El cansancio y el estrés van de la mano y no nos permiten avanzar.

0
1131

Van de la mano y no nos permiten tomar buenas decisiones ni establecer vínculos sanos con los demás. Sin embargo, hay formas de aplacarlos y volver a estar plenos. No hace falta irse de vacaciones, sólo modificar algunos hábitos.

Muchas veces nos sentimos agotados y no sabemos por qué.

Le echamos la culpa al trabajo, a los hijos, a nuestras muchas actividades o responsabilidades. Pero seguimos presos de la inercia, esperando a que lleguen las vacaciones o a que, mágicamente, el cuerpo y la mente se reseteen.

Ese agotamiento crónico parece un mal de esta época. Y tiene mucho que ver con el estrés quenos preocupa, nos genera ansiedad, nos saca mucha energía y nos nubla la mente.El estrés se genera, entre otras cosas, porque nuestras expectativas son muy altas y nuestro cuerpo no alcanza a satisfacer todo lo que nuestra mente le pide.

¿Y cuántas de esas veces no nos sentimos plenos con lo que hicimos pese a estar tan cansados? 

Si conocemos cómo elevar nuestra energía, quizás optemos por algunos cambios que pueden mejorar nuestra calidad de vida e incluso aclarar nuestra mente para saber en qué vale la pena canalizar nuestros esfuerzos y en qué no.

La palabra clave es prana, un término en sánscrito que en el Yoga se traduce comoenergía vital. El pranafluye en nuestro cuerpo, se agita y se aquieta y puede ser incrementado a través de ciertas técnicas y tomando conciencia de algunas conductas a las que quizás no les estamos prestando demasiada atención. Elevar el prana en nuestro cuerpo es elevar nuestras defensas, nuestra determinación y disposición para vivir e incluso nuestro ánimo.

Cuando el prana es alto, el estrés disminuye, nuestra mente está clara y nuestras metas tienden a ser más realistas y certeras.

En cambio, cuando está bajo, sentimos desgano, inseguridad y surgen muchas dudas que nos frenan y nos confunden. Como todo en la naturaleza, somos seres equilibrados y dependemos de ese equilibrio. Se trata de un equilibrio muy sutil y debemos ser sutiles para poder restablecerlo. Lo que aconsejan los grandes maestros es prestar mucha atención a nuestros sentidos. Si creemos que la felicidad está afuera, en objetos externos, seguramente nos desbalancearemos y el prana, en nuestro interior, dejará de fluir en forma constante. Pero cuando estamos en armonía, la energía se estabiliza y crece.

Respetar ciertas horas de sueño, tratar de no invadir el lugar donde dormimos con pantallas e intentar, por más que parezca difícil, reservarnos un momento durante el día para conectarnos con nuestra respiración y nuestro interior.

Tatar de estaral aire libre, en contacto con entornos naturales y hacer ejercicio físico consciente,  ayudan a conectarnos con nosotros, elevar nuestra energía y dejar que fluya por nuestro cuerpo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here