No te confíes de las palabras bonitas, muchos tienen azúcar en la boca y veneno en el alma.

0
647

Hay personas que nos llevan a creer que son lo que mejor nos ha pasado en la vida, porque nos dicen aquello que queremos escuchar. A menudo, con sus elogios, buscan nuestra aprobación o que nos sintamos bien, incluso pueden perseguir ambos fines al mismo tiempo. En cualquier caso, cuando su discurso no es sincero, sus actos les suelen traicionar.

Por muy buenas que sean sus palabras, lo cierto es que con sus actos nos hacen sentir. Aun así, en ocasiones nos cuesta dejarlas a un lado: a pesar de saber que sus palabras no son ciertas, podemos caer en la tentación de recrearnos en ellas.

Si las palabras de alguien señalan a un lugar diferente a lo que lo hacen sus actos, es probable que te termine amargando la vida.

Las personas que te envuelven en sus palabras para aprovecharse de ti no merecen la pena. Consiste en que sólo intentan hacerte daño o buscar el beneficio propio. Entonces, lo que hay de por medio es un interés. Si te sientes atrapado en las palabras de alguien que no se comporta bien contigo, y te hace sentir un malestar repetitivo, estás ante una persona que te hace daño.

Ahora bien, no todas las personas ponen azuzar en sus palabras de manera artificial; por contra, hay muchas que creen con firmeza en lo que manifiestan cuando nos halagan. También, y son muchas y en muchas circunstancias, existen personas que son sinceras cuando hacen un halago. Señalan aquello que les encanta de nosotros cuando realmente les gusta.

A veces es difícil saber cómo protegernos de personas que nos amargan la vida.

Protegernos de personas que nos amargan la vida es nuestra responsabilidad. Si podemos ponerles límites ¿por qué no hacerlo? Si nos ponemos como prioridad, será más fácil protegernos y disponer de nuestro tiempo con inteligencia, Marcando límites, confiando en ti, valorándote. Si podemos ponerles límites ¿por qué no hacerlo? Si nos ponemos como prioridad, será más fácil protegernos y disponer de nuestro tiempo con inteligencia.

Compartir
Artículo anteriorNo hay que tenerle miedo a los años, sino a la vida no vivida.
Artículo siguienteBusca esos pocos minutos al día y valora lo que tienes.
Madre y esposa. Me considero una mujer con metas por lograr un mundo diferente, Me desarrollo como analista , programadora, expresando mis mejores experiencias a través de la tecnología. Me apasiona los temas de superación en todos sus campos y a la vez me he dedicado al deporte como instructora de aerobicos, ahora sigo rutinas de X-BOX, para mantener mi cuerpo y mente sana..

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here