Algunos consejos para combatir el estrés según la respuesta a cada organismo.

0
9

Es importante recordar que el estrés no es una enfermedad sino que es una respuesta individual de nuestro organismo a cualquier agresión externa o a variaciones rápidas en el ambiente. La presión que provoca el estrés es diferente según la persona y esto es así porque cada persona reacciona de un modo distinto ante los mismos acontecimientos y situaciones. Lo que para una persona puede ser relajante, para otra puede resultar estresante. Aunque el estrés no se debe ignorar, es importante regular los problemas para ayudar al organismo a reaccionar ante las presiones diarias y realizar ejercicios que motiven al organismo en poner los problemas o ansiedades a un lado y no pensar en ellos.

Combatir el estrés con ejercicio físico.

La práctica regular de ejercicio aumenta nuestras defensas y nos ayuda a prevenir varios tipos de enfermedades crónicas, como las enfermedades cardíacas, la diabetes tipo 2, la obesidad, el insomnio y la depresión. El ejercicio también contribuye a mantener una adecuada densidad ósea, aumenta la fuerza muscular y la movilidad articular, reduciendo los riesgos de cirugías. Además, su práctica regular mejora la salud mental , ayuda a prevenir la depresión y aumenta la autoestima.

Un 17% de las enfermedades cardíacas y de diabetes, están relacionadas con la falta de actividad física. Del mismo modo, un 10% de los casos de cáncer de colon y pecho se podrían prevenir con la práctica regular de ejercicio. Incluso, un 10% de las caídas de los mayores es debido a la falta de actividad física.

Endorfinas contra el estrés.

Cuando hacemos ejercicio, nuestro organismo produce unas hormonas denominadas endorfinas. Las endorfinas son como un analgésico y un antidepresivo natural que algunos identifican como el “runner’s high”, un sentimiento de euforia que experimentamos al realizar un esfuerzo físico intenso.

Los niveles de endorfina se mantienen elevados incluso varios días después de realizar el ejercicio, mejorando así el humor, la autoestima y el control de peso. Como vemos, el ejercicio físico es muy recomendable para la prevención, el tratamiento de las depresiones y la reducción del estrés.

Dieta antiestrés.

Una alimentación completa es fundamental para la práctica del deporte y además le aporta a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita. Es recomendable beber antes, durante y después de cada ejercicio, sobre todo durante los meses más calurosos. Los 30 minutos posteriores al ejercicio son esenciales. Ese es el mejor momento para ingerir líquidos que nos ayudarán a acelerar la recuperación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here