Aunque ya no seas la misma de antes, disfruta de la vida solo hay una.

0
43

Sé que muchas veces pasamos por situaciones de la vida que nos dejan con una gran tristeza, robándonos la alegría y las ganas de vivir… pero si buscamos en nuestro interior, seguramente encontraremos esa preciosa mujer que es capaz de reír en toda situación, por dura que sea. Cada día puede ser bello y traernos cosas positivas a la vida. Es cuestión de actitud. Sin darnos cuenta vamos caminando por la vida, llenas de penas, de malas actitudes o quejándonos de todo lo que sucede.

No hay nada como saber reír y ser feliz aunque la vida te esté dando complicaciones.

Hay personas que pese a tenerlo todo en contra, son felices. La actitud lo es todo. Y tu propia felicidad también depende de la actitud que tengas. Ríe para vivir  mejor. La vida nunca es como uno realmente quisiera: está llena de dificultad, siempre encontraremos mucho con lo que tropezar y muchas malas rachas que atravesar… ¡pero despierta! Podremos con todo ello, podremos exitosamente todas las pruebas de la vida. Acércate a las personas buenas, y decídete a disfrutar de todo ello.

Busca lo que te hace bien, no te alejes de aquello que te ofrece alegrías.

No hay nada peor que hacer lo contrario, pensar que cada día todo irá de mal en peor, eso nos deja sin ánimo para levantarnos, sin ganas de hacer nada y ponernos pesadas con los demás… Esa no es la actitud que te va a hacer bien, así que evítala.  En vez de esa antipatía, mejor será decirnos a nosotras mismas que ¡hoy será un día fantástico!, que hoy lograré hacer aquello en lo que ayer fracasé por culpa de mi mal genio. ¡Hoy sí que saldrán bien las cosas! Sonríe, ten sonrisas para ti misma y para regalar a los demás.

Cambia de actitud.

Sonríe, ten sonrisas para ti misma y para regalar a los demás. Sé buena contigo y con los demás, así el día también será mejor. Cuando estés con los demás, aporta cosas positivas, palabras y comentarios constructivos, que les animen y fortalezcan. Tú misma te verás fortalecida. Sé feliz, ríete hasta que te duela la tripa. Deja de preocuparte por las personas que parece que les encantase verte amargada, demuéstrales que puedes cambiar, que tienes mucha fuerza en tu interior.

Si tienes una buena actitud, la vida te será mucho más fácil. Porque por increíble que sea, la actitud lo es todo, hace una enorme diferencia. Tanto así que puede cambiar una vida destrozada y desalentada por una llena de ilusión y esperanza por la vida.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here