Si tu felicidad ha sido a costa de la felicidad de otro, disfruta mientras puedas

Si crees que tus actos tienen consecuencias, pues entenderás que si tus acciones van en contra de la felicidad de otra persona, pues debes asegurarte de disfrutar de la gratificación el mayor tiempo que te sea posible… Puede parecer una amenaza, pero no es más que la aplicación de la ley de causa – efecto.

Definitivamente nuestra prioridad es nuestra felicidad, sin embargo, esto viene asociado a procurar el beneficio a los involucrados, nuestras necesidades debemos cubrirlas sin afectar de forma consciente y negativa a otra persona.

8135808966_c5ea7221c7_k

Cuida tus actos, procura no llevarte por el medio a quien esté en tu ruta hacia la felicidad, hay otros caminos, que inclusive pueden llevarte al mismo destino, pero que energéticamente estarán alineados con la armonía.

Tú sabes a ciencia cierta cuándo tus actos están perjudicando a alguien más, cuando estás poniendo a una persona en peligro, cuando estás afectando a una familia, cuando estás beneficiándote de algo que no es tuyo, cuando la cobija que usas le pertenece a alguien que está pasando frío y no por decisión propia. No es necesario romper una regla, una ley, solo hace falta actuar con la consciencia de que por nuestro beneficio particular, alguien más está saliendo lastimado, robado o colocado en una posición de desventaja.

Mujer-de-espaldas-con-vestido-y-manto-rojo (1)

La justicia “de los hombres” puede ser algunas veces condescendiente, pero aquella por la cual se rige  nuestra alma muy probablemente nos pasará la factura y de forma magnificada por aquello que hayamos hecho de forma deliberada. Ejemplificando: piensa en el simple hecho de llevarte de la oficina donde estás empleado un bolígrafo sin notificación alguna, ni autorización de nadie… Pues esto probablemente será la explicación que podrás dar cuando pierdas tu cartera con todos tus documentos al poco tiempo.

Todo tiene una asociación y una conexión, todo lo que das al universo, el universo te lo devolverá, para bien o para mal. Así que procura que tus acciones estén cargadas de amor hacia ti y hacia todos los involucrados, procura dar lo mejor de ti, procura trabajar en pro de lo que tu corazón sabe que es lo mejor para la mayoría. Todos tenemos la capacidad de discernir, de reconocer el bien y el mal y asociado a ello todos tenemos libre albedrío… Tu corazón siempre sabrá cuál camino debes tomar, tu corazón, no tu ego, te mantendrá alineado con el bienestar, si sabes a dónde debes ir, qué es lo que tienes que hacer y decides tomar el otro camino, muy probablemente no obtengas el resultado que esperas.

Este artículo fue realizado gracias a RINCON DEL TIBET. Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés, sigue explorando el sitio.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *