¿Eres consciente de hasta qué punto influye la alimentación en tu bienestar físico y mental?

0
156

Las nueces son ricas en selenio, tú animo no decaerá́! El plátano estimula los niveles de dopamina, una molécula que está detrás de nuestros placeres más secretos, ¡te sentirás genial! La sardina tiene ácidos grasos Omega 3, ¡salud a tope!… Sí, la comida puede aportar su granito de arena a tu felicidad. Y más aún si va acompañada de un estilo de vida saludable. Porque ninguna, por buena que sea, beneficia por sí sola a tu organismo y vitalidad.

El cerebro nos hace ser conscientes del hecho de estar vivos y de cómo lo cuidemos dependerá́ de nuestra calidad de vida.

Se requiere de una dieta y unos hábitos saludables, que lograran potenciar nuestra eficacia, prevenir el envejecimiento, y también evitar enfermedades,  Debemos llenar cada día el carrito de compra con productos que aumenten la calidad de nuestros neurotransmisores,  Las biomolecular que permiten a la información viajar desde una neurona a otra, Lo que comemos tiene un impacto total sobre este órgano.

Su influencia va por dos vías: la indirecta, ya que está relacionado a la salud cardiovascular y, por lo tanto, a todo lo que beneficia o perjudica al corazón y la circulación sanguínea, y la directa: a través de la ingesta de alimentos que producen energía y otros componentes imprescindibles para la comunicación entre neuronas y las funciones cerebrales, como los minerales.

Evitan el envejecimiento de las células y algunos padecimientos relacionados con el deterioro cognitivo. 

La primera receta para fortalecer nuestras capacidades intelectuales es evitar el exceso de grasas, azúcares y sal, responsables de muchos de los problemas de circulación. La segunda, incluir en nuestra dieta productos cerebro activos que poseen abundantes nutrientes benéficos.

Los encontramos en las carnes bajas en grasas (no te pases, pero tampoco te quedes corta, ya que contienen proteína de calidad y, atención, ocho de los nueve neurotransmisores conocidos son aminoácidos, es decir, derivados de la proteína) y también en las verduras y frutas de color.

En el verde, rojo o naranja está la magia de sus antioxidantes. “Deberían constituir el 75% de nuestra dieta diaria”. Tampoco podemos olvidar la cúrcuma y el tamarindo (su poder antioxidante está demostrado) o la grasa vegetal de coco que, en muy pequeñas dosis, ayuda a metabolizar el azúcar.

Sin embargo, existen muchas maneras de poner nuestro cerebro en modo positivo. ¿Has oído hablar de la serotonina y la dopamina, dos sustancias retroactivas que inciden, de una manera decisiva, en la producción y regulación de las emociones y las motivaciones? La primera nos da la tranquilidad, es un ansiolítico, y la segunda es un vigorizante e infunde fuerza y motivación para hacer cosas.

Una dieta rica en hidratos de carbono como cereales y legumbres.

Favorece la síntesis de triptófano, el aminoácido que aumenta la producción de serotonina. Las bebidas con altas dosis de vitaminas y minerales también mejoran la producción de esta hormona responsable de nuestra felicidad.

Llevar a cabo una actividad física moderada, leer y escribir un poco todos los días, tocar un instrumento musical, dormir al menos seis horas pero no más de ocho, cocinar con calma, consumir artículos producidos localmente y estar en contacto con la naturaleza.

Compartir
Artículo anteriorToma el poder en tus manos utilizando la intuición.
Artículo siguienteDime cómo te sientas y te diré quién eres.
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here