente, existen algunos descubrimientos que nos permiten hallar diferencias concretas entre el enamoramiento y el encaprichamiento. Veamos cuáles son.

1. El contacto visual

Algo tan simple como mirarse a los ojos de manera sostenida es capaz de reforzar vínculos afectivos duraderos, tales como los que son propios del amor. Es por eso que el tiempo que se pasa estableciendo contacto visual mutuo de manera espontánea es un indicador de la fuerza de los lazos amorosos. De hecho, en los tipos de atracción basados simplemente en el físico la mirada se dirige más bien a otras zonas del cuerpo, especialmente aquellas que tienen carga erótica.

2. Usas el “nosotros” casi tanto como el “yo”

El amor no solo se plasma en lo que hacemos, sino que también ejerce un efecto sobre lo que decimos; tanto en el contenido de nuestro discurso, como en las formas en las que lo expresamos. Es por eso que tiene sentido fijarse en si se utiliza la primera persona del plural más de lo normal cuando se habla acerca de lo que se siente acerca de la relación.

Esto indica que se ha pasado de una perspectiva totalmente personal a otra en lo que lo compartido ha ganado importancia. Se habla algo más desde el punto de vista de la pareja, una entidad que es más que la suma de dos personas independientes la una de la otra.

3. Vuestras personalidades son similares

Contrariamente a lo que señala la cultura popular, los polos opuestos no se atraen, o por lo menos estadísticamente no tienden a hacerlo durante relaciones de largo recorrido. Las dificultades que supone relacionarse mucho con alguien cuyos hábitos, costumbres y patrones de comportamiento distan mucho de los propios desgastan mucho las relaciones.

Sin embargo, no resulta raro encapricharse de personas muy distintas a uno mismo, ya que presentan un componente exótico que, en un primer vistazo, genera interés y curiosidad, o incluso un toque de exclusividad por la “rareza” de la otra persona.

Este articulo fue realizado gracias a mujer.guru Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

¡Si tienes un hombre así a tu lado, es momento de huir!

El llamado manotas en alusión al pulpo de la caricatura, este hombre te ama desde que te vió por vez primera, jura que eres su amor soñado y único y por ello, debe comprobar y demostrar que eres completamente suya, tanto en público como en la intimidad, para ellos todo es rápido y preciso.

El egocéntrico, que desde la primera cita, sólo habla de él, del éxito que ha tenido en la vida, de sus buenos gustos, de lo cotizado que es entre las mujeres, de cómo dejó a sus ex novias y de lo afortunada que eres de que se fije en ti.

El déspota y prepotente, ese hombre que denigra y discrimina a los demás, nunca está conforme con nada, tratar despectivamente a los demás es un hábito para el.

El posesivo incontrolable, dispone de tu tiempo desde la primera salida, muestra molestia cada vez que suena tu teléfono, se atreve a preguntar cada paso que das y espera una explicación a todo, necesita imperiosamente manipular tu vida.

El sexual, ese maravilloso amante, según él, como todas las que han pasado por su vida sexual lo buscan por “lo increíblemente bueno que es en la cama”.

El que no aprendió a tratar a una dama, ese que no cuida el mínimo detalle ni tiene el mínimo respeto, mira incontrolablemente a otras mujeres y no para de chatear.

El que tiene novia y espera que te sometas a la comparación, para ello plantea todo tipo de excusas, como que ya no la ama pero que sigue a su lado por miedo a que se suicide o por costumbre o lástima, o peor aún, son como hermanos.

Y por último, el misterioso, alguien le dijo que era más interesante vivir en la incertidumbre, nunca es claro, nada tiene mucho sentido, puede deslumbrar al inicio, mi consejo, no te quedes a averiguar por qué tanto misterio en su vida, mejor huye.

Este articulo fue realizado gracias a mujer.guru Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

 

Tu salud depende de tu tipo de personalidad (la ciencia lo demuestra)

¿Puede influir la personalidad de cada individuo en su salud?

Algunas personas mantienen una firmeza y fortaleza admirables ante situaciones excepcionalmente duras, teniendo todos los factores en su contra. Por otra parte, nos encontramos con individuos que, aún teniendo todo a su favor, son propensos a padecer problemas de salud.

Podemos citar algunos de los personajes más emblemáticos de nuestra era para destacar el tipo de personalidad de cada uno y cómo afrontaron esos momentos de desgaste físico.

1. Muhammad Alí

El púgil más famoso de todos los tiempos fue despojado de su primer título en 1966 y vetado del ring durante tres años por negarse a participar en la Guerra del Vietnam.

Pero su personalidad luchadora y perseverante le hizo campeón dos veces más, ganándose el apodo de “The Greatest of All Time” (el más grande de todos los tiempos).

2. Nelson Mandela

El ex presidente sudafricano pasó en prisión más de 30 años con restricciones más severas que los presos comunes, obligado a picar piedra, privado de visitas y comunicación por correo ordinario.Mandela mantuvo una actitud bien positiva que le condujo a ser presidente de su país y Premio Nobel de la Paz en el año 1993.

