Me costó tiempo para darme cuenta que este amor ya no podía seguir.

Me di cuenta que no bastaba que el corazón me latiera a mil que casi se salía cuando tus brazos me rodeaban, ni tampoco lo fue pensar que, al fin, había encontrado a la persona correcta, con quien me quedaría en mi vida.

No es  nada fácil, cuesta encontrar el camino, te sientes tan perdida que no sabes por dónde dirigirte pero al final lo encuentras, tendrás las fuerzas suficientes para seguir con tu vida.

Sólo te amabas a ti mismo, y yo no podía continuar entregando el amor a alguien que no me valora.

No era posible. Ahora comprendo que no se puede amar a alguien que sólo no sabe dar amor. Olvidar nunca el día en el que puedes ser  lo suficientemente fuerte como para salir adelante, a pesar de tus miedos. Sera como haberte liberado, como romper las cadenas y abrir la puerta hacia la libertad.

Los sentimientos no pueden estar atados a las personas.

Se puede seguir viviendo porque nadie es indispensable para poder seguir adelante; sin embargo, muchas veces sucede que no se deja de querer, sino todo lo contrario, puedes querer muchísimo a esa persona, pero llega un momento en el cual te das cuenta que no te quieren de la misma forma que tú lo estás haciendo.

Es  tu deber aceptar que tu corazón aún te guarda, aunque sea en el más pequeño de los espacios, naturalmente; aprenderás  que no hay nada mejor que ser tu misma.  Aprenderás que no necesitas de alguien para poder ser feliz.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *