Aprendamos a secar nuestras lágrimas y a sanar las heridas.

0
363

Las heridas del alma y del corazón pesan mucho más en una persona que las del cuerpo. El ser humano siente, es vulnerable, por fuerte que quiera ser siempre se ve afectado por decepciones, frustraciones, enfados y pérdidas. Así es la vida, y es imposible escapar a su sabiduría interna, por mucho que esa sabiduría en más de una ocasión, sea opuesta a la lógica mental del ser humano.

Para poder curar el alma es importante que tomemos la responsabilidad de cuidar de uno mismo.

Cuando esas heridas pesan demasiado. En ese caso, intenta estar más tiempo solo porque las compañías excesivas pueden convertirse en ruido para tu mente, cuando necesitas mirar dentro de ti y conectar contigo. Es mejor que busques amigos con los que incluso, puedes estar en silencio. La verdadera amistad, se funda en la presencia.

La tristeza es humana y, como tal, es importante asumirla y vivirla. Además, es importante analizar las causas de la tristeza presente para poder avanzar y poner un remedio. Por ejemplo, si la causa de tu tristeza es un desamor, entonces, ha llegado el momento de romper todo contacto con esa persona que te ha roto el corazón.

Pasa más tiempo en casa porque necesitas de unespacio de intimidad para poder estar bien y ser tú de verdad al cien por cien. Tener que hacer el esfuerzo de aparentar que estás perfectamente ante los demás, cuando no es así, puede llegar a romperte.

Para sanar las heridas del alma y del corazón no debes de huir del dolor sino que tienes que enfrentarte a él, aceptarlo y superarlo.

Una manera muy efectiva de curar las heridas del alma es centrándote en tu estado de salud físico. 

Hacer deporte, comer de manera equilibrada, meditar y cuidar tu cuerpo en general es una técnica para volver a equilibrar tu mente y encontrar el bienestar psicológico. De este modo, no solo sabemos cómo sanar el alma espiritualmente, si no que conseguiremos curar el cuerpo y cultivar nuestra salud.

Si quieres aprender cómo sanar las heridas del alma y del corazón es importante que sepamos la causa de nuestro dolor. Muchas veces, el dolor puede proceder por una relación con alguien (tanto amorosa como de amistad o familiar), por la muerte de un ser querido, por la traición de alguien, etcétera. Encontrar la causa de nuestro malestar es el primer paso para poder sanar nuestras heridas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here