Cuando los terceros sabotean tu relación.

0
903

Factores como la procedencia cultural, el trasfondo socioeconómico o una impresión poco favorable de las cualidades del ser amado pueden bastar para que la familia de una o ambas partes adopte una postura de rechazo y constante búsqueda de separación. El  tormento que viven algunas parejas ante el castigo de sus seres queridos por elegir un amor que no coincide con sus expectativas.

No obstante, en otros casos la posición de rechazo de la familia resulta dolorosa y dañina para la relación, en especial cuando la desaprobación de los padres y seres queridos involucra conductas negativas que pretenden conscientemente  sabotear la unión de la pareja.

Crear y proteger una identidad dentro de la relación completamente independiente de la familia o amigos.

Este principio no es exclusivo de las relaciones que experimentan problemas de aprobación en el entorno familiar. El nacimiento de una identidad de pareja es, de hecho, un proceso natural y progresivo que acompaña la compenetración que dos personas van consolidando a medida que su relación se fortalece.

No obstante, cuando existen oposiciones radicales y comportamientos tóxicos por parte de la familia que buscan generar daño en la relación de forma indiscriminada, la protección de la identidad de pareja se convierte en una necesidad particular.

El amor debe ser protegido para florecer.

Crear una relación de pareja sólida ante las adversidades es estar plenamente seguros del compromiso que hemos adquirido con la persona que amamos.

Si no estamos seguros del nivel de compromiso que existe, tampoco es posible tener una idea de los sacrificios u obstáculos que estamos dispuestos a enfrentar. Siguiendo esta senda, incluso la desaprobación de un completo desconocido hará tambalear nuestra relación.

El compromiso implica, además, una complicidad y apoyo mutuos para resistir la presión y hostilidad de los terceros.

En algunos casos, la posición de la familia puede afectar más al miembro familiar haciéndolo sentir irrespetado o abandonado injustamente.

El amor no debe ser confundido con la sumisión. Si tu familia se mantiene firme en una actitud de rechazo perjudicial u hostilidad dañina hacia ti o tu pareja, tomar distancia pacífica es la decisión más prudente para proteger tu relación.

Desde luego, sentir el rechazo de nuestros seres queridos crea una sensación de profundo dolor y desasosiego, pero rendirnos ante las demandas y expectativas de los demás  incluso si se trata de nuestros padres  equivale a renunciar a nuestra libertad de construir una vida hecha a nuestra medida y no una extensión de la suya.

La persona con la que has decidido vivir tus momentos de mayor alegría y apoyarte en tus momentos de tristeza merece tu respeto y completo respaldo.  Al momento de asumir un compromiso con tu pareja, tu lealtad se transfiere en primer lugar a la persona que amas e implica ser fiel a la identidad que ambos han creado y que ahora comparten como base de su vida en común.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here