Ellas siempre seran mis bebes

0
27

Mis hijas, mis bebes

Si yo comenzara este post diciendo “AMO A MIS HIJAS” es muy probable que ustedes eligieran seguir navegando por otras páginas antes que leer la declaración número quichicientos mil sobre amor materno, así que no, no voy a empezar así, y me es inevitable no voltear y mirar a esas dos pequeñitas bebés, que repentinamente se transformaron en señoritas de 25 y 19 años, ellas siempre serán mis bebés, aunque encontremos la fuente de la eterna juventud y sigamos juntas por toda la eternidad y me alegra profundamente no haberme perdido esos gloriosos momentos de la comida, de pasear por un parque, de la hora del baño, estuviera con o sin trabajo, son momento sagrados, especialmente la hora del baño, como ya les he contado en otras oportunidades, un momento especial de conexión con mis hijas: el agua tibia, un poquito de aceite de bebés, su champú, al inicio solo fueron miradas, luego balbuceos y risitas de placer y hoy en día, un tranquila plática sobre su día, mi día y todo lo que seguiremos haciendo juntas.

El contacto con mamá, valioso para todos los bebés

A los tres años, el 85% del cerebro de un bebé se desarrolla, por lo que es importante involucrar a tu bebe  desde los primeros momentos de su vida, simplemente el contacto de tu piel con la piel que  tiene importantes beneficios, y más aún, a la hora del baño, piense en el baño de tu hijo como mucho más que limpiarlo, el baño es una oportunidad fácil para fomentar el desarrollo del bebé, de contacto piel a piel a jugar con burbujas, el proceso del cerebro para el aprendizaje mejora cuando múltiples sentidos son estimulados a comparación de estimular uno solo, así, en el baño, piense en cómo el tacto y el olfato pueden trabajar juntos las investigaciones han revelado que el contacto piel con piel y hacer masajes por parte un padre o de un cuidador amoroso, es fundamental para el crecimiento y desarrollo del bebé, la comunicación y el aprendizaje, en la siguiente infografía, encuentras más información para terminar de comprender la importancia de la hora del baño, son esos momentos que atesoraré para siempre, tienen un lugar especial en mi corazón y me gusta pensar que estoy asentando una tradición con ellas, que repetirán con sus propios hijos el día de mañana, y se que todo esfuerzo que hago hoy por ellas, vale la pena porque estoy criando mujercitas de bien, con conciencia por todo lo que las rodea: medio ambiente, el prójimo, valores familiares, están rodeadas de amor y aunque las cosas materiales también se necesiten, sabemos que mientras estemos los 4 juntos, todo estará bien.

¿Cómo será mi bebé?

Esa pregunta no los hemos hecho muchas futuras mamas, yo lo hice muchas veces, hasta hace un tiempo se consideraba (sobre la base de las leyes de Mendel) que el color de los ojos dependía de un único gen, y que el portador de los colores oscuros se transmitía con mayor probabilidad que el de los colores claros, y si muy cierto porque es genetico. Sin embargo, desde hace algunos años, se ha descubierto que el mecanismo de transmisión es mucho más complejo,en cambio, para el cabello, se considera que el oscuro y rizado tiene muchas  más probabilidades de ser transmitido que el claro y liso, por tanto, no sólo el color de los ojos, del pelo, de la piel o de su rostro, sino también incluso de su inteligencia y todo el perfil genético del bebé, depende de los cromosomas X e Y, que aportan los padres y que, además de determinar el sexo del bebé, contienen la mayor parte de la información genética de un individuo, no obstante, los abuelos (y los antepasados en general) también tienen un papel primordial, ya que han contribuido a la formación del perfil genético de sus hijos y descendientes.

La salud del niño

Su salud también recibe la influencia de los genes de los padres, es lo que se denomina enfermedades hereditarias. Por esta razón, resulta importante no sólo jugar a imaginar el aspecto que heredará el bebé, sino también valorar con atención si existen enfermedades a las que tu pequeño podría estar predispuesto, sin embargo, siempre hay que recordar que los factores externos y ambientales también influyen en el desarrollo del bebé, en su crecimiento y, en este caso, en su aspecto y en las enfermedades y dolencias que puede sufrir, haciéndolo más propenso o, por lo contrario, disminuyendo el riesgo.

Por tal motivo aunque nuestros hijas (os) crezcan y se conviertan en jovenes bien logrados nosotras siempre estaremos ahi para amarlas(os), y decirles que siempre seran nuestras(os)  bebes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here