Alimentos que ayudan a potenciar las funciones cerebrales.

0
28

No es posible hablar de la función de los alimentos sobre el cerebro, de forma separada de su función sobre el resto del cuerpo, ya que es el conjunto de toda la dieta lo que influye en nuestra salud tanto física como cerebral.

Nuestro cerebro posee un funcionamiento sumamente complejo, tanto, que todavía los expertos desconocen muchos de los aspectos sobre el mismo. Pero lo que sí se sabe, es que sin duda es el que gestiona y dirige todo nuestro ser, desde nuestras emociones, hasta nuestros más sutiles e inconscientes movimientos.

Llevamos un ritmo de vida acelerado y no siempre le dedicamos a la alimentación la atención que se merece. Tenemos poco tiempo y hay una gran abundancia de alimentos hipercalóricos o de comida rápida en el mercado. Comemos mal, rápido, desequilibradamente y, en ocasiones, hacemos dietas estrictas para perder peso, pero éstas pueden privar al organismo de los nutrientes fundamentales para su correcto funcionamiento.

Las grasas saturadas.

Todas las grasas, incluidas las saturadas, nos proporcionan una forma concentrada de energía. Las grasas también son imprescindibles para transportar las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) por el organismo y para proteger nuestros órganos vitales, incluido el cerebro. Todos sabemos a estas alturas que no se debe abusar del consumo de este tipo de grasas, pues tomarlas en abundancia provoca subidas peligrosas del colesterol, por lo que se recomienda un consumo máximo de no superior a un 10% de nuestra dieta diaria.

Otro efecto nocivo que se ha descubierto del abuso de este tipo de grasas, es que ingeridas en exceso favorece la aparición temprana de la demencia.

las grasas saturadas ayudan a regular la expresión de varios genes y pueden intervenir en la prevención del cáncer, deteniendo el desarrollo de las células cancerígenas; otras participan en la regulación de las hormonas y también ayudan en la transmisión de mensajes entre células, así como en la mejora de la función inmunitaria.

Las Frutas y verduras.

Las frutas y las verduras son algunos de los alimentos más saludables para nuestra dieta en muchos sentidos. Son un gran aporte de vitaminas, fibra, agua, azúcares naturales, etc. Pero ahora sabemos que no es sólo nuestro cuerpo se beneficia de estos fantásticos alimentos.

Las personas que consumían un alto número de frutas y verduras tenían menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. Parece ser que son un protector de nuestro cerebro.

Muy beneficiosos son también los frutos secos, muchos de ellos nos ayudan a potenciar el funcionamiento cerebral, como las nueces, fuente de Omega 3, Omega 6 y Omega 9 , tan necesarios para el buen funcionamiento del mismo.

El Vino.

El vino tomado con moderación nos aporta numerosos beneficios. El que vamos a tratar aquí es su influencia sobre la actividad cerebral. Al parecer el vino nos proporciona una mayor agilidad mental.

Los pescados.

Los pescados son una fuente rica de fósforo y en Omega 3. El fósforo es un mineral que ayuda a fortalecer el cerebro, especialmente, mejorando la memoria.

Podemos distinguir dos tipos de pescado. Por un lado el pescado blanco, entre los que se encuentran el lenguado, la merluza, el rape, el bacalao o la lubina, entre otros.  Y por otro, está el pescado azul, que es el más graso pero  que posee un mayor contenido de ácidos grasos Omega 3.

Los Carbohidratos.

Los carbohidratos son esenciales para el buen funcionamiento del cerebro. Muchos de los alimentos que contienen carbohidratos también contienen ácido fólico, un nutriente esencial para el desarrollo neuronal del cerebro.

El Té verde.

Esta tradicional bebida es un gran antioxidante, entre algunas de sus propiedades, podemos encontrar, por ejemplo, que ayuda a prevenir las enfermedades del corazón. En cuanto al cerebro, que es el tema que nos ocupa, sus componentes ayudan en el mantenimiento de la memoria, retrasando el daño causado por el paso del tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here