El tofu o queso de soja, sustituto ideal para una buena alimentación.

0
287

El tofu es uno de los productos más recurrentes en la cocina vegetariana, utilizado generalmente como “sustituto de la carne” por su cierto parecido visual y en cuanto a textura, es un buen aporte de proteínas de origen vegetal y está presente en muchas de las recetas, en diferentes formatos y distintos sabores al poder cocinarlo de formas diversas.

Propiedades, beneficios y usos en la cocina.

El tofu se caracteriza por ser un producto de origen vegetal, pero que contiene un buen porcentaje de proteínas con un amino grama completo. Esto quiere decir que las proteínas que nos aporta contienen todos los aminoácidos esenciales en las cantidades necesarias.

El tofu se elabora a partir de semillas de soja (las de color amarillo y tamaño mediano), agua y un coagulante que suele ser sulfato de calcio, cloruro de magnesio o cloruro de calcio, y que son los que otorgan una textura y firmeza diferente a cada tipo de tofu.

¿Qué beneficios podemos obtener del tofu?

Su sabor es muy neutro, algo que hace que sea ideal para combinar con todo tipo de alimentos, ya que toma el sabor de aquello con lo que se cocina. Por esto también no es recomendable comerlo solo o sin cocinar.

Al tratarse de un producto derivado de la soja, sus beneficios van a ser muy similares a los que nos puede ofrecer esta legumbre. Quizás su beneficio más conocido y apreciado sea su alto aporte proteico, con proteínas de muy buena calidad además muy alta digestibilidad. Esto hace al tofu especialmente interesante para personas que sufran diferentes problemas de estómago, como por ejemplo gastritis.

Fuente vegetal de calcio, el tofu es muy interesante para las mujeres veganas o vegetarianas estrictas (que no consumen lácteos) en edad de la menopausia, cuando comienza a desarrollarse la osteoporosis.

El tofu también nos aporta una buena cantidad de hierro, que además en este caso es de fácil asimilación para nuestro cuerpo y puede ayudarnos a prevenir la anemia ferropenia, y de potasio.

¿Cómo podemos prepararlo?

Se trata de un producto muy versátil que acepta muchos modos de cocción: se puede hervir, se puede freír o dorarlo al horno, se puede saltear junto con unas verduras, se puede macerar con especias o marinar en salsa durante la noche. Como hemos dicho anteriormente, su sabor neutral hace que “absorba” el sabor de los alimentos juntos a los que se cocina, por lo que casa bien en cualquier plato que queramos introducirlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here