El nexo entre la manera de ser y el bienestar físico

Ya en la Antigüedad, el griego Hipócrates y el romano Galeno clasificaron a los seres humanos en cuatro tipos psicológicos, cada uno de ellos susceptible a problemas concretos de salud.

Por ejemplo, las personas coléricas, según la medicina antigua, suelen ser personas autosuficientes y ambiciosas, y eso les supone ser propensos a padecer problemas cardíacos o adelgazar/engordar fácilmente.

Más de dos mil años han pasado desde aquellas primeras investigaciones pioneras entre temperamento y salud.

Los científicos expertos siguen buscando correlaciones entre rasgos de personalidad y tipos de enfermedad, y elaboran así hipótesis para poder concluir si estas asociaciones se deben a una base biológica común o a que un factor sea causa del otro. Pero… ¿Se puede afirmar que nuestra personalidad afecta a nuestra salud?

Ser positivo

Un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Norte (EEUU) por Janice Williams arroja luz sobre el papel que juega la ira en la salud. Durante cinco años siguió a un grupo de personas y observó que los que se mostraban irritables, cínicos y hostiles, registraban mayor facilidad para padecer deficiencias cardiovasculares.

Una de las conclusiones que emitieron los investigadores era que la personalidad influía en los hábitos del día a día. Por ejemplo, el consumo de alcohol, tabaco o drogas era más habitual entre los individuos más impulsivos y agresivos.

No obstante, una vez analizados los datos detalladamente, se concluyó que la conexión entre personalidad y carácter presenta una relativa complejidad. De hecho, entre personas cuyos malos hábitos estaban igualados, la mala salud de los coléricos era ma´s pronunciada.

Por otro lado, Laura Kubzansky, profesora de la Universidad de Harvard, ha elaborado varias investigaciones sobre la tendencia al optimismo o al pesimismo y su nexo con la salud física. Su conclusión es bien contundente: la negatividad es mala para la salud. Los datos recogidos de sus estudios basados en observar a colectivos durante décadas demuestran que las personas que perciben su futuro con sombras son más proclives a padecer enfermedades, independientemente de las condiciones materiales de vida y del poder adquisitivo.

Corazón de cristal

El sistema cardiovascular es un elemento fundamental a la hora de estudiar los diferentes tipos de personalidad.

A finales del siglo XX, Meyer Friedman y Ray H. Rosenman intuyeron que podría haber una correlación entre el riesgo cardíaco y determinados patrones de comportamiento. Las personas más propensas al infarto eran individuos estresados e impacientes (personalidad tipo A).

¿Por qué este tipo de personas tiene más riesgo cardíaco? Una vez más, no existe una sola causa. El neurólogo Redford Williams unifica en sus teorías dos posibilidades: los individuos con bioquímica tipo A, sumada a la mala rutina, tienen más posibilidades de padecer un infarto. Según Williams, las personas con ese perfil secretan constantemente hormonas del estrés como el cortisol, y su presión arterial y pulsaciones sube a menudo.

Los límites de la mente

Pero no hay que caer en la trampa. Susan Sontag, escritora del libro La Enfermedad y sus Metáforas, nos cuenta acerca de los dolores de cabeza que le produjeron las teorías simplistas que interpretan lo mental como un superpoder capaz de controlarlo todo.

Numerosos libros y escritos de autoayuda están basados en datos no científicos, hecho que ha popularizado la idea de que las enfermedades no son más que una manifestación de los problemas con el espíritu.

Así, en mucha literatura basada en la pseudociencia se insiste que hay una conexión entre personalidad menos asertiva y la enfermedad. Sontag recuerda el peligro de la sacralización de lo mental:si pensamos que lo psíquico puede controlarlo todo y que está por encima de la materia, nos sentiremos frustrados y desbordados contínuamente.

Tomar por sentado que el espíritu domina por completo el mundo supone una pérdida de tiempo y de esfuerzos, ya que la influencia de lo psíquico sobre lo físico es a menudo difusa y difícil de controlar.

Por supuesto que tenemos que cuidar el modo en el que pensamos, pero hay que aceptar ese porcentaje de azar y contingencia que tanto cuesta hoy en día sobrellevar.

Este articulo fue realizado gracias a psicologiaymente.net Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

 

Si eres una persona celosa, entérate de estas 12 formas que te pueden ayudar a mejorar.

El comportamiento celoso sale a relucir debido a las creencias poco realistas y la inseguridad que tiene la persona, y suele ocasionar pensamientos obsesivos que para nada son saludables. Es un problema de pareja que muchas veces no se supera y, casos extremos, debe ser tratado por un profesional, ya que los celos marcados suelen ser causa de una baja autoestima, una personalidad paranoide o un carácter posesivo, entre otros motivos.

Cómo dejar de ser una persona celosa

Los celos causan un gran dolor y sufrimiento para ambos miembros de la pareja. Si crees que tú estás actuando de manera celosa y crees que esto está afectando a tu relación, mejor que pongas freno a tu conducta antes de que la situación entre en un círculo vicioso.

1. Reconoce que te comportas de forma celosa

¿Cómo dejar de ser celosa o celoso? De nada van a servir los consejos que se muestran a continuación si no reconoces que tu comportamiento está siendo exagerado y es poco saludable para tu relación. 

Está claro que no siempre es fácil hacer autocrítica, pero seguramente seas capaz de reconocer que tu forma de actuar está dañando a tu pareja y te está convirtiendo en una persona tremendamente infeliz.

2. Ten voluntad para cambiar

Si ya has reconocido que estás siendo celoso, el siguiente paso es hacer algo para transformar tu forma de comportarte. Cambiar no es nada fácil, especialmente cuando te sientes inseguro. Si eres consciente de que eres una celosa o celoso, vas a tener que transformar tu manera de pensar para no perder a esa persona que tanto quieres. Esto solo podrás conseguirlo con voluntad y si pones de tu parte.

3. Detecta los celos

Si ya has reconocido que tienes un problema y estás dispuesto a cambiar, es necesario que detectes cuándo te estás comportando de manera celosa. Y es que los celos se pueden manifestar en muchos momentos. Por ejemplo, cuando el miedo a que te sean infiel te invadeal saber que tu pareja se va de cena de empresa. 

Es necesario que reconozcas cuándo pierdes los nervios y si estos pensamientos que tienes son reales o son fruto de tu imaginación (es decir, que no tienes ninguna prueba de que tu pareja esté teniendo una aventura con otra persona).

4. Piensa de manera realista

Una vez hayas detectado que estás comportándote de forma demasiado exagerada, es el momento de hacer un esfuerzo por cambiar, de lo contrario, los celos te invadirán. Si en tu mente aparece el pensamiento de que “tu pareja está con alguien”, piensa en la veces que te ha demostrado su amor y en las nulas pruebas que tienes para acusarle.

5. Trabaja en ti

Los celos son muchas veces consecuencia de una baja autoestima y de la inseguridad. Las personas celosas, además, sufren una gran dependencia emocional, pues sienten una gran preocupación a ser abandonadas. Es por eso que el primer paso para superar los celos es trabajar en uno mismo.

6. Confía en tu pareja

La confianza en la pareja y los celos son incompatibles, por lo que es necesario que aprendas a confiar en tu pareja. La buena salud de la relación se basa en el respeto y la confianza mutua, por eso debes dejarle disfrutar de su propia vida. Las relaciones funcionan cuando los dos miembros tienen su propio espacio, así que no estropees lo que os ha unido y lo que os ha hecho tan felices juntos.

7. Averigua qué es lo que te hace ser celosa o celoso

Es posible que los celos puedan haber surgido por tu baja autoestima o porque has tenido una experiencia traumática en una antigua relación. Por tanto, es necesario que averigües qué es lo que te hace comportarte así, pues puede que de esta manera comprendas mejor qué te ocurre. Busca pistas en tu comportamiento.

8. Olvida el pasado

Una vez que hayas detectado cuál es el problema, si lo que te está haciendo reaccionar así es culpa de alguna relación del pasado, mejor que pases página y disfrutes del momento presente. Las malas experiencias tienen algo bueno, y es que nos hacen crecer y convertirnos en mejores persona si aprendemos de ellas.

9. Céntrate en lo bueno de tu relación

Seguramente tu relación tiene cosas muy buenas, y por eso estás con la persona que tanto quieres. Si deseas que no se acabe lo vuestro, mejor que te centres en las cosas positivas en vez de dejar que tus pensamientos irracionales interfieran con vuestro amor.

10. Mejora la comunicación con tu pareja

La comunicación puede evitar conflictos en la relación, por lo que es bueno que pases más tiempo con tu pareja, te comuniques son él conozcas sus necesidades, y le muestres tu confianza respeto. Y si algo te preocupa, mejor que se lo cuentes. Eso sí, debes ser cuidadosa a la hora de hablar de este tema tan sensible.

11. Practica Mindfulness

El Mindfulness es una herramienta muy potente para mejorar las relaciones interpersonales y también los celos. Puede ayudarte a interpretar las situaciones de manera más realista, amejorar tu autoconocimiento emocional y a tratar a tu pareja y a ti misma con compasión. Todos estos elementos son positivos para tu bienestar y te permitirán ver la vida desde otra perspectiva.

12. Acude a terapia psicológica

Es importante entender que los puntos anteriores, en ocasiones, pueden no surgir efecto, pues si los celos son patológicos es necesario acudir a terapia psicológica para tratar el problema de raíz. Ya sea por la baja autoestima, la falta de habilidades sociales o una experiencia traumática del pasado, la terapia psicológica aporta herramientas para superar esta situación problemática.

Este articulo fue realizado gracias a psicologiaymente.net Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.