El rencor es una fuente de rabia, malestar y odio.

0
125

Aprender a manejar el estado de rencor es vital para que no se convierta en crónico. Cuando alguien nos ha herido o creemos que nos ha hecho daño es cuando aparece el rencor en nuestra vida.

El rencor es una de las emociones negativas que más a menudo puede experimentar el ser humano. Y en eso, las expectativas que tenemos de otras personas o lo que esperamos que se produzca es lo que más contribuye a generar rencor. No hay nada positivo en sentir rencor, por esa razón, lo mejor que podemos hacer para tener una vida plena y tranquila es tratar de eliminar el rencor que pueda haber en nuestras vidas.

Cuando alguien nos hace daño, nos traiciona o nos hace sufrir, no podemos evitar sentir resentimiento.

Ser rencorosas nos hace mucho daño y provoca que nuestra vida esté llena de sentimientos negativos e infelicidad. Y no son los únicos síntomas, el rencor también produce ansiedad, estrés y malestar físico, por lo tanto, se convierte en una barrera para la felicidad. Acaba debilitando nuestra identidad, modifica nuestro humor negativamente y nos hace ser desconfiadas con los demás.

¿Cómo puedo acabar con este sentimiento de rencor?

La  parte principal para avanzar y desechar el rencor que sentimos es reconocerlo. Admitir que tenemos un problema es la mejor forma de empezar a ponerle solución y superarlo. Puede ser que en un momento dado te sientas rencorosa pero la otra persona te haya hecho daño sin saberlo. Mucha gente es rencorosa pero no se para a pensar si la otra persona lo ha hecho con mala intención, y ciertamente en muchos casos no es así.

Te ha hecho sufrir y ahora te está quemando por dentro.

En lugar de dejar que esto siga pasando, lo ideal sería que te quedases con la parte útil de esto, es decir, con el aprendizaje que puedes extraer de lo que te ha pasado.  A veces habrá personas a lo largo de nuestra vida que nos hagan daño pero si dejamos que el orgullo hable por nosotros no tendremos la suficiente capacidad como para afrontar el dolor que nos han producido, aceptarlo y borrarlo de nuestra vida.

Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer para eliminar el rencor de tu vida es aceptar eso que te ha pasado y decidir continuar tu vida con el alma en paz. Volver siempre a esos recuerdos negativos que viviste en el pasado hace que pierdas la oportunidad de vivir con libertad hoy, recrearse en el dolor estanca. Aleja tu rencor descubriendo aficiones nuevas, llevando a cabo nuevos proyectos, abriendo tu vida a otras personas y creando experiencias extraordinarias.

Vengarse no sirve de mucho y aunque en un principio te pueda hacer sentir un bienestar momentáneo, posteriormente llegará el arrepentimiento y el sentimiento de culpa. Si centras tu vida en conseguir tus metas y vivir tal y como quieres, verás cómo el rencor va desapareciendo poco a poco porque te darás cuenta de que te sientes bien y que estás satisfecha con tu vida sin necesidad de que los demás cumplan con todas las expectativas que desearías.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here