¿Sabes por que no debes dormir con el cabello mojado?

Son muchas las personas que duermen con el cabello mojado, lo que ellas no saben es que se hacen mas daño de lo que imaginan. Sus efectos negativos son muchos, tu cuero cabelludo se dañará, así como tus músculos, debido al frío que reciben las cervicales cuando el frío se localiza en esa zona, más aún cuando estamos hablando de humedad.

Los daños que se producen son:

El cabello al absorber la humedad, abre la cutícula, es decir, aumenta de tamaño. Esto significa que las proteínas se separan y se disgregan. Como resultado, quedamos más expuestos ante las bacterias y gérmenes que nos atacan.

La humedad favorece la inflamación de la musculatura. Lo notarás cuando seas incapaz de deshacerte de la tirantez del cuello o experimentes cómo éste se resiente con crujidos cada vez que lo tuerces.

Picor:

La humedad provoca que se inflame el cuero cabelludo. Esto se traducirá en una sensación de picor muy molesta. Por instinto, tenderás a rascarte y si lo haces muy a menudo corres el riesgo de hacerte pequeñas heridas que incrementarán la molestia.

Caspa:

El origen de la caspa está ligado a un mal funcionamiento de un hongo que tenemos en esta parte del cuerpo. Su nombre es Malassezia. La humedad altera la vida de los hongos. En este caso, se reproducen con mayor rapidez, por lo que el recambio de células se acelera de forma descontrolada uniéndose con el aceite graso del  para formar una especie de escamas, conocidas como caspa.

Jaqueca:

Por la noche nuestro cuerpo aumenta de temperatura, por lo que, al entrar en contacto con la humedad, se produce una evaporación, cuyo efecto es una progresiva inflamación que deriva en un intenso dolor de cabeza.

Catarro:

El frío se inserta a través de los poros, pero también se traspasa a las sábanas y a las almohadas con las que dormimos. Sus tejidos están en contacto con nuestra piel, nuestra garganta, nuestra espalda… provocando tos, mucosidad, etc.

Te daremos unos consejos de cómo acabar con la humedad sin la necesidad de usar el secador:

  • Usa un buen acondicionador.
  • Escurre el pelo antes de salir de la ducha.
  • Coge una toalla de algodón y frota el cabello con suavidad.

Cuando acabes, notarás como está casi seco, por lo que necesitarás poco tiempo para conseguir tu objetivo.

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *