Así será tu vida amorosa después de una relación tóxica

0
1544

Al principio, es liberador y emocional…Pero entonces es triste, estás de luto, es confusión. Es realmente difícil averiguar quién eras antes de esa relación y luego decidir si tú eras ese alguien que quieres ser.

Son muchos altibajos. Es difícil decirse a sí mismo que está todo mejor. Es mucho tratar de mantenerse fuera del agua.

Entonces es la soledad. No es el tipo de soledad en el que quieres volver a una relación comprometida, sino una que te hace querer volver a sentirte querido.

Estás utilizando personas nuevas para llenar el vacío y tener un poco de esperanza de que cambies de opinión sobre cómo se supone que son las relaciones. Te estás decepcionando con personas “buenas” que se suponía que te tratarían de la manera en que te dijeron que debías ser tratado.

Estás tratando con todo lo que hay en ti para no llamar a tu ex. Lo recuerdas porque es cómodo, no significa que esté bien. Lloras en tu cama a altas horas de la noche porque te sientes solo. Te recuerdas a ti mismo que no eres un producto dañado debido a un amante anterior.

Es enojo. Te estás dando cuenta de que en realidad te estás saboteando a ti mismo al pensar en tu ex todo el tiempo. Te das cuenta de que debes ser consciente de tu nueva situación y dejar atrás las conversaciones sobre tu pasado tóxico.

Es mucha espera. Es mucho retroceder cuando no se quiere. Es mucho recordarse a sí mismo que todos estos sentimientos son temporales.

Es reconfortante saber que algún día vendrá la persona adecuada. Te mantienes concentrado y reconoces las señales de advertencia la próxima vez. Es poner confianza en ti y en el universo para que todo termine bien. De hecho, va a ser mejor que estar bien.

Será mejor de lo que jamás hayas imaginado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here