6 tácticas simples para manejar la ansiedad y los ataques de pánico.

0
8

“El mejor uso de la imaginación es la creatividad. El peor uso de la imaginación es la ansiedad. “- Deepak Chopra.

Sientes la sensación restrictiva de tus paredes del pecho que se escabulle adentro como si alguien esté parado ahí. Te estás volviendo alarmantemente consciente del ritmo de tu respiración y te preguntas si tu próxima respiración será la última. Es como si te estuvieras ahogando sin estar bajo el agua. Tú piensas: “No puedo respirar, voy a morir, solo respiro, solo respira”.

Palpitaciones del corazón, falta de aliento, y la frecuencia cardíaca rápida son sólo algunas de las reacciones del cuerpo al miedo que se produce durante un ataque de pánico. Estos síntomas pueden intensificarse y aumentar, lo que lleva a temblores incontrolables, sudoración, opresión alrededor de la cabeza, y la sensación de asfixia.

Como cualquier persona que sufre de ansiedad crónica entiende, no puede controlar cuando un ataque de pánico golpea; Y, de hecho, tratar de controlarlo a veces puede empeorarlo. Sin embargo, puede aprender a manejar mejor tu ansiedad en el tiempo para disminuir la cantidad de ataques de pánico que experimentas.

1. Tomar vitamina B6 y hierro: La vitamina B6 y el hierro juegan un papel crucial en la regulación de la producción de serotonina en el cuerpo. Los niveles saludables de serotonina, que también se conoce como “la hormona de la felicidad”, pueden ayudarle a dejar ir los pensamientos negativos y le permiten lidiar mejor con las dificultades cuando surgen.

2. Participar en la respiración diafragmática: En lugar de tomar respiraciones profundas durante un ataque de pánico, desea practicar la respiración diafragmática. Cuando te involucras en este tipo de respiración, tu vientre se expande dentro y fuera en lugar de tu pecho va arriba y abajo. Ayuda a imaginar que tienes un globo en el estómago. Tómese más tiempo para exhalar que para inhalar, tal vez inhalando durante tres segundos y exhalando por cuatro.

3. Relajar tus músculos: Otra táctica útil es la relajación muscular progresiva, que consiste esencialmente en hacer un examen de cuerpo completo y apretar luego liberar cada grupo muscular en tu cuerpo. Puedes comenzar con tus dedos del pie, tomando vueltas tensionando un grupo del músculo por algunos segundos, después relajándolo por cerca de 30 segundos.

4. Recuerda, no estás muriendo: Estás teniendo un ataque de pánico y los sentimientos que trae son síntomas de pánico normal. Describe tus síntomas a ti mismo, permitiéndote sentirlos para que puedas dejarlos ir. En vez de juzgar tus síntomas, reconócelos. Recuerda que esto es simplemente una respuesta del sistema nervioso simpático que pronto pasará. Lo primero que la gente tiende a hacer es tratar de combatir sus síntomas y juzgarse por tenerlos. En lugar de participar en esta actividad autodestructiva, sólo acepta tus síntomas y trata de calmar tus pensamientos. Esa es la mejor manera de empezar a ganar el control del ataque de pánico sin tratar de deshacerse de él de inmediato.

5. Límite de la cafeína: Beber o comer alimentos con cafeína puede hacerte más ansioso. Esto se debe a que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central. Consumir demasiado de ella puede exacerbar la ansiedad y los ataques de pánico, ya que estimula su respuesta de “lucha o huida”. Los estudios demuestran que esto puede empeorar la ansiedad, incluso desencadenar un ataque de ansiedad. Limitar la cafeína es una manera simple de reducir tu nivel de ansiedad diariamente.

6. Té de manzanilla de la bebida: La investigación clínica y de laboratorio reciente ha determinado que la manzanilla no sólo es relajante, sino que también puede disminuir significativamente la ansiedad e incluso luchar contra la depresión. Cuando te sientes especialmente ansioso, coloca cuatro bolsas de té de manzanilla en agua caliente. Después de dejarlos remojar durante cinco minutos, beber lentamente.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here