Preparación y uso de algunas plantas medicinales populares.

0
24

Las plantas medicinales se han utilizado durante miles de años para tratar todo tipo de enfermedades y lesiones. Muchas de ellas se siguen usando en forma de tabletas y extractos durante tratamientos convencionales, lo mismo que durante curas holísticas. De hecho, una sola planta se puede preparar y utilizar de múltiples maneras para tratar diferentes síntomas y condiciones.

Apio

Además de ser una merienda saludable y baja en calorías, el apio común (Apium graveolens) se consume como diurético y laxante. También se puede secar, triturar y reducir a polvo para ser utilizado como infusión en el tratamiento de los gases intestinales y la irritación de garganta. El jugo de apio también se utiliza como estimulante del apetito, como desintoxicante y como afrodisíaco.

Ajenjo

El ajenjo, que se usa para preparar licor de absenta, también es muy útil para tratar una serie de condiciones. Esta planta de hojas color verde grisáceo se puede poner a secar y luego reducirse a polvo el cual se puede administrar mezclado con miel, azúcar o agua. Una cucharadita de polvo de ajenjo mezclado en 250 mililitros de de agua hirviendo -es necesario dejarlo enfriar- ayuda a tratar los parásitos intestinales y estomacales, además de que ayuda a desintoxicar el hígado. El ajenjo también se utiliza en una disolución de alcohol para reducir la fiebre y tratar la gastritis, la anorexia y la neumonía.

Ricino (higuerillo o higuera infernal)

La planta de ricino (Ricinus communis), que es reconocida por las grandes espigas de flores de color amarillo y las hojas anchas y palmeadas, produce unas semillas que resultan ser muy beneficiosas cuando se usan como laxante. De acuerdo con la descripción de Live and Feel Medicinal Plant, “las semillas de ricino contienen 50 por ciento de grasas, 20 por ciento de proteínas, varias enzimas y una gran cantidad de glúcidos, sales minerales, agua, ácido oleico, toxalbumina y vitamina E”. Esta planta se prepara generalmente en aceite, el cual se extiende sobre la piel para tratar verrugas y hemorroides. Un bálsamo hecho a base de 2 cucharadas de aceite de ricino mezclado con una cucharada de esencia de trementina, también se puede aplicar sobre el pecho para tratar los resfriados intensos y la gripe.

Este articulo fue realizado gracias a http://www.ehowenespanol.com/ Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here