Se escudan en su victimismo para no responsabilizarse de nada.

0
30

Todos en algún momento u otro de nuestras vidas nos hemos topado con esa clase de persona que se disfraza de víctima para conseguir nuestra atención. Son personas que utilizan la queja y la lamentación para obtener las atenciones emocionales que necesitan e imponer sus voluntades. El victimismo en la manera de manipular emocionalmente más común.

Todo lo malo que les ocurre es siempre por culpa de los demás. Son incapaces de reflexionar y analizar sus actos y su relación con su entorno, encerrándose en su papel de víctima.

Lo cierto es que la persona que se victimiza lo hace por un problema de madurez emocional.  Seguramente en su infancia, la técnica de ir de víctima le sirvió para obtener la atención de los demás. Es una estrategia infantil e inmadura utilizándola en la edad adulta para seguir obteniendo la atención de los demás

Tienen una visión distorsionada de la realidad.

Todo lo que les ocurre es culpa de los demás. Creen que la culpa de aquello que les ocurre es por causas externas, y por tanto no tienen ninguna responsabilidad al respecto. Rehúyen de tomar las riendas de su vida y responsabilizarse de sus actos.

Se sienten bien cuando los demás se compadecen de sus lamentos.

Son felices cuando los demás les atienden y les escuchan. Su victimismo es su única herramienta para llamar la atención, y obtener todo aquello que quieren conseguir. No buscan solucionar sus problemas por lo que no te pedirán ayuda, estas personas buscan la compasión y el protagonismo que su victimismo les proporcionan.

Son incapaces de reflexionar ni realizar una autocrítica.

Las víctimas crónicas son incapaces de flexionar acerca de sus actos o de aquello que les ocurre. No quieren ver la realidad. Es más simple engañarse creyendo que no tienen la culpa de nada, y que todo lo que les ocurre es por causa de los demás. No aceptarán  de igual modo ninguna crítica, ni tan siquiera si es constructiva.

Buscan culpabilizar a los demás en todo momento.

Las víctimas crónicas creen fervientemente que los demás siempre actúan de mala fe, intentando siempre destruirla de un modo u otro.

Todo el lenguaje que utilizará estará destinado a que te sientas culpable. Siempre desempeñará su papel de víctima en toda discusión, dejando el papel autoritario a la otra persona. Si no ve una salida a sus argumentos victimista, utilizará el llanto y la huida para desarmar a la persona que quieren manipular.

Este tipo de personas son hábiles a la hora de realizar un perfil de la persona que quieren manipular. Saben encontrar perfectamente sus puntos débiles y logran imponer mediante la manipulación emocional sus voluntades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here