El coraje no siempre ruge a veces es una silenciosa pero poderosa voz.

El coraje se define como un ejercicio de voluntad enfocado a conseguir nuestras metas frente a obstáculos internos y/o externos. Las personas llena de coraje actúan siguiendo sus convicciones y creencias frente a cualquier peligro o dificultad (valentía).

No hay duda de que cada vida contiene una medida de riesgo y desafío que necesita de la valentía para afrontarlo.

Viven sus vidas de acuerdo a sus valores personales y se responsabilizan de quienes son y de lo que hacen (integridad). Se mantienen a pesar de los obstáculos y visualizan sus metas hasta el final (persistencia). Y abrazan a la vida con brío y entusiasmo (vitalidad).

Una virtud necesaria para luchar en una guerra pero también imprescindible para enfrentarse a una enfermedad, una pérdida o un conflicto vital.

Como un niño, podemos recurrir al valor para enfrentarnos a la separación de nuestros padres y los cambios que ocurrirán en nuestro hogar. Como un adulto, el valor puede ser necesario para encontrar a un compañero u obtener un empleo.

Como un anciano, el coraje nos acompaña al afrontar la muerte.

A cualquier edad, el valor nos puede ayudar a hacer frente a problema de salud inesperados u otros problemas externos. Pero la valentía  también entra en juego cuando nos enfrentamos a nuestro mundo interior, con preocupaciones menos obvias y reales, pero quizás más difíciles de afrontar como nuestros miedos o inseguridades.

Debemos acercarnos a la vida con entusiasmo, no dejar las cosas a mitad de camino y vivir la vida como una aventura, generando sensaciones vivas y activas.

Las personas persistentes trabajan duro para alcanzar sus metas y perseveran en sus esfuerzos hasta que logran lo que se han propuesto, no es ninguna sorpresa por tanto que la perseverancia y el éxito vayan de la mano. La persistencia es por lo tanto uno los 6 pilares del éxito en la vida.

Fíjate una meta realista y luego crear un plan para ajustarte a él. Al igual que el miedo es un requisito previo para la valentía, vemos el desafío es un requisito previo para la perseverancia. Termina un proyecto antes de tiempo, la persistencia necesita de pequeños avances para crear buenos y efectivos hábitos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *