Remedio natural de miel y nueces para regular la glándula tiroides

Segregar hormonas como la tiroxina y la triyodotironina es una de las principales funciones de las tiroides, un adecuado equilibrio entre ellas se refleja en nuestro metabolismo, evitando así que se acelere o bien que se vuelva lento.

Cualquier alteración de la glándula tiroides va a determinar que suframos hipertiroidismo o hipotiroidismo, dos enfermedades que requieren de un tratamiento diferenciado y cambiar muchos de nuestros hábitos de vida. En este articulo te vamos a presentar un remedio natural para conseguir un equilibrio:

Las nueces son un recurso natural lleno de beneficios que deberíamos incluir en nuestra dieta:

  • Son ricas en selenio, un oligoelemento esencial que ayuda a equilibrar la tiroides y su metabolización de hormonas en nuestro organismo.
  • Si nuestros niveles de selenio son muy bajos se relaciona de inmediato con una deficiencia en yodo, y ello nos puede ocasionar hipotiroidismo.
  • Por otra parte, si tienes una inflamación en la glándula tiroides también será muy recomendable consumir entre 15 y 30 gramos de nueces al día.

La miel es un tesoro rico en beneficios para nuestro organismo:

  • Con un cerebro que no sufre caídas de energía y un hígado que logra llevar a cabo sus tareas de metabolización regulamos también nuestra glándula tiroides.
  • La miel estimula la producción de ácido graso omega 6, que regula los procesos hormonales en nuestro cuerpo. Es fabulosa y adecuada para nuestro día a día como sustituta del azúcar.

Remedio para regular el funcionamiento de la glándula tiroides:

  • 40 nueces verdes
  • 1 kg de miel orgánica
  • Un tarro grande de cristal con cerradura hermética

Las nueces verdes son las que mas selenio contienen, si no encuentras verdes opta por usar las nueces normales, retírales la cascara y pícalas un poco con el cuchillo. Introdúcelas en un frasco de cristal y llena con la miel.

Las dejaremos macerar por una semana. Pasado ese tiempo, ya lo podemos consumir. Lo ideal es que por la mañana te tomes dos cucharaditas. Por la noche seguiremos con nuestro remedio. Puedes untar en una rebanada de pan de centeno otra cucharada de miel y añadir un par de nueces a trocitos.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *