Cambia tus pensamientos y cambiarás tu realidad.

0
27

Cada uno carga a su espalda y en su corazón una batalla propia. Ninguna puede compararse a la del vecino, ni a la de tu pareja, ni a la de tu mejor amigo. Todos llevamos nuestros miedos bien escondidos, huellas del pasado que aún no han cicatrizado y laberintos presentes en los que a veces, no hallamos la salida. En los que vemos más enemigos que aliados, pero hoy lideraré la manada.

Échame a los lobos y lideraré la manada. Esta es la actitud con la que debes vestirte cada mañana para hacer frente a las adversidades, a los retos, a las dificultades que de forma gratuita, nos trae en ocasiones la vida.

¿Existe alguna explicación al por qué nos ha tocado vivir determinadas situaciones? Hay quien dice que nuestros problemas, son resultado directo de nuestros propios actos o malas decisiones. No es cierto, esta regla no siempre es correcta.

En ocasiones, las cosas fallan porque la adversidad nos sacude al azar, sin más. Porque en quien confiaste ahora te falla. Porque lo que antes era seguro, ahora ya no lo es. Porque la salud no siempre es de hierro, sino de cristal y a todo hemos de hacerle frente.

No es fácil, pero la verdad es que, cuando llegamos a este mundo, nadie nos asegura que nuestros días van a ser plácidos. Alguien, en alguna parte, debería advertirnos que debemos aprender cuanto antes a ser líderes en manadas de lobos.  Criaturas fuertes ante toda adversidad. Así que dinos… ¿También eres un buen luchador?

Lideraré a mis adversarios, combatiré las dificultades
Reflexiona durante unos instantes en esta pregunta: ¿Cuál fue tu primer encuentro con la adversidad?  Suele decirse que las personas perdemos nuestra inocencia en el momento en que aparece la primera dificultad, la pérdida o ese revés que cambió nuestro modo de ver el mundo para siempre.

Puede que pienses que nadie está preparado para afrontar la adversidad, pero no es así. Es algo instintivo, lo marca la ley de la supervivencia, y en tu interior, tienes múltiples estrategias que te harán ser un gran superviviente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here